Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
Padre Nuestro, Padre de la naturaleza
01/27/2020
JESUS SE HA DISFRAZADO
01/27/2020

Tu Página

La Muñeca de Sal

27 de enero de 2020

Hubo una vez una muñeca de sal que quería a toda costa ver el mar. No sabía qué cosa era el mar. Atravesando territorios áridos, desolados, llegó un día a la ribera del mar… Fue el descubrimiento de algo fascinante, misterioso, inmenso. Era el alba, y el sol, acariciando el agua, encendía en ella tímidos reflejos… Permaneció inmóvil, boquiabierta y, al cabo de un largo silencio, preguntó:
– ¿Quién eres tú?
– Soy el mar.
– Y ¿qué cosa es el mar?
– Soy yo.
– No logro entenderlo y quisiera comprenderlo. Explícame qué tengo que puedo hacer para lograrlo.
– Es muy fácil: tócame.
Entonces la muñeca avanzó un paso y tocó el agua con un pie. Probó una sensación… le parecía que empezaba a comprender un poco, cuando, retirando su pierna, se dio cuenta que los dedos del pie habían desaparecidos. Asustada, indignada, protestó:
– ¡Qué malo eres! ¿Dónde están mis dedos? ¿Qué cosa me has hecho?
El mar, imperturbable, majestuoso, contestó:
– ¿Por qué te lamentas? Simplemente has ofrecido algo para poder entender. ¿No era eso lo que pedías?
– Sí, es verdad. No lo había pensado, pero…
La muñeca se puso a reflexionar durante un breve momento, después avanzó decididamente en el mar y éste, progresivamente, la iba envolviendo, arrancándole algo, dolorosamente, sin piedad.
A cada paso la muñeca perdía algún fragmento, pero, entre más avanzaba, crecía en ella la sensación de entender cada vez más.
Tímidamente preguntó:
– ¿Qué cosa es el mar?
Una última oleada sumergió lo que de ella quedaba y, en el mismo instante que desaparecía, perdida entre las olas que, absorbiéndola, la arrastraba no sé donde, la muñeca exclamó:
– El mar, ¡soy yo!
¿Quieres saber qué es el mar?
¡Embárcate, nada!
¿Quieres saber qué es el cielo?
¡Trata de volar!
¿Quieres conocer tu vocación?
¡Vívela!
Sea cual sea el camino que vas a elegir, no trates de engañarte a ti mismo. Hay un precio que pagar y regatear está prohibido.
La aventura de quien busca a Dios, para ser completa, tiene que terminar en este desaparecer.

Fuente/Autor: Anónimo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *