Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
Documento final del Primer Encuentro Mundial de Sacerdotes, Diáconos y Religiosos/as Gitanos
01/27/2020
A 18 AÑOS DEL ASESINATO DE LOS SACERDOTES JESUITAS
01/27/2020

Mundo Misionero Migrante

La cruz de la Jornada de la Juventud en las regiones remotas de Australia

27 de enero de 2020

SYDNEY, Australia

Cuando faltan 250 días para el comienzo del encuentro de Benedicto XVI con los jóvenes del mundo en Australia, la cruz y el icono de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) prosiguen su viaje por el país de Oceanía, iniciado el 1 de julio pasado.

La diócesis de Wilcannia-Forbes, grande como Francia, acogió la cruz y el icono de María, del 29 de octubre al 6 de noviembre. La región pertenece al «outback3 australiano, denominación que se da a las zonas más remotas del país, situadas tras la cadena montañosa de la costa oriental, y caracterizadas por un clima desértico

El 5 de noviembre, Wilcannia, ciudad de 650 habitantes, recibió festivamente los símbolos que acompañan las JMJ. La mayor parte de la población pertenece a la tribu aborigen Barkindji.

Denise Gersbach, coordinadora de la JMJ 2008 en Wilcannia-Forbes, afirmó a Zenit que vivió estos días «momentos emocionantes. Había un niño en una silla de ruedas que asistía al paso de la cruz. Quienes la llevaban, desviaron el recorrido para que pudiera tocarla. Era como si Jesús hubiera ido a tocarle. He visto a muchas personas llorar».

La primera vez que el padre Chris Ryan vio la cruz de la JMJ fue en 1992: tenía sólo doce años y el símbolo recorría Australia con vistas a la JMJ de Manila, en Filipinas.

«No hubiera pensado nunca poder coordinar un día el recorrido de la Cruz. Me he sentido muy feliz por esta oportunidad», explicó el coordinador del recorrido de la Cruz y el Icono en Australia.

Desde Wilcannia, los símbolos católicos partieron hacia la ciudad de Broken Hill, sede de la catedral de la diócesis y donde fueron llevados en procesión por las calles.

El pasado martes, se recitaron Laudes con la comunidad local, ante los símbolos de la JMJ 2008, entre esculturas de piedra, en la cima de una montaña en medio del desierto.

La cruz y el icono fueron entregados a la Archidiócesis de Adelaida en una Misa, celebrada el martes por la tarde. Desde allí, visitarán otras catorce diócesis, antes de llegar a Sydney para acoger al Santo Padre y peregrinos de todo el mundo.

La cruz de la JMJ fue entregada por Juan Pablo II a los jóvenes en 1984 como signo del amor de Cristo a la humanidad. Se utiliza desde la primera JMJ de 1985.

En 2003, el Papa entregó a los jóvenes el icono de María para acompañar a la cruz. Los símbolos han visitado ya lugares significativos de nuestro tiempo, como el ‘Ground Zero’ de Nueva York, donde estaban las Torres Gemelas del World Trade Center, destruidas en los atentados del 11 de septiembre de 2001, y Ruanda, teatro de uno de los más terribles genocidios contemporáneos. A cada lugar, la cruz llevó el mensaje de paz, esperanza y reconciliación de Cristo.

Cada persona que se encuentra con la cruz y el icono de la Jornada en Australia recibe una pequeña cruz, realizada por los voluntarios de la Sociedad de San Vicente de Paúl del estado de Nueva Gales del Sur, en el sudeste australiano. Hasta hoy han sido fabricadas 500.000 cruces.

Ulteriores informaciones sobre la historia de la cruz y el icono de la Jornada están disponibles en el sitio oficial multilingüe del evento: www.wyd2008.org.

Fuente/Autor: Zenit

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *