Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
El duelo de la lectura
01/27/2020
Sin temor al futuro de los hijos
01/27/2020

Familia

Despierta en tu familia el espíritu navideño

27 de enero de 2020

Es fácil que la Navidad se convierta para nosotros en compras, posadas y regalos, y si queremos darle un sentido más profundo reflexionando en su verdadero significado, nos ayudaría tomar en cuenta algunas de estas sugerencias:

Encienda los cirios de su Corona de Adviento

Es una tradición para los cristianos, el ir encendiendo una de las velas de la Corona de Adviento cada domingo, como preparación para la venida de Cristo. Así, cada uno de los cuatro domingos de Adviento se recordará que Cristo ha vencido al mundo y es la luz que ilumina nuestra vida. Se puede realizar en alguna de las comidas del día, en la que en familia, se rece una oración como preparación a la Navidad y se renueve el propósito de acoger al Niño Jesús en el corazón. Para saber más sobre su significado y obtener la oración que se puede dirigir cada domingo, ve a: Corona de Adviento.

Haga un calendario de propósitos de Adviento

Existen muchos calendarios ya hechos y también es fácil inventar el propio. Se trata de asignar un propósito diario por cada día de Adviento, para así recordar la época en la que estamos viviendo y el sentido que debemos darle. El calendario puede estar en un lugar de la casa donde todos los miembros de la familia puedan verlo y alguno de éstos puede ser el responsable de anunciar cada día el propósito que toca, al comenzar el día. En ocasiones, es bueno propiciar que la familia comente sus experiencias al llevar a cabo sus propósitos, que pueden ser muy enriquecedoras para todos, además de que estos comentarios dan pie a que se desaten conversaciones más profundas, que llevan a los miembros a conocerse mejor unos a otros e incrementar la comunicación en familia. Para obtener ideas sobre tu calendario de Adviento, ve a: Calendario de Adviento.

Realice alguna obra en beneficio de los más necesitados.

Nada nos ayudaría más a volver la mirada a Cristo, que hacerle un bien a los más necesitados, donde vemos claramente el rostro de Cristo pobre, naciendo en un pesebre de una cueva de Belén. Son infinitas las obras que se pueden realizar. Ya sea buscar en la casa algo que se pueda donar, visitar orfanatos, asilos u hospitales, organizar alguna posada o pastorela para alguna colonia o comunidad pobre, o cualquier obra que haga un beneficio a los demás y que transmita el mensaje de Navidad. No hay que limitarse por no conocer a alguien que organice este tipo de actividades o eventos, basta juntar a un grupo de amigos y sensibilarse con ello. También se puede acudir a la parroquia para participar en alguna de sus actividades, o buscar a algún grupo apostólico en la ciudad.

Haga algo que siempre había querido hacer por alguien

Recuerde a aquella persona a la que siempre quizo darle las gracias por algún favor, a la que nunca devolvió la llamada y lleva meses de prometer hacerlo, aquella a la que nunca le pidió perdón por alguna ofensa o a la que simplemente no se atrevió a decirle te quiero. Tome papel y lapiz y escríbale, o tome el teléfono y marque. Es el momento idóneo para realizarlo, no siga posponiéndolo.

Asista a actividades culturales

Busque en su ciudad algún concierto, obra de teatro u otra actividad cultural, que tenga tema navideño. Sería bueno asistir en familia para asimiliar y profundizar el mensaje que nos trae el nacimiento de Jesús. Al terminar, se puede comentar en familia algún punto que haya llamado la atención para reflexionar juntos sobre el mensaje que les deja.

>Asista a su Iglesia

Navidad es un buen momento para fortalecer la vida espiritual, pues para muchos es época en la que se está más sensible y se busca más que el resto del año el acercarse a Dios. Igualmente, puede escoger algunos textos navideños que pueda reflexionar y meditar cada día para ayudarle a vivir mejor esta época del año.

Recuerde qué le funcionó en Navidades pasadas

Es bueno acordarse de los momentos más significativos que ha vivido en otras Navidades, para así revivir los momentos que han marcado la vida y renovar los buenos propósitos que alguna vez se hicieron. Tal vez hay alguna actividad en familia, algún juego o alguna celebración en especial que marcó a todos y que pueden volver a llevar a cabo.

Fuente/Autor: Laura Julián

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *