Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
Dificultades para relacionarse
01/27/2020
¿Cómo conocer mi camino?
01/27/2020

Temas

¿La religión está de moda?

27 de enero de 2020

Si alguien se acerca a Dios y al cristianismo gracias a la promoción hecha por moda, pues ¡bienvenido sea!

En las últimas semanas es cada vez más frecuente ver “spots” y pósteres publicitarios en los que los y las modelos aparecen al lado del producto “X” luciendo una sobresaliente cruz en el pecho. Las hay grandes y chicas, en metal y en madera, labradas o con piedras preciosas, en oro o plata, con grabados y simples, en todos los colores y para todos los gustos…

Es bien sabido que el mundo de las pasarelas y de la publicidad nunca ha sido muy afín con las religiones en general. Normalmente –sin querer generalizar— la mayor parte de los que se dedican a trabajar en este ambiente suelen ser no del todo coherentes en la vivencia de sus creencias religiosas.

Sin embargo, hemos sido testigos de algunas corrientes que han penetrado en el atuendo de estos “profesionales del marketing” y de allí a nuestros ajuares. Hace unos años el tema y la simbología recurrentes eran de la cultura Hip-Hop: símbolos “peace and love”, “Caritas Felices”, pukas, collares y pulseras tejidas a mano, etc… Después vino la simbología de las religiones orientalistas: se veían por todas partes colguijes del YIN-YAN, cueros con cuarzo y todo tipo de piedras energéticas, sin faltar el mercurio –en mini·botellita de cristal— colgado al cuello…

Pienso que la causa de estas modas es precisamente el hecho de que para ellos – los diseñadores y demás personas que viven del marketing- la innovación es parte esencial del negocio. Cada año hay que “inventar algo nuevo”, algo que venda, porque los trapitos y las ideas del año pasado ya no producen ingresos. Vaya Ud. a saber qué cosa sabe de cristianismo, budismo, shintoismo, hippismo y los demás “ismos”, la modelo que se cuelga un símbolo religioso al cuello.

Por otro lado, es innegable que la publicidad hecha de las religiones –de aquellas que han pasado aunque sea una temporadita en el ranking de la moda– no es en sí algo de lo que sus dirigentes vayan a arrepentirse. Más bien, deberían quizás agradecer esa buenísima dosis de promoción “hecha gratis” por el mundo de las modas recicladas.

Ahora bien, el hecho de que el cristianismo se beneficie de la publicidad gratis de las tendencias actuales de la moda, no da por descontado que la religión sea cuestión de moda, y menos el cristianismo. Es una cuestión de convicción personal. Para el cristiano la vivencia de su fe es una llamado de Dios a seguirle por un camino determinado. Es una llamado personal, de Tú a tú, de Dios hacia cada cristiano. No es cuestión de masas adoctrinadas por unas tendencias de moda. Pero si alguien se acerca a Dios y al cristianismo gracias a la promoción hecha por moda, pues ¡bienvenido sea!

A la pregunta de si la religión está de moda hay que responder de manera absolutamente personal. No obstante, parece que la situación actual no es tanto que la religión se ponga de moda sino que más bien la moda se viste de religión… para vender.

Fuente/Autor: Antonio Aldrette | Fuente: Catholic.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *