Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
ORDENACION SACERDOTAL DEL PADRE HUMBERTO BARRIOS
01/27/2020
Llamada
01/27/2020

Tu Página

Escasean ropa y comida

27 de enero de 2020

; el ayuntamiento de Coatzacoalcos sólo les dará ayuda 2 semanas más

Más de 2 mil personas de CA quedaron varadas desde junio al descarrilarse tren en Chiapas

Indocumentados forman largas filas para recibir pan y comida que les otorga la casa del migrante María Auxiliadora, ubicada en el municipio de Coatzacoalcos, Veracruz. Desde el 17 de junio, los sin papeles permanecen varados por la suspensión del servicio ferroviario de La Bestia.

Más de 2 mil centroamericanos que se han quedado varados en el municipio de Coatzacoalcos desde el 17 de junio, cuando descarriló el tren en la estación de Arriaga, Chiapas, han provocado tumultos por la comida, de suerte tal que la casa del migrante María Auxiliadora debió cerrar y el ayuntamiento declaró que sólo les proporcionará ayuda por dos semanas más.

Tras descarrilarse La Bestia, los migrantes se encuentran varados en Las Choapas, Acayucan, Medias Aguas y Tierra Blanca, pero la mayoría se ha concentrado en Coatzacoalcos, debajo del puente de la avenida Uno, al poniente de la ciudad, que es por donde están instaladas las vías del tren.
Los voluntarios que atienden la casa del migrante, en la colonia Ejidal del Puerto, dijeron que en las dos semanas recientes se han “juntado tantos migrantes que la ropa, zapatos y víveres que ofrecían no fueron suficientes.
Comenzaron las peleas entre ellos por ropa, zapatos o comida, ya no podíamos controlarlos y llegó un momento en que las agresiones

fueron contra los propios administradores, entonces cerramos el albergue.
Los vecinos se quejaron debido a que el albergue es insuficiente, y entonces los migrantes se metieran a los patios de las casa vecinas, hicieran sus necesidades en la calle y tuvieran pleitos y agresiones.

Debido a las frecuentes denuncias de los habitantes, las autoridades religiosas y los voluntarios de la casa del migrante María Auxiliadora, no tuvieron otra opción que cerrar el refugio para evitar más inconformidades.

Raúl Otoniel Morazán, cónsul de Honduras en México, informó que a diario entran por la frontera sur alrededor de 700 centroamericanos, de los cuales 60 por ciento son migrantes a quienes las autoridades estatales y municipales no tienen la capacidad de atender, ahora que se han quedado varados

Fuente/Autor: La Jornada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *