La juventud es un tiempo bendito para el joven y una bendición para la Iglesia y el mundo.

Papa Francisco, Christus Vivit 135
¿Productos de la concepción?
01/27/2020
Cómo evitar los peligros de Internet en los niños
01/27/2020

Familia

¿Eres exigente?

27 de enero de 2020

¿Te gusta que las cosas siempre salgan perfectamente bien y detestas cuando no lo logras? Pues yo creo que a todos nos gusta que todo salga bien, pero cuidado, muchas veces podemos resultar muy exigentes y se puede convertir en un grave problema.

Exigir demasiado puede convertirse en un defecto cuando llega a los extremos, por que habrá momentos en que querrás que todo salga como tu quieres; sin embargo, no siempre habrá oportunidad de lograrlo.

Exigencia con los niños

En nuestra familia están nuestros seres queridos más cercanos, y a nosotras como pilares del hogar nos gusta tener todo en orden, pero si tenemos niños también debemos comprender que ellos tienen que vivir su infancia y eso conlleva travesuras de niños que romperán con el orden.

Aquí lo importante es:

* Disfrutar cada momento con ellos, será mucho más divertido si nosotras participamos en sus ocurrencias que si nos toman por sorpresa. Por ejemplo:

Si un día ellos deciden que quieren cocinar o ayudarnos en el quehacer será mejor guiarlos en cómo hacerlo, y aunque de entrada sabremos que no estará hecho como si nostras lo hubiéramos realizado, debemos disfrutar esos momentos en vez de enfurecernos por que no va a estar hecho a la perfección.

Exigencia con mi pareja

La vida en pareja también requiere de mucha comprensión y ser exigentes en extremo es perjudicial, pues:
1. Debilita la relación y
2. La mantiene en una constante presión.

Debemos ser muy cautelosas con el nivel de exigencia con nuestra pareja, porque incluso puede provocar el cansancio del uno con el otro. Así que hay que saber medir el nivel de exigencia. También debemos tener mucho cuidado con el aspecto económico, y evaluar la situación en la que nos encontramos, para después actuar.

Exigencia conmigo misma

Muchas veces ser exigentes con nosotras mismas nos lleva a lograr metas que jamás imaginamos, por ejemplo lograr nuestro peso ideal o conseguir metas profesionales, lo cual elevará nuestra autoestima. Pero por el otro lado si nos exigimos demasiado podemos incluso caer en una severa depresión que no nos permitirá seguir creciendo como persona.

Debemos recordar que en nuestra vida siempre habrá altas y bajas, y aunque siempre debemos tratar de hacer cualquier actividad lo mejor que se pueda, no debemos deprimirnos si en nosotras no está el cumplir con nuestras metas.

Lo que si podemos hacer es:
1. Actuar siempre de una manera positiva.
2. Darnos la oportunidad y el derecho de equivocarnos para aprender de nuestros errores.
3. Disfrutar nuestros logros y sacarles el mayor provecho.
4. Amar a nuestros seres queridos y aceptarlos tal y como son.
5. Recordar que nadie es perfecto y que todos tenemos defectos y virtudes.

No olvides…

Que todos estamos en esta vida para aprovechar lo que tenemos, salir adelante y ayudar a quien lo necesite. Aprende de los demás y disfruta tus logros, así como a tu familia, y serás una persona rica de espíritu.

Fuente/Autor: Sylvia Villarreal de Lozano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *