“No hay alegría más pura y más santa que en el atenderse unos a otros, comunicarse unos con otros”.

Beato Scalabrini
Si sientes que te llaman…
01/27/2020
¡QUÉ ES LA VOCACIÓN?
01/27/2020

Rincón Vocacional

ENTREVISTA A ALEJANDRO CONDE ROMERO

27 de enero de 2020

1.- Preséntate.

Soy Alejandro Conde Romero nacido “vivo” afortunadamente para mí y desafortunadamente para mi familia porque ya había otras bocas que mantener. Cuando yo era de un año y dos meses de edad, mi madre ( +Juana Romero N.) murió. Dios no pudo quedarse de brazos cruzados al ver la aflicción de mi Padre (Anselmo) ya que tenía que educar a dos hijas y dos hijos. Entonces mi padre se casó otra vez con María Eugenia, a quien mis hermanos y yo respetamos como madre, y ella nos ama como hijos suyos. Bueno, mis papás, mis hermanas y hermano todos ellos viven en Contla, Tlax. y todos ellos ya están casados yo escogí ser la oveja negra de la familia, lo digo por el habito negro que revisto como religioso.

02.- ¿Cuál fue tu proceso vocacional?

Muchas experiencias convergen a mi proceso vocacional. Yo puedo encontrar un vestigio en mi niñez; por ejemplo, muchas veces después de la escuela, pasaba un rato en la iglesia para estar solo y pedir por la pronta resolución de los problemas de mi casa, en ese entonces yo tenia siete años. Con el pasar de los años inicié a estudiar y a trabajar y me olvidé un poco de tales inclinaciones devotas, digo un poco, porque a pesar de todo casi siempre tuve mi misa dominical. Mis metas eran tener una panadería y unas empresas constructoras para ayudar un poco más a la economía de mi casa. Ahora bien, cuando estaba en el tercer año de la licenciatura en ingeniera civil, sentí una sutil pero fuerte llamada a ser parte de un seminario o de alguna orden religiosa, la que fuera. Esto lo hice hasta después de graduarme como ingeniero civil. Conocí a los Misioneros de San Carlos, por mediación de Padre Román en un encuentro juvenil en León Guanajuato. El Padre me invitó a conocerlos más de cerca, mientras me platicaba acerca de la misión con los migrantes. Aquella charla me dejó inquieto, y vislumbré un horizonte más grande que aquel que yo tenía en mente
Hice todo el proceso a priori y entré al Seminario de México, D.F., donde estudié el Año Propedéutico, la filosofía. Hice el Postulantado, el Noviciado y de allí fuí enviado a estudiar teología a Chicago IL. USA en donde ahora me encuentro.

03.- ¿Cuál es la realidad que estás viviendo en los Estados Unidos?

Bueno, hasta este momento he vivido aquí ya un poco más de un año en el cual he estudiado la lengua inglesa, la cual no consiste únicamente en traducir, sino implica adoptar un modo de pensar que permita entender la estructuración idiomática. Por otro lado y no menos importante, quiero mencionar que la comunidad internacional, en la cual vivo, me ha brindado una gran hospitalidad por la cual yo estoy agradecido.
Ahora bien, quisiera decir algo de acuerdo con el fenómeno de la migración que se vive aquí. Chicago se distingue por su gran número de inmigrantes latinos los cuales registran una población de 1.6 de millones. Estas personas sostienen una parte de la economía de este estado, no sólo por el respaldo productivo de su trabajo, sino porque también ellos pagan sus impuestos cuyas tazas son unas de las más altas de esta nación. Aunado a esto, agregamos la difícil situación económica mundial, la cual ha resultado para todos un dolor de cabeza. Como resultado, la gente ha perdido empleo, o se les ha disminuido las horas de trabajo pero los gastos son los mismos. ¿Qué quiero decir hasta este momento? Quero decir que mucha gente vive pobre porque la balanza del déficit económico se ha solucionado con el pellejo de los más vulnerables. Por otro lado he visto otro tipo de migración, la circulante, la cual se da en niveles de visa, de negocios y de estudios, que por cierto el año pasado USA le otorgó la entrada a Korea sin necesidad de visa. ¡Qué tal! Por decir algo, en las universidades el número de latinos es nada comparado con el número de los asiáticos, y europeos.
Antes de terminar, quiero señalar que me he encontrado con gente americana de un gran corazón. Por mi parte me he sentido retado por esta realidad, porque hoy más que nunca necesitamos cambiar ¡ya! Y como scalabriniano muchas veces he sentido impotencia, pero Dios ha venido en mi auxilio. Le ruego a Dios me dé constancia y ojos bien abiertos a los signos de los tiempos.

04.- Un Mensaje para los JSF

Joven sin fronteras, nuestros tiempos tienes sus alegrías, sus retos, y sus grandes pesares. Necesitamos jóvenes que sepan cocinar sabroso para dar alegría al paladar; requerimos que ellos también sepan conducir naciones y dar soluciones interdisciplinarias a todos los retos; queremos además que ellos tengan grandes espaldas para frenar la historia de pesares y darle un rumbo diferente. Dios nos ha hecho saber que contamos contigo.
Que la Virgen María sea tu dulce compañía.
Piensa en algo que le quieras ofrecer a la tierra.
Piensa en algo que le quieras ofrecer a la humanidad.
Piensa en ti, cuando le quieras ofrecer algo a Dios.

En la Foto – Alejandro en primera plana.

Fuente/Autor: La Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *