Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
Serían de connacionales 127 cuerpos aún sin identificar
01/27/2020
Se opone EU a dar mapas de riesgo a indocumentados
01/27/2020

Mundo Misionero Migrante

Este año dejaron el país unas 4 mil personas más que en 2004: Conapo

27 de enero de 2020

Revela el organismo que a la fecha hay 106 millones 994 mil habitantes

México es la undécima nación más poblada del orbe y tercera del continente

En el año que concluye siguió en ascenso el número de mexicanos expulsados al exterior en busca de un mejor nivel de vida.

La llamada pérdida migratoria fue en 2005 cercana a 399 mil personas (la mayoría partieron rumbo a Estados Unidos), esto es, 4 mil más respecto al cierre del año anterior y 40 mil adicionales al reporte emitido al principio del sexenio foxista.

Zacatecas sigue a la cabeza en la tasa neta de migración internacional, al grado que 35 por ciento de la población nacida en aquella entidad radica ahora en Estados Unidos; le sigue Michoacán (uno de cada cuatro), Durango y Jalisco (uno de cada cinco), y Guanajuato, Nayarit y San Luis Potosí, con una de cada seis personas.

Cifras difundidas por el Consejo Nacional de Población (Conapo) detallan que la pérdida neta anual de población mexicana, por concepto de migración a Estados Unidos, registró un “incremento notable” en las pasadas tres décadas del siglo pasado, tendencia imparable hasta ahora.

En el lapso 1961-1970 salieron rumbo al vecino país del norte poco menos de 28 mil personas al año, en promedio; para la década de los años 70, este indicador se disparó a 137 mil connacionales que cruzaron la línea fronteriza, y en el periodo 1980-1990 fueron 235 mil personas.

En el primer lustro de los años 90, tuvieron que emigrar rumbo a Estados Unidos 296 mil mexicanos, mientras en el segundo lustro el nivel ascendió a 360 mil, en ambos periodos como promedio anual. Al inicio de la administración del presidente Vicente Fox, el reporte oficial fue 395 mil al año, tendencia que fue reconocida hasta 2004.

Como se ha difundido, la población nativa de México representa con creces el grupo más numeroso de extranjeros en Estados Unidos (unos 10 millones), esto es, 4 por ciento de la población total y 29 por ciento de los inmigrantes en esa nación.

Ayer, la Secretaría de Gobernación y el Conapo informaron las estimaciones para el cierre de este año (399 mil) y advirtieron que la magnitud, el impacto y el comportamiento futuro persiste de variadas maneras en cada entidad.

Un millón de habitantes más

Con la creciente expulsión, el “considerable descenso” de la fecundidad y el alargamiento de la sobrevivencia, nuestro país concluye el año 2005 con alrededor de 106 millones 994 mil habitantes. Ese nivel representa poco más de un millón de personas con respecto a las que vivían un año antes y más de dos veces de las que vivían hace 30 años. Así, México termina el año en el lugar 11 en la lista de países más poblados del mundo, el tercero en América.

A lo largo del año que concluye nacieron poco menos de 2 millones de niños, cuya esperanza de vida es de 75.4 años (más de 10 respecto a quienes nacieron 30 años atrás). Las mujeres tienen una esperanza de vida de 77.9 años y los varones de 73 años.

Por el contrario, en 2005 murieron alrededor de 474 mil personas, lo que se traduce en una tasa bruta de mortalidad de 4.5 por mil; en tanto, la tasa de mortalidad infantil se ubica en 19 defunciones de menores de un año por cada mil nacidos vivos.

El Conapo reiteró que la población mexicana sigue en proceso de transformación hacia el envejecimiento: en 2005 el 7 por ciento de la población es adulto mayor y, en tres décadas, ese indicador subirá a 19 por ciento. Así, en el lapso 2006-2028 habrá 60 personas “dependientes” (niños menores de 14 años y ancianos) por cada 100 personas en edad de trabajar.

Para las autoridades gubernamentales, el contexto anterior representa una “ventana de oportunidad” que debe ser “racionalmente aprovechada”, para fomentar el ahorro y la inversión que podrían contribuir a detonar el crecimiento económico del país y sentar las bases para enfrentar el envejecimiento demográfico que ocurrirá después del año 2030.

Fuente/Autor: FABIOLA MARTINEZ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *