Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
SIDA
01/27/2020
¡No! A la esclavitud
01/27/2020

Temas

EN SUS MARCAS, LISTOS… ¡ARRANCAN!

27 de enero de 2020

Estamos al comienzo de un nuevo ciclo escolar aquí en el seminario, y en muchas escuelas y universidades, algunos ya han arrancado con muchas ganas. Aunque hay otros que desafortunadamente tienen que esperar otro semestre, cuatrimestre o quizá otro año para poder ver cristalizados sus sueños e ideales de estudiar.
De sobra es sabido que los lugares en las escuelas no alcanzan para satisfacer las demandas estudiantiles, y también de sobra sabido que muchos de los que lograron “ocupar” un lugar en las escuelas, harán solamente eso: ocupar un lugar que otro podría haber aprovechado mejor.
Esa es la historia de cada semestre, de cada nuevo ciclo escolar. No todos los que quieren pueden, y no todos los que pueden, quieren.
Eso se extiende no solamente en el ámbito académico, en el seminario ha entrado este año un nuevo grupo, con muchas ganas, con muchos ideales por cumplir; con el deseo de responder a Dios, en un servicio concreto a los demás: los Migrantes.

EN TODOS LADOS SE CUECEN HABAS

La plática que más se ha insistido con los seminaristas en sus ejercicios espirituales de inicio, es en aprovechar el tiempo, y dar lo mejor de sí en esta nueva meta que se han propuesto, y en esta gran oportunidad que Dios les ha regalado y que ellos han decidido corresponder.
Desafortunadamente en el campo vocacional, también hay que decirlo, que a veces no todos los que quieren, pueden ver su sueño hecho realidad. Hay muchas circunstancias en la vida que no permiten a muchos jóvenes soñar con que Dios tiene un plan para ellos.
Factores como la situación económica, la situación familiar, el entorno de cada uno o cada una, sea el caso de las jóvenes que no pudieron cristalizar sus ideales, desfavorecen en muchos casos la respuesta firme y afirmativa de los jóvenes y las jóvenes.
Esto se vuelve una carga afectiva y emocional desfavorable para un buen grupo de jóvenes que ven con tristeza que sus sueños no pueden realizarse.
Aunque también hay quienes por miedo al compromiso, a la respuesta comprometedora, al fracaso, a equivocarse, al “qué dirán” no dan un paso al frente, es decir, estaban en sus marcas, listos… pero no arrancaron.
Otros por inseguridad en lo que quieren, por falta de acompañamiento personalizado que les ayudara a discernir lo que su corazón estaba “cocinando” dan un paso hacia atrás o se quedaron en “posición de firmes” sin avanzar; para muchos de ellos, habrá otra oportunidad; pero para la gran mayoría, habrá que buscar en otra posibilidad y tal vez no sientan que su vida se va resolviendo de forma favorable.

ARRANCAR ES UNA GRAN RESPONSABILIDAD

Cualquier experiencia que tengamos en la vida que implique el comenzar algo, conlleva una cierta aventura, y encierra una gran responsabilidad. Hay la aventura de entrar en un proyecto desconocido, y hay que recalcar que no todo mundo se siente llamado a “aventurarse” hay quienes prefieren “andar en lo seguro.”
Este reto de aventurarse en un proyecto nuevo genera muchas emociones, y motiva para caminar con muchas ganas y entusiasmo; sin embargo, no podemos ocultar la otra parte: conlleva una gran responsabilidad.
Pongo por caso un negocio nuevo. Cuando abrimos un negocio, nos entusiasmamos, y tratamos de dar lo mejor de nosotros, y buscamos la forma de llevarlo a cabo. Esto conlleva la responsabilidad de esforzarnos para que el negocio camine, de sacrificar tiempo, energía y esfuerzo para salir adelante.
“El que tenga tienda que la atienda”, dice la sabiduría popular para referirse al esfuerzo requerido para salir adelante. Trabajar con ganas, es el secreto de quienes emprenden un proyecto y lo sacan adelante, y los resultados van confirmando el sentido de nuestra opción.

MÁS GRANDE EL PROYECTO, MAYOR LA INVERSIÓN

En términos de negocios, ésta es una cláusula que vale para muchos proyectos: queremos grandes resultados, tenemos que invertir más. Esta inversión es en todos los sentidos, y se aplica bien para este comienzo de año escolar: si planeamos grandes proyectos, es necesario invertir en ello tiempo, energía y nuestra persona. Hay que cansarnos día a día dando lo mejor de sí y al final veremos que los que proyectamos se realiza.
No es un truco mágico ni cosas de hechicería, es una realidad que nos impele a dar lo mejor para poder recabar lo mejor. Lo más doloroso del caso es que a veces “nos vamos con la finta”, y creemos que obtenemos muy buenos resultados sin darnos cuenta de lo que se esconde atrás.
Es el típico caso de cuando copiamos en la escuela a la hora de los exámenes. Aparentemente con un poco de astucia salimos adelante con muy buenos resultados, y lo mejor de todo es que sin mucho esfuerzo… Sin embargo, piensen por un momento si ustedes confiarían su salud a un doctor que te dijo que copió en el examen o que otro le ayudó a pasarlo. O que tal tu casa construida por un arquitecto que consiguió su título a través de una “mordida” o de un “regalito” a maestros o autoridades de la escuela. En esos casos, los resultados finales no corresponden a lo que se pensó; pero como decía una maestra “la vida se encargará de reprobarnos.”

LA REALIDAD SIGUE NECESITANDO DE PERSONAS QUE SEPAN DAR LO MEJOR

Un nuevo ciclo escolar comienza y la realidad cada día necesita de personas capaces de responder a ella de la mejor forma buscando la transformación social.
Desafortunadamente, seguimos padeciendo de crisis económica en México aunque en tiempo de campaña electoral se hablará de información en dos corrientes: una la que nos dirá que somos la décima economía a nivel mundial, aunque millones de personas en nuestro país vivan en pobreza extrema, y otra que resaltará la negatividad del gobierno actual para obtener el mayor número de votos. La era del terrorismo sigue, y se sigue usando la violencia como respuesta “para conseguir la paz” no sé quién dijo que era la mejor forma de lograrlo; pero ahí va el mundo: escuchando de atentados, guerra, violencia e inestabilidad política y económica. La Migración sigue en aumento, porque sigue habiendo hambre y violencia en los países considerados expulsores de migrantes. En fin, que es un nuevo ciclo que se llena de esperanza con la respuesta firme y decidida de quienes en todos los campos quieren hacer de este, un mundo mejor. ¡Ánimo, Cristo cuenta con nosotros!
P. Chan, cs

Fuente/Autor: Padre Chan, cs

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *