La juventud es un tiempo bendito para el joven y una bendición para la Iglesia y el mundo.

Papa Francisco, Christus Vivit 135
Si nunca…
01/27/2020
El Alfiler y la Aguja
01/27/2020

Tu Página

¿HAS PENSADO CÓMO DIRÍA DIOS EL PADRE NUESTRO?

27 de enero de 2020

Hijo mío, que estás en la Tierra, preocupado, confundido,
desorientado, solitario, triste, y angustiado.

Yo conozco perfectamente tu nombre, y lo pronuncio bendiciéndolo,
porque te amo.

Juntos construiremos mi Reino, del que tú vas a ser mi heredero,
y en eso no estarás solo porque yo habito en ti.

Deseo que siempre hagas mi voluntad, porque mi voluntad es que tú seas feliz.

Tendrás el pan para hoy. No te preocupes, sólo te pido que siempre lo compartas con
tu prójimo, con tus hermanos.

Siempre perdono todas tus ofensas, antes incluso de que las cometas, pues sé que las cometerás. Sólo te pido que, de igual manera, perdones tú a los que te ofenden.

Deseo que NUNCA caigas en la tentación.

Y toma fuerte mi mano, aférrate siempre a mí, y yo te libraré del mal.

Nunca olvides que TE AMO desde el comienzo de tus días,
y que TE AMARÉ hasta el fin de ellos

¡PORQUE SOY TU PADRE!

Que mi bendición quede contigo, que mi paz y amor eternos te cubran siempre.

Sólo de mí podrás obtenerlos, y sólo Yo puedo darlos porque

¡YO SOY EL AMOR Y LA PAZ!

Fuente/Autor: juan javier mora rivas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *