Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
En proceso de beatificación un laico misionero martirizado en la Guerra de Corea
01/27/2020
SANTA JOSEFINA BAKHITA
01/27/2020

Testimonios

Historia del movimiento Emaús

27 de enero de 2020

En estos días en Francias murío el Abbé Pierre. Conozcan el Movimiento de Caridad fundado por él.

Emaús: un nombre de esperanza, el encuentro entre un privilegiado y un desesperado.
Los traperos constructores
En todo el mundo
La creación de Emaús Internacional
Un proyecto político
Por una igualdad entre el Norte y el Sur
Una llamada a cada ciudadano del mundo
2003: Asamblea Mundial en Burkina Faso

1947 en Francia: miles de familias obreras se encuentran sin alojamiento decente. ¿ Las causas ? Varias décadas sin construir alojamientos sociales, y más tarde las destrucciones de la Segunda Guerra Mundial. Sacerdote católico y antiguo miembro de la Resistencia, el Abbé Pierre es elegido diputado. Alquila una casa en Neuilly-Plaisance, cerca de París.

Emaús: un nombre de esperanza,
el encuentro entre un privilegiado y un desesperado.

Con el objetivo de reconciliación entre los pueblos, abre allí un albergue de juventud internacional. La juventud de la posguerra necesita tener de nuevo esperanza. El Abbé Pierre da a esta casa el nombre de “EMAÚS”, a partir del nombre del pueblo de Palestina donde, según la Biblia, Jesús se apareció el lunes de Pascua, resucitado, a sus discípulos. Estos últimos recobraron esperanza y volvieron a Jerusalén para decir la buena nueva

Noviembre de 1949: solicitado por un hombre desesperado que intentó suicidarse, el Abbé Pierre le propone ir con él y ayudarle… a ayudar a los demás: construir alojamientos para las familias sin techo. Georges, convertido de este modo en el primer compañero de Emaús, recibió aquel día lo único que necesitaba: no con qué vivir, sino una razón para vivir.

Los traperos constructores
Otros hombres desesperados llegan a Emaús. Las familias que solicitan un alojamiento son cada vez más numerosas. Los compañeros construyen alojamientos de urgencia para ellas. A las normas administrativas, el Abbé Pierre opone el “Permiso de Vivir”. Su sueldo de parlamentario se destina a la subsistencia de los compañeros y financia las construcciones.

En 1951, el Abbé Pierre abandona el Parlamento. Sin su sueldo de parlamentario, no les queda nada y el Abbé Pierre decide mendigar en París. Al enterarse de ello, los compañeros rechazan la idea y encuentran la solución: escudriñar los cubos de basura. Rápidamente se orientan hacia el contenido de los trasteros de los alojamientos, para recuperar y vender materias primas y objetos de segunda mano. Nace una regla: « Jamás aceptaremos que nuestra subsistencia dependa de otra cosa que no sea nuestro trabajo. »

Invierno de 1954, un frío terrible azota París. Expulsada de su alojamiento, una mujer muere de frío en la calle. Un bebé muere en una caravana. El 1 de febrero de 1954, el Abbé Pierre hace un llamamiento vibrante en la radio. Toda Francia reacciona y las donaciones empiezan a llegar por todas partes: mantas, calefactores, dinero, muebles, chatarra…

En todo el mundo
La popularidad del Abbé Pierre y de sus compañeros constructores da la vuelta al mundo. Sus acciones y sus combates encajan con los llevados a cabo en otros continentes: Asia, América Latina… razón por la cual les piden consejo. Universidades o grupos cristianos invitan al Abbé Pierre a conferencias: Canadá, Estados Unidos, Chile, Suecia, Líbano… A partir de 1956, empieza una serie de viajes en todo el mundo.

En 1963, visita los grupos Emaús de América Latina. Su barco naufraga en el Río de la Plata y la prensa mundial anuncia su muerte. El Abbé Pierre, hasta entonces único vínculo entre todos los grupos del mundo, decide convocar una asamblea mundial.

La creación de Emaús Internacional
Durante seis años, visita los grupos de Emaús en todos los países para preparar la primera asamblea mundial. En 1969, en Berna (Suiza), 70 grupos de 20 naciones adoptan el Manifiesto universal del Movimiento Emaús y deciden crear una secretaría internacional de enlace.

En 1971, la asamblea general de Montreal (Canadá) adopta los estatutos de la asociación Emaús Internacional « para continuar la acción iniciada en 1949 » y delimita geográficamente las regiones. América del Sur es la primera en organizarse; Francia hace lo mismo a partir de 1978.

Un proyecto político
Conciliar la autonomía de sus miembros, así como sus acciones y sus reflexiones, es uno de los desafíos con los que se enfrenta Emaús Internacional desde su origen. Progresivamente, se va convirtiendo en una referencia para sus miembros. Su documento fundador, el Manifiesto universal, es interpretado y completado a través de otros documentos que tienen en cuenta la evolución de Emaús y del mundo.

“Promoción de los individuos (desheredados) y de las comunidades, (para que se conviertan en) los agentes provocadores de cambio deseado », « adherir a los grupos llamados de presión para el cambio », « interesarse en los grupos sociales y en los pueblos oprimidos por los sistemas en vigor », « poner en tela de juicio las estructuras de la sociedad actual y los sistemas político-económicos », estas expresiones datan de la asamblea general de 1971. Pero habrá que esperar la 6a asamblea general en 1988 en Verona (Italia), para que una mayoría de miembros adopte las orientaciones válidas para todo el Movimiento

Por una igualdad entre el Norte y el Sur
La década 1990 está marcada por el camino que se abren los grupos Emaús en África y en Asia del Sur y del Sudeste, la expansión en América Latina, la emergencia en Europa del Este, la instauración de las relaciones Sur-Sur. Al luchar para ofrecerles su lugar en la sociedad a los más pobres, Emaús Internacional intenta hacer lo mismo en su seno.

Una llamada a cada ciudadano del mundo
“Emaús tiene una convicción: la fraternidad puede ser un antídoto para la globalización de la pobreza. En un momento en el que, más que nunca, la Tierra se convierte en un pueblo, Todos tenemos que realizar nuevas maneras de compartir, cualquiera que sea nuestro país de origen, nuestras creencias o nuestras riquezas” (50º aniversario de Emaús, mensaje de Emaús Internacional, 9ª asamblea general, 1999, Orleáns, Francia).

2003: Asamblea Mundial en Burkina Faso
En noviembre de 2003, por primera vez Emaús Internacional organiza su asamblea mundial en África, en Burkina Faso. Unos 400 delegados venidos de 47 países se encuentran durante una semana para “juntos, actuar y denunciar”. Un eslogan que anima un programa de trabajo con acciones a llevar a cabo de aquí al 2007 sobre los temas de la economía de justicia, el despertar de la conciencia, el consumo responsable, la paz y la no violencia y las finanzas éticas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *