Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
EN SUS MARCAS, LISTOS… ¡ARRANCAN!
01/27/2020
La dictadura del relativismo
01/27/2020

Temas

La “hora” de la transformación

27 de enero de 2020

¡Caminemos con Cristo y vivamos nuestra vida como verdaderos adoradores de Dios!

La Eucaristía es la “hora” de la verdadera transformación, de la única transformación definitiva y plena, “capaz de renovar verdaderamente el mundo”. Es la transformación de la muerte por la vida, de la pasión por la resurrección, del dolor por la pascua. Es la “hora” de la transformación del pan en Cuerpo de Cristo y del vino en su Sangre redentora, derramada por todos. Es la “hora” de la transformación y del triunfo del amor.

Y esta “hora” señala también nuestras horas, nuestros tiempos. La primera de estas nuestras “horas”, de estos nuestros “tiempos” es nuestra propia transformación interior, personal y existencial: “nosotros debemos llegar a ser Cuerpo de Cristo, sus consanguíneos para vivir como El vivió: en adoración, cuyas etimologías griega y latina, significan sumisión y unión”. “La sumisión se hace unión, porque aquel al cual nos sometemos es Amor. Así la sumisión adquiere sentido, porque no nos impone cosas extrañas, sino que nos liberad de lo más íntimo de nuestro ser”. Y nos hacemos hombres nuevos y mejores.

La “hora” de la Misa dominical.

Jesús, mediante la Eucaristía, nos permite entrar en esta su “hora” definitiva, también nuestra “hora” definitiva”. ¿Cómo entrar de verdad en ella, cómo aprovecharnos de ella? Benedicto XVI señaló en su bella y profunda homilía en la Eucaristía de despedida de la XX JMJ´Colonia 2005, a la que calificó como “maravillosa celebración”, varios modos y caminos.

El primero de ellos es participando asiduamente de la Eucaristía, recibiendo la Eucaristía, adorando la Eucaristía. Y, con una llamada especial a los jóvenes alertándoles sobre el sentido de sus fines de semana, entrar en “hora” de Jesús es necesariamente participar también de la Eucaristía dominical.

A este respecto indicó Benedicto XVI que “es bonito que hoy, en muchas culturas, el domingo se un día «libre», o juntamente con el sábado constituya el llamado «fin de semana» libre. Pero este tiempo libre permanece vacío si en él no está Dios. Queridos amigos, a veces, en principio, puede resultar incómodo tener que programar en el domingo también la Misa. Pero si os empeñáis constataréis más tarde que es exactamente esto lo que da sentido al tiempo libre. No os dejéis disuadir de participar en la Eucaristía dominical y ayudad también a los demás a descubrirla”.

“Hora” de reconciliación y de misión.

“Con el amor a la Eucaristía redescubriréis también -dijo el Papa a los jóvenes desde el Cenáculo de la JMJ´Colonia 2005- el sacramento de la Reconciliación, en el cual la bondad misericordiosa de Dios permitir siempre iniciar de nuevo nuestra vida”.

La “hora” de la Eucaristía es hora de misión, de anuncio, de testimonio, de apostolado. “Quien ha descubierto a Cristo debe llevar a otros hacia Él. Una gran alegría no se puede guardar para uno mismo. Es necesario transmitirla a un mundo que, en muchos lugares, vive en “extraño olvido de Dios” y, a la vez, en “sentimiento de frustración, de insatisfacción de todo y de todos”.

“Hora” de autenticidad y de formación.

La Eucaristía nos muestra y nos introduce en la verdad de Jesucristo, en la verdad de la religión. Nuestra Iglesia y nuestros jóvenes no pueden sucumbir a una religión a la carta, a la medida de cada uno. “Ayudad a los hombres a descubrir la verdadera estrella que indica el camino: ¡Jesucristo!”.

La Eucaristía nos prevendrá de un cierto boom pseudo religioso que nos acosa y nos presenta la religión como nuevo producto del mercado y de consumo y a nuestra medida -“se escoge aquello que place”-.

Para evitar este riesgo, es precisa la formación religiosa, la formación cristiana, cuya primera fuente es la Sagrada Escritura. Es necesario conocer la fe de la Iglesia y para ello “el Papa Juan Pablo II nos ha dejado una obra maravillosa, en la cual la fe secular se explica sintéticamente: el Catecismo de la Iglesia Católica”, que desde hace meses cuenta además con un Compendio, preparado por el entonces cardenal Ratzinger y promulgado por el Papa Benedicto XVI. “Son dos libros fundamentales -dijo el Papa Ratzinger- que querría recomendaros a todos vosotros”.

“Hora” de comunión y de fraternidad

“Obviamente, los libros por sí solos no bastan. ¡Construid comunidades basadas en la fe!”. A partir de esta frase, leída en español, el Papa Benedicto XVI se congratuló del don de las nuevas comunidades y movimientos y llamó a conservar la “comunión con el Papa y los obispos” pues “son ellos los que garantizan que no se están buscando senderos particulares, sino que a su vez se está viviendo en aquella gran familia de Dios que el Señor ha fundado con los doce apóstoles”.

La “hora” de la Eucaristía es comunión. Es también capacidad de perdón, de sensibilidad hacia las necesidades de los demás, de compromiso con el prójimo, de servicio solidario hacia los ancianos y los que sufren -“no debemos pasar de largo ante los que sufren”-.

Viviendo así la Eucaristía y sus “horas”, actuando de esta manera -finalizaba la homilía el Papa- “nos daremos cuenta bien pronto que es mucho más bello ser útiles y estar a disposición de los demás que preocuparse sólo de las comodidades que se nos ofrecen. Yo sé que vosotros como jóvenes aspiráis a cosas grandes, que queréis comprometeros por un mundo mejor. Demostrádselo a los hombres, demostrádselo al mundo, que espera exactamente este testimonio de los discípulos de Jesucristo y que, sobre todo, mediante vuestro amor, podrá descubrir la estrella que como creyentes seguimos. ¡Caminemos con Cristo y vivamos nuestra vida como verdaderos adoradores de Dios! Amén”.

Fuente/Autor: Jesús de las Heras Muela | Fuente: ECCLESIA Digital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *