Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
Su odisea, en las manos de Dios
01/27/2020
Exigen investigar las muertes en la frontera
01/27/2020

Mundo Misionero Migrante

Exigen miles en calles de Los Ángeles una reforma migratoria

27 de enero de 2020

Demanda la Coalición Todos Somos Elvira y Saulito un alto a las redadas, las deportaciones y a la política de terror contra los inmigrantes indocumentados.

Los Ángeles, California
Sábado 25 de agosto de 2007

Varios miles de manifestantes recorrieron hoy las calles de esta ciudad de California en demanda de una reforma migratoria amplia y en solidaridad con la mexicana Elvira Arellano, deportada hace unos días.

La recién formada Coalición Todos Somos Elvira y Saulito, integrada por más de una treintena de organizaciones, exigió este sábado un alto a las redadas, las deportaciones y a lo que calificaron como la política de terror contra los inmigrantes indocumentados.

En la marcha predominaron mensajes y fotos de Elvira, deportada el pasado domingo cuando recorría iglesias de Los Angeles, media semna después de haber cumplido un año refugiada en una iglesia metodista de Chicago para evitar su deportación.

“Yo también soy Elvira y también me moriré por mi familia”, era la frase en un cartel de uno de los manifestantes, mientras otros gritaban consignas como “íElvira escucha, seguimos en la lucha!” y “íArriba, abajo, la migra al carajo!”.

“Necesitamos mantener la antorcha encendida, no dejar que se apague y en su momento revivir las movilizaciones con cientos de miles”, señaló Javier Rodríguez, vocero de la Coalición 25 de Marzo.

“El arresto de Elvira fue evidente que tuvo tintes políticos por parte de la administración (del presidente George W.) Bush, que de esta forma quiso pulverizar la demanda en favor de 12 millones de indocumentados”, aseguró el activista mexicano.

“Lo importante de todo esto es que el sacrificio de Elvira ha traído buenos dividendos en el impulso a la unidad de organizaciones en Los Ángeles para conformar un bloque compacto de respuesta”, añadió.

“Vamos a insistir en el boicot nacional para el 12 de septiembre de no comprar, ni ir a trabajar, ni a la escuela, y también de prepararnos contra las medidas administrativas contra empleadores” que den trabajo a indocumentados, dijo Rodríguez.

Indicó que “esas medidas ya están causando estragos al impactar en despidos de trabajadores y otros más que empiezan a vivir amenazas y represiones por parte de empleadores a cambio de seguirlos manteniendo”.

“El trasfondo de todo esto es que se pretende mantener 15 años más a este tipo de trabajadores indocumentados convertidos en un botín atractivo, que les genera grandes ingresos y enormes ahorros a corporaciones”, sostuvo.

Angélica Salas, dirigente de la Coalición por los Derechos Humanos de Inmigrantes de Los Angeles (CHIRLA, por sus siglas en inglés) reconoció el valor que tuvo Elvira de enfrentar a leyes migratorias injustas.

Con “esta marcha no debemos tener grandes expectativas en lo masivo, sino en la solidez que estamos alcanzado organizaciones que estamos juntas diciendo que sí vamos a luchar”, resaltó.

Angela Zambrano, líder de la Alianza Nacional de Comunidades Caribeñas y Latinas, resaltó la crueldad, inhumanidad y trato inmoral que se le dio a Elvira Arellano con su deportación.

“Estamos aquí para demandar una reforma migratoria amplia, justa, que no separe familias y que se acaben ataques contra la comunidad y que al mismo tiempo se reconozcan las aportaciones a la economía de este país” que realizan los inmigrantes, agregó.

Consideró que la gente está aterrorizada y que por eso no sale a las calles al añadir que existen tres opciones: regresar al país de origen, esconderse mejor o salir a protestar, ésta última la mejor opción, a su juicio.

El padre Luis Angel Nieto, de la iglesia Resurrección, comentó que este sábado habló por teléfono con Elvira para planear un recorrido por Centroamérica y Sudamérica a partir de enero próximo, a fin de exponer la problemática de los indocumentados en Estados Unidos.

“La gente tiene que saber que no estamos viviendo en el paraíso y al mismo tiempo exponerle el simbolismo de Elvira, que es un ataque contra miles de familias que han sido separadas en dos sentidos”, explicó el sacerdote.

Manifestó que las familias son separadas en dos sentidos porque en el caso de algunas sus hijos nacieron en este país, mientras otras tuvieron que dejarlos en sus lugares de origen “para venir aquí a buscar una mejor vida, todo eso es lo que debemos resolver”.

En la marcha participó además Jesús Suárez del Villar, cuyo hijo -también indocumentado- murió en el inicio de la guerra en Irak.

“Es triste que cuando quieren que ingreses al ejército a luchar contra enemigos que no te han hecho nada, no hay ninguna traba, pero cuando hay tres millones de padres
indocumentados con hijos nacidos aquí los deportan, eso es inhumano”, sentenció.

En el evento principal hablaron Teresa y Jesús Flores, niños nacidos en Estados Unidos y que viven en este país sin sus padres, quienes fueron deportados; estudiantes, trabajadores y una familia de inmigrantes, todos afectados por las actuales leyes migratorias.

Otras organizaciones participantes en la marcha fueron la Confederación de Federaciones Mexicanas (Cofem), la Federación de Trabajadores de Los Angeles; la Hermandad Mexicana Nacional y el Movimiento Latinos USA, entre otras.

Arellano había anunciado que el 12 de septiembre próximo realizaría una jornada de ayuno frente al Capitolio en Washington, para pedir a los legisladores reabrir el debate sobre una reforma migratoria, y había llamado además a realizar un boicot a nivel nacional.

Sin embargo, la inmigrante mexicana, originaria del estado de Michoacán, fue deportada el pasado domingo cuando se encontraba en Los Ángeles, mientras su hijo Saúl permanece en este país en su calidad de ciudadano estadounidense.

Fuente/Autor: Notimex / El Universal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *