Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
GUATEMALA – Compromiso firme de la Iglesia con los emigrantes
01/27/2020
Masiva asistencia en inauguración de 3º Congreso Americano Misionero en Ecuador
01/27/2020

Mundo Misionero Migrante

Hispanos en las Olimpiadas

27 de enero de 2020

Los hermanos López

Steven López está considerado como el mejor en la historia del taekwondo. Doble campeón olímpico y cuatro veces campeón del mundo, este mocetón de 29 años nacido en Nueva York es el ejemplo perfecto del sueño cumplido por sus modestos padres, emigrantes nicaragüenses que desembarcaron en Estados Unidos en busca de oportunidades.

El laureado Steven no será el único representante de la familia López que acudirá a Pekín: su hermana Diana y su hermano Mark debutan en los Juegos Olímpicos, también en taekwondo, y para más presencia, la del mayor de la familia, Jean, que viaja a China en calidad de entrenador de sus hermanos.

Los tres miembros de la familia López son un importante activo del equipo olímpico estadounidense que acude a los Juegos Olímpicos. Con sus raíces hispanas marcadas en sus apellidos no son los únicos de la notable representación del país de las barras y estrellas.

Más representantes

Leonel Manzano, nacido en el estado mexicano de Guanajuato y criado en Austin, Texas, ha alcanzado el sueño olímpico bajo bandera estadounidense. Manzano, hijo de mexicanos que cruzaron la frontera en los años ochenta, es una seria opción a medalla en la prueba atlética de los 1.500 metros.

Otro componente del equipo de atletismo estadounidense es Jorge Torres. Un ejemplo similar al protagonizado por Manzano. Hijo de mexicano que emigró a Estados Unidos, Torres participará en los 10.000, una prueba en la que no tiene tantas opciones de medalla por el empuje de los representantes africanos.

En la delegación de boxeo el acento hispano está netamente marcado en la mayoría de los deportistas que viajan a Pekín. Hasta cuatro boxeadores no pueden negar esta procedencia: Luis Yáñez (48 Kg.), Javier Molina (64 Kg.), Demetrius Andrade (69 Kg.) y Shawn Estrada (75 Kg.), todos ellos de origen mexicano.

Como Henry Cejudo, luchador nacido en Los Ángeles e hijo de una mexicana. O Stephanie Cox López, integrante del equipo estadounidense de fútbol femenino, hija de mexicano y que lleva el apellido de casada, de ahí el Cox. Su compañera de equipo, Amy Rodríguez, es hija de un cubano.

Michael Orozco, nacido en California y con nacionalidad mexicana y estadounidense, formará parte del equipo de fútbol.

Otros representantes estadounidenses de origen hispano son las jugadoras de softball Jessica Mendoza (padres mexicanos) y Victoria Galindo, que siguen la estela que dejó Lisa Fernández (padre cubano y madre puertorriqueña), una de las mejores jugadoras de la historia de este deporte.

El equipo de waterpolo femenino cuenta con Patty Cárdenas y Brenda Villa, ambas de origen mexicano, mientras que la veterana nadadora Dara Torres no puede negar su ascendencia hispana. Cómo el beisbolista Jake Arrieta (béisbol) y Nancy Ríos, participante en las pruebas de vela.

Fuente/Autor: La Opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *