Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
Miércoles de Ceniza
01/27/2020
Reflexiones para Semana Santa
01/27/2020

Editorial

Dar de beber al Sediento…

27 de enero de 2020

Dar de beber al sediento…

Invitación o deber humano de fraterna SOLIDARIDAD que nos obliga hacer memorial! Memoria histórica, que nos lleva a los inicios de nuestra casa común.

La casa común es el resultado del equilibrio entre los elementos que han empleado millones de años en estabilizarse. El hombre, hoy, se aprovecha de los recursos dados por la tierra, pero cambia su aspecto debido al abuso que hace de la tierra. Por eso, el hombre está llamado a cambiar su conducta y su modo de vivir antes de que sea demasiado tarde para él, para sus descendientes, y para la vida en esta maravillosa casa común.

La vida descansa sobre un frágil equilibrio: todo esta relacionado, todo se comparte…también el AGUA. El dominio del petróleo y la sobre explotación dan lugar a consecuencias para la casa común. La llamada encíclica verde, Laudado si, sobre el cuidado de la casa común, es una importante llamada de atención a individuos, gobiernos, empresas y organizaciones para adquirir un compromiso integral en el cuidado de la tierra y de forma en que hombres y mujeres nos relacionamos con nuestro entorno.

El Papa Francisco hace un planteamiento sobre cómo los fenómenos actuales son un reflejo de los acelerados procesos de producción y consumo ejercidos por hombres y mujeres que llevan a un grave deterioro de la casa común. Este deterioro ambiental afecta de forma directa a las comunidades más débiles, su cultura y su acceso a servicios básicos, como la sanidad y el AGUA POTABLE.

El hombre es el único responsable de los fenómenos que él ya no controla. Desigualdades e injusticias sacuden a millones de personas. ¿Será cierto el riesgo de desaparición del agua potable? El deshielo de los glaciales es una realidad en muchos lugares del planeta, en otros, la sequía y los incendios se multiplican. Estamos en un cruce de cambios.

Es un llamamiento a la conciencia de cada uno de nosotros para salvar nuestra tierra. Hoy la solidaridad y la fraternidad son indispensables. En cada uno está seguir escribiendo nuestra historia dando de beber a los sedientos que son todos los seres vivos, hombres y mujeres, animales, vegetales y plantas, que viven en esta casa de todos, la tierra.

Si alguien observara desde fuera la sociedad planetaria, se asombraría ante semejante comportamiento que a veces parece suicida. (Papa Francisco).

Fuente/Autor: SIRA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *