Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
Hay dos mares en Tierra Santa
01/27/2020
Algo normal
01/27/2020

Tu Página

JOVEN, RECIBE A JESUS

27 de enero de 2020

JOVEN RECIBE A JESUS

Lc 4, 21-30

Queridos jóvenes, la persona de Jesús encuentra precisamente lo mismo hoy, que lo que constatamos en el texto, hay quienes le rechazan, pero hay otros que le aceptan con admiración, no solamente su persona, si no su mensaje, sus enseñanzas.

Este es uno de los aspectos maravillosos de la fe cristiana, la libertad de elegir, tú puedes ejercer tu decisión, y optar, a Cristo se le sigue por convicción personal, no por presiones ni por engaños, eres tú quien libremente decides seguirle, estar atento a su enseñanza.

La fe precisamente en este año de la fe, es una opción libre pero responsable por una persona, ser católico no es conocer una doctrina, es más bien la acción de conocer, amar, seguir y servir a Jesús; precisamente porque su mensaje me apasiona su persona me atrae y cautiva, quiero arriesgarme a seguir a Jesús, rechazo todo miedo y me lanzo a ir detrás de sus pasos.

Sigo a Cristo porque es atractivo, no es aburrido, es entusiasmante, es inquietante, llena mis anhelos, me siento pleno siguiéndolo, con él descubro un por qué para mi vida.

Los que rechazan su mensaje son de diversos niveles y grupos, entre ellos:
a) Los Ateos.
Son quienes que definitivamente no creen en él, no lo buscan, no profesan ninguna religión, y sistemáticamente niegan su presencia y existencia.
b) Los alejados.
Hay otros que se dicen creer en Dios, que van a misas cuando los invitan, se persignan al pasar por un Templo, pero su vida está llena de obscuridad y pecado, sus manos están manchadas de sangre, son delincuentes que piensan ser creyentes y de alguna manera en su mente justifican sus fechorías.
c) Los conflictivos.
Hay otros que no dañan a su prójimo participan en misa y hasta asisten a grupos juveniles, pero comprenden el mensaje de Cristo a su manera, son conflictivos, causan divisiones, son problemáticos y por lo tanto causan demasiados problemas al interior del grupo, de la parroquia y de la Iglesia misma.
Ante todo esto cuestionémonos, ¿cuál es nuestra actitud ante la palabra de Dios dada por Jesucristo?, la acatamos, la buscamos, la cuestionamos, hay cosas que aceptamos y otras no?, y por lo tanto caemos en el error de hacer un Jesús a nuestra medida, es decir aceptando solamente lo que me parece?.

Finalmente el verso 30 es inquietante, pues solamente un ser humano con una personalidad impactante, fascinante y formidable podría haber paralizado a la muchedumbre; por ello Jesús siempre es alguien que fascina, cautiva y mueve a cambiar nuestra ruta de vida.

Fuente/Autor: Padre Manuel Abac

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *