Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
Es posible una reforma migratoria
01/27/2020
Italia: medidas políticas que incluyen expulsión de migrantes
01/27/2020

Tu Página

Michoacán de mi corazón

27 de enero de 2020

Teniendo en puerta el mes de noviembre y con él las fiestas del día de muertos mi corazón palpita más rápidamente y mi mente viaja hacia mi estado de origen, Michoacán: Mi nombre es Salvador García Díaz, soy originario de Tacámbaro Michoacán y miembro de una pequeña familia que la componen mis papás y mis dos hermanas misma que esta creciendo con los sobrinos.
Ingresé al Seminario de los Misioneros de San Carlos / Scalabrinianos el 22 de agosto de 2010 después de un proceso de discernimiento vocacional. Mi estancia en el Seminario ha transcurrido rápidamente en mi puedo decir lo que el salmista: “mil años en tu presencia son un ayer que pasó, una vigilia nocturna”. Así el tiempo en esta casa transcurre muy rápidamente, desde que llegué en el mes de agosto me di a la tarea de centrarme en las actividades propuestas y pues me he divertido, he aprendido, he reído y he llorado. Bueno eso de llorar solo cuando me dolía una muela, que gracias a Dios ya está bien.
En el mes de noviembre en Michoacán se hace una gran fiesta para recordar a los que han dejado ya este mundo, y han ido a morar para siempre en el mundo de los desencarnados, por eso el día de muertos es visto como un día de fiesta y yo que soy michoacano hasta el tope y me gusta la loquera, al escuchar día de muertos mi corazón se pone amarillo como la flor de zapaxochitl y siento aspirar el olor del incienso que se quema al pie del altar de tres niveles, que adornado de papel picado y alumbrado por las velas y la comida de ofrenda al difunto esperan que atraviese el arco que lo precede y se haga la fiesta en el amor.

Estoy convencido que Dios llama a uno en medio de su historia concreta y en especial en el carisma Scalabriniano, seguimos el sueño del Beato Juan Bautista Scalabrini llevando la fe y la sonrisa de su pueblo a los que están lejos, espero que los michoacanos que se encuentran en otras partes de Michoacán, de México y del mundo vibren como yo con ésta fiesta que nos da orgullo de ser michoacanos.
Los dejo con una calavera:

Noviembre día de muertos llegó
Como cada año la calavera no faltó
Visitando a P. Ernesto
A promoción vocacional se metió

No huyas joven que a ti te vengo a buscar
Que si sigues corriendo al seminario San Carlos
Te voy a llevar

No me digas muerte flaca
Que conmigo no podrás
Que antes que me lleves
Jesús me invitó a entrar.

Fuente/Autor: Los deja su amigo Salvador García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *