“Hay que hacer el bien, todo el bien posible, y hacerlo de la mejor manera posible”.

Beato Scalabrini
El Seminario Scalabriniano
01/27/2020
¿Y si hoy fuera el último día de mi vida?
01/27/2020

Temas

La Alegría de la Vida Consagrada

27 de enero de 2020

La belleza de la consagración es: la alegría, la alegría…No hay santidad en la tristeza. La alegría no es un adorno superfluo, es exigencia y fundamento de la vida humana. En el afán de cada día, todo hombre y mujer tiende a alcanzar y vivir la alegría con todo su ser.

En el mundo, con frecuencia hay déficit de alegría. No estamos llamados a realizar hazañas heroicas ni a proclamar discursos altisonantes, sino a dar testimonio de la alegría que nace de la certeza de sentirnos amados, de la confianza de ser salvados.

Al llamarnos, Dios nos dice: “Tú eres importante para mí, te amo, cuento contigo”. Jesús nos dice esto a cada uno de nosotros. De ahí nace la alegría. La alegría del momento en el que Jesús me miró. Comprender y sentir esto es el secreto de nuestra alegría. Sentirse amado por Dios, sentir que para Él no somos números, sino personas; y sentir que es Él quien nos llama.

Quien pone a Cristo en centro de su vida se descentra. Cuanto más te unes a Jesús y Él se convierte en el centro de tu vida, tanto más Él te hace salir de ti mismo, te descentra y te abre a los demás. Nosotros no estamos en el centro, estamos, por así decirlo, “desplazados”, estamos al servicio de Cristo, de la Iglesia. Quien ha encontrado al Señor y le sigue con fidelidad es un mensajero de la alegría.

Fuente/Autor: Papa Francisco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *