Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
¿Cuál es el problema?
01/27/2020
Preguntas ´indiscretas´ en la infancia y adolescencia
01/27/2020

Familia

Los nuevos papás

27 de enero de 2020

Después de la progresiva victoria de la mujer, que participa ya en todos los campos antiguamente reservados a los hombres, pareciera que los padres comienzan a tomarse el desquite. El dar el biberón, cambiar pañales, bañar a los hijos, son cosas que actualmente no les avergüenzan.

Cada vez más, los padres antes sometidos a la adicción al trabajo, empiezan a descubrir los gozos y las penas de la crianza de los hijos.

El tipo de padre furtivo, que salía por la mañana de puntillas para no despertar a los niños y que regresaba cuando estaban acostados, se está transformando en un padre más cercano, que comparte con su mujer la responsabilidad del cuidado de los hijos. Las condiciones socioeconómicas han favorecido esta evolución: el menor número de miembros en la familia, la carencia de servicios domésticos, el trabjo de la mujer fuera del hogar, etc., son factores que han ayudado a este acercamiento de los padres hacia sus hijos, en una relación más natural de su paternidad.

Por otra parte, los avances de la medicina prenatal han hecho posible que los nuevos papás comiencen a estar conscientes de su paternidad desde mucho antes del parto.

En una cultura que tradicionalmente consideraba la crianza de los hijos como una responsabilidad que incumbía sobre todo a la madre, el creciente interés del padre en esta área es un nuevo planteamiento que, aunque dista mucho del ser universal, comienza a aparecer cada vez en más hogares. Un creciente número de hombres, movidos por los cambios económicos y de costumbres, empiezan a rechazar la idea de que el padre tiene un papel periférico y afrontan con alegría los sinsabores de la educación de los hijos.

Por eso, sean bienvenidos los nuevos papás a esta sociedad que comienza a practicar la paternidad responsable, en lo que constituye un verdadero logro familiar.

Fuente/Autor: Christine de Vollmer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *