Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
TEMAS PARA LA JORNADA MUNDIAL DE LA JUVENTUD
01/27/2020
Intervención de monseñor Tomasi en la sede de la ONU en Ginebra
01/27/2020

Temas

¿Hacia dónde vamos? ̈Una miradita a nuestro Grupo Juvenil ̈

27 de enero de 2020

Introducción:

¿Hacia dónde vamos?
̈Una miradita a nuestro Grupo Juvenil ̈

En muchas ocasiones en la reunión del Grupo Juvenil se suscita para hablar una cantidad de temas (sobre la sociedad, espiritualidad, hobbies, etc.) mas pocas veces o nunca hablamos sobre nosotros mismos como grupo, pudiese ser por temor o incomodidad de mirarnos en el espejo, o talvez lo consideremos poco relevante o hasta egocentrista, mas debemos tener claro que hacernos una auto-evaluación puede ser muy beneficioso y ayudara a nuestro grupo a crecer integralmente, pues auto-conocerse nos pondrá en marcha para avanzar, conocer dónde estamos nos da la idea de hacia dónde vamos y podemos redirigirnos si esto fuera necesario, de paso nos divertiremos un rato pues la verdad es una tarea muy graciosa, pues como sabemos ̈en los grupos Juveniles al igual que en el arca de Noé hay dos sujetos de cada especie ̈ jajajá ahí se ve de todo un poco.
Objetivos que perseguimos:
– Revisar nuestra experiencia de vida grupal, nuestros objetivos y proyectos, aceptando la invitación de Jesús a vivir como una auténtica comunidad.
– Revisar nuestras experiencias de vida grupal y entender que ellas son una invitación a fortalecer nuestra identidad de grupo juvenil cristiano.
– Comprender que el grupo es un espacio que nos permite ensayar roles distintos, con la finalidad de llegar a una mayor corresponsabilidad de todos en su funcionamiento.
Los Roles en el grupo:
Para este momento el coordinador o animador puede realizar un ejercicio que nos permitirá damos cuenta como somos vistos en el grupo.
El animador reparte una hoja a cada integrante con el siguiente cuestionario que todos deberán responder personalmente.
1. La persona que siempre se muestra atento es 2. La persona que habla poco y que pocos la conocen en profundidad es 3. La persona que manifiesta buenas ideas es 4. La persona que se caracteriza por estar siempre jugando 5. La persona que se le ocurre cosas interesantes y divertidas 6. La persona que se presenta que se presenta siempre puntual 7. La persona que frecuentemente se encuentra despistada 8. La persona que habla mucho 9. La persona que presenta siempre los problemas 10. La persona que se muestra siempre optimista
Luego el animador pide que cada uno exprese sus respuestas a cada una de las preguntas, mientras va anotando en un cuaderno y hace caer en la cuenta sobre los aciertos y desaciertos.
̈oJo ceja y pestaña ̈: aquí no se trata de hacer sentir mal a alguien ni nada por el estilo pues las preguntas aquí propuestas ninguna es despectiva, por el contrario las menos optimistas son graciosas
Jóvenes Para Cristo 2009 ® – www.marlondiaz2008.blogspot.com
Evaluando el caminar del grupo Juvenil
Luego se propone la siguiente pregunta para el comentario. ¿Qué has sentido al escuchar como te ven los demás?
Recoge los comentarios personales y comenta que todos colaboramos en la buena marcha del grupo. Cada uno es importante y cumple un rol determinado en la experiencia de vida comunitaria.
El grupo es un espacio que nos permite ensayar distintos roles. Los roles se denominan a las diversas funciones que cada uno pueden desempeñar en la dinámica de la vida comunitaria. Los roles dependen tanto de las capacidades personales, como también de lo que el mismo grupo atribuye a cada uno de los miembros.
Cabe reconocer que aquí hasta el despistado cumple un rol importante, aunque cuando opina muchas ocasiones sale con unas cosas bastante raras, mas anima al grupo.
Podemos mencionar los roles más comunes que se dan en la vida del grupo:
• El líder: es aquel que lleva el grupo a su ideal. Se constituye por una doble relación: lo que el grupo deposita en él (legitimación) y por sus capacidades personales. En muchos casos el líder desempeña alguna responsabilidad en el grupo como: coordinador o presidente de junta. (como le comentaba a una buena amiga que es coordinadora Juvenil, el líder debe de preocuparse de preparar a otros en esta tarea pues ante su ausencia, habrá alguien que puede suplirla en tan difícil tarea)
• El Portavoz: es aquel que transmite un mensaje al grupo. Sus preguntas, cuestionamientos, opiniones, pueden orientar la reflexión del grupo. Es aquella persona que cada vez que habla es siempre escuchado.
• El chivo expiatorio: es aquella persona a la cual el grupo le adjudica siempre las situaciones negativas que pasan en el grupo.
• El saboteador: es aquel que interpreta la resistencia del grupo para asumir sus tareas y enfrentarse a la realidad. Sabe reconocer el temor del grupo.
• El conciliador: es aquel que interviene en situaciones de conflicto, para apaciguar las diferencias entre los miembros. (vaya que se necesita uno de estos en todo grupo juvenil, y debe trabajar horas extras pues como sabemos en las reuniones juveniles sale de todo)
Los roles son rotatorios y en algún momento podemos estar asumiendo cada uno de ellos. Sin embargo, es importante reconocer que en el grupo podemos descubrir y desarrollar nuestras capacidades y habilidades personales; así como damos cuenta de nuestras limitaciones. Esto va a depender de lo edificante y enriquecedoras que sean las relaciones con los demás miembros.
El grupo como espacio de crecimiento debe ayudar a crear una conciencia de corresponsabilidad de cada uno de los miembros del grupo. Es necesario reconocer los diversos niveles de relación que se dan en el grupo: entre los jóvenes, entre los jóvenes y el asesor, entre los jóvenes y la comunidad. Esto ayudará a superar ciertos vicios como: la pasividad, la dependencia, el encierro, que puede ocasionarse en la vida comunitaria.
Jóvenes Para Cristo 2009 ® – www.marlondiaz2008.blogspot.com
Evaluando el caminar del grupo Juvenil
El proceso de vida grupal tiene como una de sus metas lograr en cada uno de los grupos una capacidad de corresponsabilidad y liderazgo compartido que es ser conscientes de las capacidades personales puestas al servicio de los demás. Esto nos va ayudar a:
• Mejorar el concepto que cada uno tiene de sí mismo, desarrollar nuestras capacidades y experimentar el protagonismo.
• Mejorar la dinámica de nuestro grupo, haciéndolo caminar, crecer, desarrollar y comprometerse más.
• Una mayor conciencia del desafío de la verdadera comunidad, fortalecimiento de la identidad grupal y la proyección eficaz en la sociedad.
Pero la pregunta obligada ¿HACIA DONDE CAMINAMOS?
Revisemos cómo está nuestro grupo. El animador pide que cada uno señale 2 logros y 2 dificultades de nuestro caminar como grupo con relación a los siguientes aspectos:
– LA FORMACION: los temas que se han reflexionado – LA MISTICA: los momentos de oración, retiros, jornadas que se han tenido. – LAS RELACIONES HUMANAS: entre los miembros, con el párroco, Presidente o animador
del grupo – LA Organización: a través de las acciones de proyección hacia la comunidad – LA Evaluación: de los objetivos y metas planteadas, los aciertos y las dificultades – El objetivo: o las metas planteadas en el grupo
Luego propone que se reúnan en tríos y compartan lo que cada uno trabajó de forma personal y se identifican los aspectos comunes.
En el PLENARIO presentan las conclusiones, mientras el animador va anotando en un cuaderno, los aciertos y las problemáticas. Se puede colocar visiblemente el objetivo del grupo para hacer en el diálogo una comparación.
Análisis de la experiencia en el grupo
En nuestra experiencia de grupo vamos a encontrar muchos obstáculos, en el ámbito personal, en las relaciones de los miembros del grupo, en las relaciones con otros grupos, en relación con el párroco o asesor, con la comunidad, etc., lo cual demuestra que vamos caminando y que nuestro caminar no es fácil. El origen de los diversos problemas que vivimos al interior de nuestros grupos, se encuentra, muchas veces, en la forma como entendemos la experiencia grupal. Es necesario tomar con naturalidad los momentos de crisis en el grupo. Ellos nos ayudan a crecer, si tomamos las cosas con madurez.
El grupo es un espacio de crecimiento personal y comunitario; por ello es necesario tener claridad en la imagen de grupo a la cual se quiere llegar, siendo necesario planificar la propia vivencia del grupo, los momentos de formación, oración, entretenimiento, etc.
Jóvenes Para Cristo 2009 ® – www.marlondiaz2008.blogspot.com
Evaluando el caminar del grupo Juvenil
Podemos presentar los diversos tipos de grupos que se pueden originar:
• Grupocerrado:quevivesuexperienciamuyherméticamentesinrelacionarseconlosotros grupos.
• Grupo orquesta: es aquel que vive en el activismo, sin reflexionar su acción. Es necesario recordar que “reflexión sin acción es mero verbalismo, acción sin reflexión es puro activismo”.
• Grupo espiritualista: es aquel que vive una fuerte experiencia de fe. Es común ver que sus actividades son sus rezos, cánticos y poca acción.
La experiencia grupal es un caminar en sentido ascendente, vamos creciendo de menor a mayor complejidad, los lazos de amistad se hacen más profundos, pasamos por varias etapas y tenemos como horizonte la madurez grupal que fortalece nuestro compromiso personal. En este sentido podemos comparar la experiencia grupal al desarrollo evolutivo de la persona humana que pasa etapas: nacimiento, niñez, adolescencia, juventud, adultez, vejez y morir para vivir. Sin embargo podemos encontrar en este caminar diversos obstáculos que condicionan la vivencia adecuada del grupo.
Podemos mencionar algunos rasgos de la madurez grupal: • Una capacidad de discernimiento cristiano, a través de una práctica de la revisión de vida y los
compromisos personales. • Una mayor corresponsabilidad entre los miembros, favoreciendo un liderazgo compartido. • Mayor profundidad en las relaciones de los miembros, una mayor integración y conocimiento
mutuo. • Una capacidad de insertarse en las realidad a través de compromisos transformadores en los
personal y grupal.
Entre los obstáculos externos encontramos: • La falta de claridad en los proyectos grupales. A veces ni el asesor sabe bien hacia dónde se
debe caminar. • La desorganización de la pastoral, que no atiende las necesidades de los grupos juveniles, ni
favorece un desarrollo del sentido de pertenencia eclesial e aquí la importancia y el lugar que debe de tener un grupo juvenil en el vivir parroquial (en el caso personal de mi grupo Juvenil, se le ha otorgado un Domingo cada mes en que sean los jóvenes quienes realicen los servicios parroquiales del Domingo) esto sugiere y suscita una organización conjunta entre los chicos.
• Los conflictos al interior de la comunidad cristiana. • Los asesores de Pastoral juvenil con ciertas actitudes como: paternalismo, autoritarismo, visión
negativa respecto a los jóvenes. Etc.
Identidad de nuestro grupo
El animador invita a realizar un ejercicio. Reparte a cada uno hojas en blanco y pide que la dividan con una línea horizontal. En la parte superior coloque los momentos más significativos e importante de la experiencia grupal. En la parte inferior, los más difíciles que han vivido en la experiencia grupal. Luego pide que cada uno lea lo escrito a los demás. Luego que en tríos respondan a las siguientes preguntas:
¿Qué elementos encontramos en común? ¿Qué es lo que más identifica nuestra experiencia grupal?
Jóvenes Para Cristo 2009 ® – www.marlondiaz2008.blogspot.com
Evaluando el caminar del grupo Juvenil
El animador recoge los comentarios y presenta el siguiente aporte: En nuestra experiencia grupal hemos vivido momentos bastante significativos, que reflejan la búsqueda de amistad, capacidad de relacionarse, el Autoconocimiento, etc.
Al inicio del grupo cada uno ha expresado intereses y necesidades muy personales que buscamos satisfacer, una manera de pensar, de ser, de actuar, de celebrar, de vivir. Sin embargo, como han pasado los meses hemos ido entrando en una manera muy peculiar de ser en el grupo, un lenguaje común, un sentir común, sin disminuir la individualidad de cada cual. Esto ha definido nuestra identidad de grupo.
Análisis de la experiencia
Nuestra experiencia en el grupo no es eterna. Es un periodo corto pero maravilloso, llena de muchos momentos significativos como conflictivos. El grupo es una propuesta para los jóvenes, para vivir nuestra dimensión comunitaria y cristiana, por ello nuestro nombre, nuestro apostolado, está de alguna forma sustentado en la experiencia de Cristo y la forma como queremos hacerlo presente en nuestra vida cotidiana.
En la experiencia comunitaria también vivimos un proceso en el cual construimos nuestra identidad grupal. Estamos llamados a vivir la experiencia grupal a imagen de la experiencia de los Apóstoles; este es nuestro paradigma. Ellos sentían como Jesús los educaba, acompañaba, reprendía, al mismo tiempo que descubrían paulatinamente la verdad y el compromiso.
Es importante siempre tomar en cuenta que como grupo juvenil cristiano hay algo que nos caracteriza e identifica.
• Nuestra referencia explícita a Cristo en nuestra vida comunitaria • La capacidad del discernimiento para obrar según la voluntad de Dios en nuestra vida
cotidiana • El sentido de pertenencia a la Iglesia y el compromiso como miembros de ella para la
evangelización de los otros jóvenes.
Sin embargo podemos encontrar también elementos que favorecen y otros que dificultan la experiencia de identidad grupal:
• Lo que favorece desarrollar nuestra identidad como grupo: • El acompañamiento adecuado del animador o acompañante del grupo, que oriente nuestra
acción desde una perspectiva cristiana. • Revisión permanente de nuestra vocación como cristianos. • Desarrollar una permanente formación que respete las dimensiones personal, grupal,
social y cristiana. • Tener objetivos claros en el grupo, saber hacia donde caminamos
Lo que dificulta desarrollar nuestra identidad grupal: • La dejadez y falta de compromiso por parte de los animadores para acompañar la
experiencia comunitaria. • Las actitudes autoritarias de parte de quien conduce el grupo • Improvisación en cuanto a la formación. • La poca participación y corresponsabilidad de los miembros en la conducción del grupo • El proceso acelerado que puede quemar etapas o el proceso lento que puede terminar en la
indiferencia, pasividad y poca participación.
Jóvenes Para Cristo 2009 ® – www.marlondiaz2008.blogspot.com
Evaluando el caminar del grupo Juvenil
INTEGRACION GRUPAL
El grupo es también un espacio de crecimiento que se da en varios niveles:
• Un crecimiento en lo personal porque favorece el autoconocimiento, el desarrollo de la autoestima la construcción de la identidad y la elaboración del proyecto personal de vida.
• Un crecimiento grupal porque nos permite una mejor socialización, profundizar y desarrollar las relaciones con los demás, el trabajo en equipo, etc.
• Un crecimiento en lo social porque nos acerca a nuestra realidad, a tener un sentido más crítico de lo que pasa a nuestro alrededor, en el barrio, distrito y país, comprometiéndonos en ella.
• Un crecimiento en la dimensión cristiana para desmitificar los rasgos de nuestra religiosidad popular, tener un sentido de pertenencia a la Iglesia y caminar hacia la madurez de la fe.
La experiencia grupal es una experiencia dinámica que muchas veces pasa por situaciones conflictivas y que sabiéndolas afrontar nos ayudan a crecer:
Los obstáculos que frecuentemente encontramos pueden ser:
• Las actitudes de egocentrismo y encierro en sí mismo que impiden la apertura hacia los otros, ni desarrolla la capacidad de acogida.
• Los medios de comunicación social que nos van presentando modelos de relaciones interpersonales basados en el utilitarismo y pragmatismo que fomentan la insolidaridad y el individualismo.
• La reproducción de modelos de relación recibidos de la escuela, la familia y la sociedad que favorecen comportamientos autoritarios y liberales.
• Las frustraciones o complejos que arrastramos de las etapas anteriores de vida.
Entendemos como grupo juvenil cristiano significa aceptar el riesgo de vivir la gran aventura del Evangelio, tener presente el ejemplo de los Apóstoles, las situaciones que vivieron, sus temores sus esperanzas, su valentía en vivir la experiencia de comunidad a la cual el señor les invitaba.
Jóvenes Para Cristo 2009 ® – www.marlondiaz2008.blogspot.com
Evaluando el caminar del grupo Juvenil
Los elefantes no quieren mirarse en el espejo del agua.
En la India cuentan del elefante que, cuando va a beber en una laguna de aguas tranquilas y limpias, con su trompa remueve el agua para mover el fango del fondo y no ver su cara. Le asusta y le desagrada su cara; no le gustan esas orejas, esa nariz; no le parece estético lo que ve. Entonces lo primero que hace es remover y ensuciar el agua para luego beberla sin tener que mirarse en ella como en un espejo…
—————————
Algo parecido nos ocurre a nosotros, No nos gusta, nos desagrada vernos tal y cual como somos por dentro; nos cuesta hacer un serio examen de conciencia y reconocer nuestras culpas.
Una de las primeras consecuencias del pecado que cometieron nuestros antepasados, fue la de no reconocerse culpables y echar la culpa a otros. Adán echó la culpa a Eva y Eva a la serpiente. Frente a esta indisponibilidad de reconocerse culpables Dios no pudo perdonar y pronunció su castigo. Y sin embargo Dios está siempre dispuesto a perdonar. A Caín que recién había asesinado a su hermano Abel, Dios le dijo: “El pecado está agazapado a las puertas de tu casa. El te acecha como fiera que te persigue, pero tú debes dominarlo” (Gen 4,7)
¿Qué es lo que nos impide un sincero examen de conciencia y ponernos frente a frente con nosotros mismos para conocernos realmente como somos? Es nuestro orgullo y sobre todo el miedo de reconocer nuestras culpas y sentir la necesidad de cambiar vida. Como los elefantes tenemos miedo de mirarnos por dentro y reconocer nuestras faltas.
Pidamos a Dios pues en este día, la Humildad para reconocer nuestros errores, rectificar e iniciar con un nuevo rumbo que nos lleve a lograr la consecución de nuestros proyectos de vida. Que así sea…

Fuentes:
Texto del Instituto de pastoral Juvenil de Perú Vivencias ̈Grupo Juvenil Padre Andrés ̈ www.encuentra.com

Fuente/Autor: Un abrazo en Cristo: Marlon Díaz .P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *