La juventud es un tiempo bendito para el joven y una bendición para la Iglesia y el mundo.

Papa Francisco, Christus Vivit 135
Las manos de Dios
01/27/2020
El cachorro y el tigre
01/27/2020

Tu Página

Las perlas genuinas

27 de enero de 2020

Jenny era una linda niña de cinco años, con ojos relucientes.

Un día, mientras con su mamá visitaba una tienda, Jenny vio un collar de perlas de plástico que costaba 2.50 dólares. ¡¡Cuánto deseó poseerlo!!

Preguntó a su mamá si se lo compraría, ella le dijo:

– Hagamos un trato, yo te compraré el collar y cuando lleguemos a casa haremos una lista de tareas que podrás realizar para pagarlo. Y no te olvides que para tu cumpleaños es muy posible que tu abuelita te regale un dólar, ¿está bien?

Jenny estuvo de acuerdo y su mamá compró el collar de perlas. Jenny trabajó con tesón todos los días para cumplir con sus tareas y, tal como su mamá le mencionó, su abuelita le regaló un dólar para su cumpleaños. En poco tiempo Jenny canceló su deuda.

Jenny amaba sus perlas, las llevaba puestas a todas partes. El único momento que no las usaba era cuando se
bañaba; su mamá le había dicho que las perlas con el agua le pintarían el cuello de verde…

Jenny tenía un padre que la quería muchísimo. Cuando Jenny iba a su cama, él se levantaba de su sillón para leerle su cuento preferido.

Una noche, cuando terminó el cuento, le preguntó:

– Jenny, tú me quieres?

– Oh, sí papá, ¡tú sabes que te quiero!

– Entonces, regálame tus perlas.

– Oh, papá, ¡no mis perlas!, dijo Jenny, pero te doy a Rosita, mi muñeca favorita. ¿La recuerdas? Tú me la regalaste el año pasado para mi cumpleaños. Te doy su ajuar también, ¿está bien papá?

– Oh, no, hijita, no importa.

Una semana después, nuevamente su papá le preguntó al terminar el cuento:

– Jenny, ¿tú me quieres?

– Oh, sí papá, ¡tú sabes que te quiero!

– Regálame tus perlas.

– Oh, papá, ¡no mis perlas!, pero te doy a Lazos, mi caballo de juguete. ¿Lo recuerdas? Es mi favorito, su pelo es tan suave… y tú puedes jugar con él y hacerle trencitas. Tú puedes tenerlo si quieres, papá.

– Oh, no, hijita -le dijo su papá dándole un beso en la mejilla- Dios te bendiga, felices sueños.

Algunos días después, cuando el papá de Jenny entró a su dormitorio para leerle un cuento, Jenny estaba sentada en su cama y le temblaban los labios.

– Toma papá -dijo y estiró su mano.

La abrió y en su interior estaba su querido collar, el cual entregó a su padre.

Con una mano él tomó las perlas de plástico y con la otra extrajo de su bolsillo una cajita de terciopelo azul.

Dentro de la cajita habían unas hermosas perlas genuinas.

El las había tenido todo este tiempo, esperando que Jenny renunciara a la baratija para darle la pieza de valor.

Así es también con nuestro Padre Celestial.

Él está esperando que renunciemos a las cosas sin valor en nuestras vidas para darnos preciosos tesoros.

Esto me hace pensar las cosas a las cuales me aferro y me pregunto qué es lo que Dios me quiere dar en su lugar…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *