Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
El plan migratorio de Bush sólo beneficia a polleros: nuevo subsecretario de Población
01/27/2020
Presenta informe sobre violaciones a derechos humanos en estaciones migratorias
01/27/2020

Mundo Misionero Migrante

Efectos del TLCAN, entre las causas, señala el titular del Tribunal Superior Agrario

27 de enero de 2020

La miseria impulsa el éxodo de jóvenes campesinos a EU y ciudades mexicanas
En los recientes tres lustros, la migración de jóvenes del medio rural hacia la frontera norte, la mayoría mujeres entre 15 y 25 años de edad, aumentó a 1.3 millones, y 4 millones más salieron de sus comunidades hacia las ciudades más cercanas para tratar de huir de su miserable situación, expuso el presidente del Tribunal Superior Agrario (TSA), Ricardo García Villalobos.

Ese incremento de la salida de los hijos de los campesinos se debe, explicó, al arrinconamiento en el autoconsumo de miles de familias, al deterioro de los precios de los granos básicos -a partir de la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, los del maíz y trigo se han reducido más de 45 por ciento, sorgo 55 y frijol 50-, crecimiento de las importaciones y a la insuficiente dinámica de la economía nacional para ofrecer trabajo digno y bien remunerado.

Si bien hay una tradición migratoria hacia Estados Unidos que data del siglo xix, es un fenómeno que “se ha potenciado; el paso ilegal ha ido en aumento y en la actualidad constituye el flujo mayoritario de población desde México, debido también a la persistente demanda de mano de obra mexicana en los sectores agrícola, industrial y de servicios en Estados Unidos y al considerable diferencial entre ambas economías”.

Pero también se debe, abundó, a la apertura de fronteras a las importaciones de todos los productos. El país es competitivo en hortalizas, frutas y flores, de las cuales se exportan 2 mil 600 millones de dólares anuales -que representan la mitad de las agroexportaciones-, pero “no somos competitivos en casi ningún otro renglón agroalimentario”.

En este contexto, las únicas que ganan son las agroindustrias de exportación y las grandes empresas orientadas al mercado interno, pero los pequeños y medianos productores pierden; el campesinado emigra o se acantona en el autoconsumo con ventas desventajosas de sus excedentes.

García Villalobos se sumó a la propuesta expresada por estudiosos de la situación agraria, quienes se han pronunciado por la reconstrucción y fortalecimiento económico, social, cultural y político de las unidades de producción campesinas como alternativa ante los efectos de la globalización y la apertura comercial.

En análisis sobre la migración de los campesinos mexicanos -que presentó en el foro internacional El Migrante, Tijuana 2005- el presidente del TSA mencionó que datos de la Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos señalaban que entre 1998 y 2008 habría un excedente de 5 millones de empleos sin trabajadores para ocuparlos y cerca de 57 por ciento de los empleos creados requerirían personal con un modesto entrenamiento y una educación formal por debajo del nivel de preparatoria. Esas tendencias se acentuarán debido a que en breve habrá otros 200 mil estadunidenses de 65 años o más y que entre 2011 y 2028 se prevé que sumarán millón y medio adicional.

Dicha situación, consideró el presidente del TSA, “abriría una ventana de oportunidad para negociar los términos de un eventual acuerdo migratorio con Estados Unidos”. Agregó que 80 por ciento de los migrantes mexicanos tienen como destino California, Texas, Illinois y Arizona, pero también están incrementándose los movimientos migratorios hacia Nueva York, Washington y Florida. “El control de los migrantes hace que sólo se contraten jóvenes; sin embargo la moda para los hombres está en el grupo cuyas edades promedio están entre los 45 a 49 años, y en las mujeres entre los 30 y 34 años”.

Tradicionalmente Jalisco, Michoacán, Guanajuato, Zacatecas, Durango, San Luis Potosí, Colima y Aguascalientes han presentado mayor flujo migratorio, y se calcula que 25.4 millones de mexicanos radican legal o ilegalmente en Estados Unidos. La comunidad latina contribuye con un billón de dólares anuales del producto interno bruto de ese país.

Fuente/Autor: Matilde Pérez U.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *