Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
Benedicto XVI en Brasil: Latinoamérica ya no debe ser «misionada», sino «misionera»
01/27/2020
PROGRAMA DE VOLUNTARIADO
01/27/2020

Mundo Misionero Migrante

Llega el Papa a Brasil con nuevo impulso misionero

27 de enero de 2020

El Papa invocó la intercesión de la Virgen de Guadalupe, para que proteja e inspire a todos los gobernantes de América Latina en su “difícil tarea de ser promotores del bien común”.

Jueves 10 de mayo de 2007

SAO PAULO.— Con la intención de otorgarle “un nuevo impulso misionero” a América Latina, y resaltando la necesidad de “los valores morales y el respeto a la vida”, el papa Benedicto XVI inició ayer su visita de cuatro días a Brasil, en medio de una polémica con el gobierno por las disímiles posiciones en torno al aborto.
El Papa invocó la intercesión de la Virgen de Guadalupe, para que proteja e inspire a todos los gobernantes de América Latina en su “difícil tarea de ser promotores del bien común”.

Media hora antes de lo previsto en el programa, el Papa arribó al aeropuerto de Guarulhos, donde fue recibido por el presidente Luiz Inacio Lula da Silva, quien lo saludó con los “brazos abiertos”, y por el gobernador paulista, José Serra.

“Brasil ocupa un lugar muy especial en el corazón del Papa, y es un país con el más alto número de católicos y una vida eclesial que es motivo de alegría y esperanza para toda la Iglesia”, fueron las primeras palabras del Pontífice, en su primer viaje a América Latina en sus dos años de papado.

Después de que Lula le diera la bienvenida en un día por demás frío y lluvioso, y recodara “la importancia de la Iglesia en la historia y en la vida brasileña”, el Papa aprovechó sus siete minutos de discurso al pie del avión, para recordar, en un portugués poco fluido pero entendible, que la Iglesia no dejará “de fortalecer la identidad católica al promover el respeto a la vida, desde su concepción hasta su natural declive como ordena la naturaleza humana”.

Esa referencia al aborto mantuvo viva la polémica desatada la víspera, por opiniones cruzadas entre miembros de la Iglesia católica y de la administración Lula.

Horas antes, en una improvisada rueda de prensa en el avión que lo trajo a Brasil, el Papa aseguró que “la Iglesia como tal no hace política. Respetamos el Estado laico, pero la Iglesia indica las condiciones en las cuales los problemas sociales pueden madurar”.

“La Iglesia es una misión religiosa, pero se abre a soluciones de los grandes problemas sociales”, advirtió, al tiempo que aseguró que el trámite para la beatificación del asesinado obispo de San Salvador, Óscar Romero “van bien”, para luego considerar que Romero “fue asesinado durante la consagración, se trata de una muerte de testimonio de fe”.

También manifestó su preocupación por la aparición constante de nuevos cultos e iglesias, lo que para él “es una demostración más de que en América Latina existe sed de Dios y de religión”.

A su llegada aquí, el Papa fue trasladado en helicóptero hasta el campo de Marte, y de allí a bordo del tradicional papamóvil hasta el convento de Sao Bento, donde permanecerá hospedado hasta el viernes en que viajará a Aparecida, para oficiar una misa e inaugurar la Conferencia Episcopal Latinoamericana (Celam).

Acompañado por más de 6 mil personas que desafiaron las bajas temperaturas y la lluvia, Benedicto XVI bendijo a los concurrentes, no sin antes revindicar a la familia.

Fuente/Autor: José Vales/El Universal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *