Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
Se cumplen sesenta años de la muerte de Dietrich Bonhoeffer
01/27/2020
El apóstol de los curas
01/27/2020

Testimonios

María Auxiliadora

27 de enero de 2020

24 de mayo

Etimológicamente significa “princesa de las aguas, en lengua siria y espejo o iluminación” en lengua hebrea.

Ya en la antigua Iglesia de Grecia, Egipto, Antioquía, Efeso, Alejandría y Atenas llamaban a la Virgen Auxiliadora. San Juan Damasceno, en el 749, propagó la jaculatoria de , rogad por nosotros.

En la batalla de Lepanto, en el siglo XVI, cuando los musulmanes invadía Europa de forma intolerante para la religión, el Papa Pío V llamó a los príncipes católicos en defensa de la religión católica.

Formaron un gran ejército con el que derrotaron a los musulmanes el 7 de octubre de 1572.

Napoleón encarceló al mismo Papa Pío VII. Fue entonces cuando el Papa hizo la promesa a la Virgen:” Oh Madre de Dios, si me libras de esta indigna prisión, te honraré decretándote una nueva fiesta en la Iglesia Católica”.

Napoleón decía:”Las excomuniones del Papa no son capaces de quitar el fusil de la mano de mis soldados”. En los campos fríos de Rusia comprobó que sus palabras eran falsas. El Papa volvió a su sede de Roma el 24 de mayo de 1814.

Pero el gran apóstol y propagador de esta devoción mariana fue, sin duda, san Juan Bosco y la Familia Salesiana que él fundó al final del siglo XIX.

Toda su vida está íntimamente unida a la Virgen Auxiliadora. El 9 de junio de 1868 consagró en la industrial ciudad de Turín un gran templo con el título de .

Su construcción empezó con algunos céntimos de euros. Pero debido a los milagros que se obraban en aquella basílica, la gente se volcó dando limosnas. D. Bosco solía decir:” Cada ladrillo de este templo corresponde a un milagro de la Virgen”.

Y todavía, en la solemne novena que tiene lugar cada año del 15 al 24 de mayo, la Familia de D. Bosco repite a menudo:” Propagad la devoción a y veréis lo que son milagros”.
Es un título tan popular que entra, según cuentan los numerosos misioneros salesianos, en todos los países y continentes.

¡Felicidades a quienes lleven este nombre!

Fuente/Autor: P. Felipe Santos | Fuente: Catholic.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *