Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
PROGRAMA DE VOLUNTARIADO
01/27/2020
Obligados a trabajar para sobrevivir
01/27/2020

Mundo Misionero Migrante

Cuestionan cifras de muertos en la frontera

27 de enero de 2020

Grupos proinmigrantes dicen que son más altas de lo que se creía

Desde que se implementó la Operación Guardián en la frontera de Tijuana, se estima que han muerto 4,235 personas.

26 de abril de 2007

El número de personas que murieron el año pasado intentando cruzar ilegalmente la frontera entre México y EU es mayor que el revelado por las autoridades mexicanas a principios de año.

Así lo dieron a conocer en días recientes lideres de organizaciones que abogan por el bienestar del inmigrante en la frontera, quienes aseguraron que el número total de muertes desde que el Operativo Guardián se inició hace 12 años es de 4,235 y no 4.175 como reportó la cancillería mexicana.

“Los números son alterados para enviar el mensaje erróneo de que todo marcha bien en la frontera”, expresó Enrique Morones, coordinador de Ángeles de la Frontera. “Alguien tiene que responsabilizarse y ofrecer los números reales”.

Según datos revelados por la cancillería en enero del presente año, durante 2006 murieron 425 personas en algún sector de la frontera. Sin embargo, las listas entregadas por la Secretaria de Relaciones Exteriores de México (SRE) a organizaciones cívicas como lo ordena la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Publica, revelan que en realidad fueron 485 los muertos.

Esto se debe, según líderes de Ángeles de la Frontera, a que la cancillería no tomó en cuenta el número de personas que murieron ahogadas en el Río Bravo y cuyos cuerpos fueron llevados hacía la orilla que colinda con el territorio mexicano.

Debido a ello, el número de personas reportadas muertas en 2006 fue menor que las 516 personas que supuestamente murieron en 2005, lo que permitió enviar el mensaje de que “la situación había mejorado dramáticamente”.

“Sobra decir que cualquier disminución es para bien, pero lamentablemente la disminución resultó ser mucho menor que la indicada”, señaló José Moreno Mena, coordinador de refugios para inmigrantes en la frontera.

“Insistimos en que cualquier reducción anunciada sea real y no solo en papel”, agregó Moreno.

La Opinión trató varias veces de contactar a la cancillería , pero no obtuvo respuesta. Sin embargo, en declaraciones hechas al diario La Jornada de México, voceros de la SRE indicaron que no se pretende ocultar el número de personas que mueren en la frontera ni mucho menos modificar los criterios para conformar la estadística nacional.

La cancillería añadió que el alegato de alterar los criterios para reducir el número muertes reportadas, como fue planteado por algunas asociaciones cívicas, “es falso”.

En semanas pasadas, algunos lideres de grupos cívicos aseguraron que la Cancillería no registraba a aquellas personas que no portaban identificación. Sin embargo, la lista provista recientemente, incluye a 162 personas que aún no han sido identificadas pero que se se presume son mexicanos.

Las listas también revelaron que en lo que va del año, 91 personas han perecido en la frontera, lo que presagiando un terrible final de año.

Según Claudia Smith, directora del proyecto fronterizo en San Diego, las muertes continuarán conforme se aproxime el verano ya que las autoridades mexicanas redujeron el presupuesto anual del Grupo BETA, encargado de responder a emergencias para ayudar a los indocumentados.

“El grupo BETA no podrá poner en practica medidas más efectivas para salvar vidas ya que dispone de mucho menos recursos que en años anteriores”, indicó Smith.

Morones concordó con Smith expresando que el número de muertes no disminuirá mientras el gobierno estadounidense continúe con su actual política y los grupos antiinmigrantes como el proyecto Minuteman continúen vigilando la zona. Morones añadió que el número de personas que fallecen por diferentes razones es mucho mayor al reportado por cualquier estudio.

“Desde que el gobierno implemento el Operativo Guardián y otros programas de vigilancia el número de fallecidos ha aumentado de 2 ó 3 por mes a 2 ó 3 por día. Esto es inaceptable. Ahora, nosotros creemos que el número de muertes podría ser de 10 mil y no cuatro mil y algo como se cree”, expresó Morones. “Las personas continuarán muriendo si es que el gobierno no ofrece algún tipo de visa o permiso que les permita entrar al país legalmente”.

La Patrulla Fronteriza no respondió a los llamados de La Opinión. Sin embargo, Raymond Herrera, portavoz del proyecto Minuteman, aseguró que el gobierno estadounidense no tiene la culpa de que las personas mueran intentando atravesar la frontera y que los operativos deberían ser aún más severos para proteger el bienestar de los residentes.

Herrera agregó que, en vez de criticar las acciones del proyecto, los lideres cívicos deberían estar agradecidos.

“Si la gente viniera legalmente nada les pasaría. No es nuestra culpa, es culpa del gobierno mexicano por no proveer lo que los residentes necesitan”, indicó Herrera. “Si no fuera por nosotros, el número de inmigrantes que atraviesa la frontera seria aún mayor. Además, es por nuestro trabajo que muchas personas no han fallecido ya que en ocasiones las encontramos casi deshidratadas”. dijo.

Mientras el gobierno estadounidense analiza la posibilidad de una reforma migratoria, grupos defensores del inmigrante continuarán presionando al gobierno mexicano para que cese de ofrecer estadísticas erróneas.

“Para evitar la tergiversación de las cifras, la contabilidad se debe llevar a cabo de manera sistemática, año tras año o no se podrá hacer una comparación útil”, concluyó Mena.

Fuente/Autor: Alejandro Cano/La Opinión de Los Ángeles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *