Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
BOLETÍN INFORMATIVO DE LA OFICINA DE DERECHOS HUMANOS DE TECÚN UMÁN
01/27/2020
XXII Congreso Mundial del Apostolado del Mar
01/27/2020

Mundo Misionero Migrante

México en la Misión Continental

27 de enero de 2020

Busca unos TEMAS en preparación al CONAJUM en la sección de Material para compartir.

Comunicado de la CEM (Conferencia Episcopal Mexicana)

A casi un mes del término de la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe, los obispos queremos aprovechar esta oportunidad para invitar al pueblo de México a renovar el fuego del Espíritu para experimentar un encuentro personal con Jesucristo vivo y, como discípulos, seguirle con coherencia y dinamismo. Renovamos nuestro deseo de trabajar para que todos los católicos profundicemos en nuestra identidad como discípulos y misioneros de Jesucristo para que nuestra nación en Él tenga vida.

Hemos asumido ya el compromiso de vivir en estado de Misión Permanente. Les invitamos a que se unan a este proyecto para vivirlo en nuestras Diócesis y parroquias. Desde el final de la V Conferencia hemos estado trabajando en algunas iniciativas para impulsar su difusión y la puesta en práctica en orden a la Misión Continental, que buscará a los alejados de la Iglesia asumiendo el reto de evangelizar con mayor profundidad a todos los bautizados.

En la Conferencia del Episcopado Mexicano somos conscientes del contexto del cual partiremos; lo sucedido en México durante este último año nos ha hecho más sensibles a la necesidad de trabajar en comunión con todos los mexicanos para reconocer y fortalecer nuestras instituciones, y consolidar la formación de gobiernos incluyentes que sean capaces de dialogar y asumir las propuestas de los distintos partidos, como una muestra más de madurez y crecimiento en la democracia. Este es el camino para llevar a cabo las diferentes reformas que México necesita para beneficiar a todos, especialmente a los más desprotegidos de nuestra sociedad.

Necesitamos fortalecer la convivencia pacífica en nuestro país, porque cuando ésta se destruye se causan enormes sufrimientos a todos, pero principalmente a los que menos tienen. Se aprecia hoy la gravedad de los pecados sociales que claman al cielo, porque generan violencia, rompen la paz y la armonía entre nuestras comunidades, entre estos pecados tenemos que mencionar el narcotráfico, el lavado de dinero ilícito, la corrupción, y el terror de la violencia que acecha diversas poblaciones de nuestra querida República. Estos pecados manifiestan una profunda crisis debido a la pérdida del sentido de Dios y a la ausencia de los principios morales que deben regir la vida de todo hombre. Sin una referencia moral se cae en un afán ilimitado de riqueza y de poder, que ofusca toda visión evangélica de la realidad social (no. 56 de la Exhortación Apostólica Ecclesia in America del Santo Padre Juan Pablo II).

El llamado que hacemos hoy es a conservar la alegría de evangelizar, incluso cuando hay que sembrar entre lágrimas, como sucede por momentos en algunas regiones de nuestro país. Hagámoslo con un ímpetu interior que nadie ni nada sea capaz de extinguir. Guiados por María de Guadalupe, recobremos el valor y la audacia apostólicos para defender la dignidad y la vida de las mujeres y hombres de México desde la concepción, en todas sus etapas, y hasta la muerte natural, sin relativismos. Llenemos esa vida con la presencia de Cristo, centro de Nuestra fe, es a Él a quien hoy pedimos una vez más, “Quédate con nosotros, porque atardece y el día ya ha declinado” (Lc 24, 29).

Por los Obispos de México,

+ Carlos Aguiar Retes
Obispo de Texcoco
Presidente de la CEM

+ José Leopoldo González González
Obispo Auxiliar de Guadalajara
Secretario General de la CEM

Fuente/Autor: CEM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *