Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
01/27/2020
Michoacán de mi corazón
01/27/2020

Tu Página

Es posible una reforma migratoria

27 de enero de 2020

Sondeos dan victoria a republicanos
La internacionalista Ana María Vázquez destaca que los latinos en Estados Unidos son cada vez más críticos hacia el Gobierno
GUADALAJARA, JALISCO (12/OCT/2010).- La aprobación de una reforma migratoria es posible, aun cuando el Partido Demócrata pierda la mayoría en la Cámara de Representantes o en el Senado, de acuerdo con la profesora de relaciones internacionales del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO), Ana María Vázquez Rodríguez.

Sondeos difundidos por “The Washington Post” y Rassmussen Reports, estiman que los republicanos son favoritos en la intención del voto rumbo a las elecciones legislativas del próximo 2 de noviembre.

La encuesta del diario publicada el 5 de octubre le da 49% de las preferencias a los republicanos, por 46% de los demócratas. Por su parte, el sondeo de rutina que publica Rassmussen revela que mientras 47% se inclina por los republicanos, 39% lo hace por los demócratas.

Vázquez Rodríguez reconoce que es mucho más difícil que pase una reforma migratoria si Obama pierde fuerza en el Capitolio, aunque apela a la capacidad de negociación del Partido Demócrata para sacar adelante ésa y otras modificaciones legislativas.

“Si otras reformas como la de Salud le costaron tiempo y capital político al presidente Barack Obama, me parece que la migración será mucho más complicada, pero creo que puede enfocarse en las leyes en las cuales hay convergencia de intereses con el Partido Republicano, como el reforzamiento de la frontera para evitar la entrada de más indocumentados, y así poder negociar una reforma migratoria”.

La también profesora del Departamento de Estudios Sociopolíticos y Jurídicos del ITESO, interpretó el sondeo del Pew Hispanic Center en el que los latinos con derecho a voto se dicen desmotivados para acudir a sufragar el próximo 2 de noviembre.

— ¿A qué atribuye la desmotivación que tienen los hispanos legales para no querer acudir a las urnas?
— Me parece que tiene que ver con un escepticismo que está empezando a reflejarse en el voto. Cada vez hay una postura más crítica de los latinos respecto a los avances en la política interna de Estados Unidos, específicamente temas de empleo, migración, salud.

Creo que esa postura se está reflejando en la intención de acudir a votar aunque me parece que el margen (entre los que acudirán y los que no saben si lo harán) no es todavía muy marcado, creo que en estas elecciones todavía habrá una participación importante porque también hay un gran número de latinos que saben que es mucho más deseable en términos de sus intereses la mayoría demócrata tanto en el Capitolio como en sus congresos locales; creo que a pesar de su postura crítica, todavía hay una buena parte que quiere asegurar la presencia demócrata.

— ¿Por qué los demócratas y no los republicanos?
— La línea demócrata respecto a las políticas públicas de salud, educación, empleo e incluso migración, son mucho más afines a los intereses de las minorías, en este caso los latinos. En cambio la política republicana es extremadamente dura y va de manera clara contra los intereses latinos. Es muy raro que un latino o un miembro de cualquier minoría esté afiliado a los republicanos.

— Según la encuesta del Pew Hispanic Center el tema de la migración es menos prioritario para los latinos que otros como el empleo o la salud, ¿qué lectura le da a ese dato?
— La razón primordial por la que emigran a Estados Unidos latinos y otros, es precisamente por oportunidades de empleo y de acceso a la educación de los hijos. Si bien la migración es una preocupación, no atenta directamente contra su posibilidad de supervivencia y de calidad de vida. Es decir, hay muchos latinos que no estarían tan preocupados por mantener en la legalidad si pueden acceder a un empleo o si pueden mantener a sus hijos en la escuela.

— Pese a las adversidades, ¿por qué los latinos aún apoyan a Obama?
— Porque sienten que aunque su política no ha impactado bien, tampoco lo ha hecho para mal. Por ejemplo, si bien Obama no ha logrado una reforma migratoria, sí abogó por impedir que las partes más duras de la Ley SB 1070 fueran frenadas. La parte positiva para el presidente es que los latinos siguen teniendo mayor afinidad con los demócratas, y por lo tanto el puede contar con esta minoría.

TELÓN DE FONDO

Barack, frustrado y beligerante con republicanos

Consciente de que su popularidad no es la mejor en estos momentos, el presidente Barack Obama se ha dedicado en estos días a pedir el voto por el Partido Demócrata de cara a las elecciones del próximo 2 de noviembre.

Al mismo tiempo que pide el apoyo para su partido, el mandatario critica la postura de los republicanos, ya que no apoyan ni una sola propuesta. “Si yo decía que había peces en el mar, ellos decían ‘no’. Pensaron: ‘Si Obama fracasa, entonces nosotros ganamos’”, dijo el domingo un tanto frustrado en Germantown, Filadelfia, donde convocó a 18 mil personas.

Un día antes —en su programa de radio— Barack había arremetido contra los republicanos por su intención de reducir el presupuesto a la educación. “Lo que no estoy preparado para hacer es dar de menos en la educación de nuestros hijos”.
Su postura se ha mantenido meses atrás. El 25 de septiembre, también responsabilizó a los republicanos por el estancamiento de la propuesta de ley que permitiría a jóvenes legalizar su estatus migratorio después de pasar dos años en la universidad o las Fuerzas Armadas.

“No pudimos lograr ese debate porque ni un sólo republicano estuvo dispuesto a votar por la iniciativa. Así que eso ha sido una fuente de frustración”.
Ese mismo día fue cuestionado por la falta de una reforma migratoria, y volvió a culpar a la oposición.

La disminución en la popularidad de Obama se reflejó incluso cuando los gobernadores demócratas se desmarcaron de él, en julio pasado, en temas como la migración.
“Éste, es un asunto que nos divide políticamente y confío en que no sea una estrategia que contribuya a dificultar la elección de nuestros candidatos”, comentó el gobernador de Colorado, Bill Ritter. “Es un tema tóxico”, añadió el gobernador de Tennessee, Phil Bredesen.

Las elecciones del 2 de noviembre son claves en el nuevo mapa político ya que se renovará toda la Cámara de Representantes y un tercio del Senado, además de 19 gubernaturas actualmente en manos de demócratas. Expertos coinciden en que lo que ocurra en noviembre será una premonición de lo que suceda dos años después, cuando Obama busque la reelección.

Fuente/Autor: INFORMADOR.COM.MX

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *