La juventud es un tiempo bendito para el joven y una bendición para la Iglesia y el mundo.

Papa Francisco, Christus Vivit 135
LA AUTOESTIMA
01/27/2020
LA PERSONA HUMANA
01/27/2020

Temas

EL VERDADERO AMOR ESPERA

27 de enero de 2020

1. ¿Qué es el Amor?

El amor es ocuparse del otro y preocuparse por el otro. Ya no se busca así mismo sino que ansía el bien del ser amado: se convierte en renuncia, está dispuesto al sacrificio, más aún, lo busca .
“El amor es una relación mutua de personas, que se funda a su vez en la actitud de ellas, individual y común, respecto al bien” .
En fin, podemos dar diversas definiciones de esta palabra, pero en esencia el amor es el acto que perfecciona al hombre, lo lleva a la felicidad.

2. Cualidades del Amor

El amor es: Fiel, respetuoso, generoso, duradero, abnegado, servicial, paciente, sacrificado, humilde, desinteresado, permanente, disciplinado. Todo ello se va consiguiendo progresivamente. Estas cualidades son la mejor prueba que existe verdadero amor en una pareja.

3. Pilares del Amor

El amor tiene cuatro pilares, que son difíciles de conseguir, pero sí es posible lograrlo: Respeto, confianza, consideración y amor a uno mismo (primero debemos amarnos a nosotros mismos, pues nadie da lo que no tiene).
Pero no olvidemos que el amor no es egoísta, más bien debemos aprender a amarnos para poder amar a los demás.

4. Enamoramiento y Noviazgo

Es en estas etapas donde se suele distorsionar el sentido del verdadero amor, por lo que es necesario tener en cuenta algunos criterios.
La etapa de enamorados implica un compromiso moral de trato afectivo, fidelidad, ayuda y respeto recíproco concertado entre dos excelentes amigos de sexos opuestos. El enamoramiento es una promesa temporal que puede romperse en cualquier momento. Esta etapa del enamoramiento debe conducir a un mayor conocimiento del otro, propiciándose una constante comunicación entre ambos. Por otra parte, la etapa del noviazgo supone también una exclusividad temporal, un mayor conocimiento entre la pareja y además un mayor compromiso, sin dejar de lado la comunicación permanente. No es posible querer experimentar situaciones que no corresponden a estas etapas, porque a la larga terminarán destruyendo esa relación de pareja.
Se debe tener en cuenta esto, para vivir el enamoramiento o el noviazgo en forma sana, sin correr ningún riesgo de ocasionar cualquier daño a ese ser a quien se dice amar.

5. El amor y las relaciones sexuales prematrimoniales

Se suele pensar que una pareja de enamorados o novios puede basar ese “amor” que se dicen tener para iniciar su vida sexual, una etapa que corresponde exclusivamente a los esposos dentro del vínculo matrimonial.
No es posible creer que si hay amor entre una pareja de enamorados o novios entonces por libre decisión de él, ella o ambos se pueden iniciar las relaciones sexuales como parte de la vida de esa pareja. Pensar así, es reducir la relación propiamente de pareja al plano sexual, lo que originará que poco a poco se vaya orientando hacia la satisfacción mutua y a la búsqueda del placer en forma egoísta.
Las relaciones sexuales en la pareja, ya sea de enamorados o novios, no posibilitan que el amor se vaya cultivando día a día; impiden la comunicación, el conocimiento mutuo y el establecer un compromiso, lo que llevará a que esa relación se termine tarde o temprano.

Las relaciones sexuales prematrimoniales están reñidas con el amor porque:

 El amor es fecundo, las relaciones prematrimoniales son estériles, porque tanto él como ella se “protegen” para evitar tener hijos.
 El amor es vida, las relaciones prematrimoniales son muerte, porque si la chica logra quedar embarazada, en algunos casos se recurre al abominable crimen del aborto.
 El amor es responsable, las relaciones prematrimoniales favorecen la irresponsabilidad de la pareja, porque hacen lo que no deben en el momento que no les corresponde.
 El amor es permanencia, las relaciones prematrimoniales hacen que esa relación de pareja se acabe tarde o temprano.
 El amor es entrega y las relaciones prematrimoniales son posesión, porque sólo interesa poseer al otro como un objeto de placer.
El amor se manifiesta en el respeto, en la consideración, en la confianza, en el saber esperar, en posibilitar el crecimiento del ser amado, en la renuncia a algo que puede ir en contra del ser a quien se dice amar. Sólo así se puede hablar de un verdadero amor.

6. La “prueba del amor”

Hay adolescentes y jóvenes varones que piden a sus enamoradas la “prueba del amor” con el claro propósito de satisfacer sus impulsos sexuales. No se dan cuenta que actuando de esta forma convierten a su propia enamorada en un objeto sexual, porque sólo les sirve para dar rienda suelta a sus propios deseos sexuales. No se puede hablar de amor si se utiliza a la otra persona como un objeto.
Por otra parte hay chicas adolescentes y jóvenes que son las que toman la iniciativa de proponer a sus enamorados el tener relaciones sexuales, y como es de esperar, según la mentalidad que hay actualmente, no se negarán a aceptar dicha proposición puesto que a ellos también les agrada la idea.
Ahora bien, lo que los adolescentes y jóvenes varones deben tener en cuenta es que al no haber una certeza que la relación de enamorados va a mantenerse, si empiezan a tener relaciones sexuales, cómo quedará la chica a la que supuestamente aman, si esa relación termina. La mujer siempre es la que sufre las consecuencias, sin embargo, los chicos sólo piensan en sí mismos y no en ese ser a quien dicen amar.
Es importante en la relación de enamorados o novios practicar una virtud tan olvidada actualmente. Esta virtud es la CASTIDAD. Se manifiesta en las personas no casadas a través de la abstinencia sexual y en los casados en la fidelidad conyugal.

7. ¿Qué opinan los adolescentes y jóvenes de la Castidad?

Desgraciadamente la gran mayoría de los adolescentes y jóvenes, sobre todo los varones, piensan que la Castidad es algo del siglo pasado, que ahora se viven tiempos modernos.
En esto ha influido mucho la publicidad, los filmes, las diversas publicaciones, las falsas campañas de prevención del SIDA, entre otros factores; que lo único que han conseguido es orientar la mentalidad de los adolescentes y jóvenes hacia la búsqueda sólo del placer, olvidándose de los valores humanos y reduciendo a la persona a un objeto.
Actualmente muchos adolescentes y jóvenes varones consideran que el tener relaciones sexuales es sinónimo de “hombría” y que de ninguna manera rechazarían la propuesta de sus enamoradas si ellas son las que proponen, pues si lo hacen van a quedar como “chicos raros”.
Pensar que la virilidad de un chico aumenta en la medida en que tenga relaciones sexuales con su enamorada o con cuanta chica se presente en su camino, es una idea realmente absurda que conviene que los adolescentes y jóvenes varones se replanteen. Nadie se convierte en “raro” por no tener relaciones sexuales.
Se es realmente varón en todo el sentido de la palabra cuando se es capaz de ejercer el dominio hasta de las propias pasiones y de los impulsos sexuales.

8. ¿Cuáles son los fines de las relaciones sexuales?

En este aspecto hay que ser claros, toda relación sexual tiene dos fines: Un fin unitivo y otro procreativo. Y para que esto se realice en un clima de verdadero amor, confianza y respeto, el contexto es el matrimonio, porque allí es seguro que se va a poder expresar plenamente el amor y se va a tener la apertura a la vida. Estos dos fines son inseparables no porque cada relación debe de dar como resultado un bebé (eso ni siquiera la naturaleza lo permite ya que la mujer no es fértil todos los días del año como el varón) sino porque la esencia del amor es dar vida.
Las relaciones sexuales prematrimoniales van de la mano con la práctica anticonceptiva. Tanto el varón como la mujer se “protegen” para no tener hijos, anulando así el fin procreativo, por lo que esas relaciones sexuales se vuelven ilícitas, pues atentan contra uno de sus fines naturales.

9. Para tener en cuenta

Hay muchos enamorados que viven el momento, creen que con la pareja con la que están van a quedarse para toda la vida. ¿Qué les garantiza eso?, ¿qué les asegura que no van a terminar en cualquier momento esa relación? El amor se cultiva día a día, se construye poco a poco y es justamente en la etapa de enamorados en la cual se va desarrollando. Pero sucede que por diversas circunstancias la pareja termina separándose. No es una regla definida que con la primera persona, la segunda o la tercera nos vamos a casar; esto estará en función de cómo se vaya cultivando el amor y si es verdadero se robustecerá progresivamente hasta llegar a la etapa del noviazgo y luego hasta el matrimonio.

Hay que tener en cuenta que nada garantiza el que con una determinada pareja se va a concretar el vínculo matrimonial, pues todo depende de diversos factores y de lo que aporten tanto él como ella a la relación de pareja.
Existen casos de parejas que se han separado aun cuando se unieron a través del sacramento del Matrimonio. Si eso ocurre existiendo un vínculo matrimonial, ¿cómo será si no existe tal vínculo? Por eso, creer que el tener relaciones sexuales con la pareja garantiza que la relación perdure es una idea totalmente equivocada. Para lograr que una relación de pareja perdure tiene que haber un amor libre de egoísmo, un amor que piense en el bienestar del otro, un amor que progresivamente vaya logrando esas cualidades que veíamos al inicio, un amor que tenga como pilares: el respeto, la confianza, la consideración, el amor a uno mismo (para poder amar a los demás). Si se tiene en cuenta todo esto, se logrará que esa relación de pareja sea cada vez más sólida.

El verdadero amor permite el crecimiento personal
en relación con las demás personas y con Dios.

No se pueden hacer cosas en nombre del amor si éstas dañan de una u otra forma a la persona a quien se dice amar. Las relaciones sexuales prematrimoniales terminan -a la larga- dañando a la propia pareja, aunque cueste admitirlo, pues ambos convierten su relación de enamorados o de novios en un medio de satisfacción de los propios impulsos sexuales, reduciendo esa relación a la simple unión genital.
Hay que tener en cuenta que quien ama de verdad es capaz de esperar hasta el matrimonio, para dar inicio a lo que corresponde sólo a los esposos: las relaciones sexuales. Este es el modo de probar que se ama al otro, y de probar el amor del otro.

Se recomienda visitar las siguientes páginas web:
www.soloparajovenes.org
www.almas.com.mx
www.aciprensa.com/sida/preservativos.htm#1
www.vidahumana.org/vidafam/sexualidad_index.html
www.sinsida.com/montador.php?tipo=preservativo
www.evae.org/index-old.htm
www.propuestainteligente.com

Fuente/Autor: Miguel Crisanto Rodríguez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *