Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
¿Qué onda con las campañas electorales?
01/27/2020
Menú de Cuaresma
01/27/2020

Temas

Cuaresma vocacional

27 de enero de 2020

Estimados todos:

La Cuaresma, con su densidad litúrgica, nos invita en este año vocacional a proyectar una luz de esperanza acerca del presente y del futuro de la evangelización. La invitación a “poner luz” donde gobierna la oscuridad así lo quiere expresar. Cada vocación es una apuesta de confianza para el futuro.

1. EL DINAMISMO DE LA CUARESMA VOCACIONAL

Con cierto descaro vamos a procurar que la palabra “VOCACIÓN” se haga no sólo presente sino visible en nuestros centros pastorales. Hagámosla motivo central que dé unidad en este año al itinerario cuaresmal. El lema puede pensarse así: “SI NECESITAS VERLO MÁS CLARO…PON TU LUZ” y cabalga sobre dos referencias vocacionales que trataremos de tener presentes:

• Por un lado, un fondo de negrura y oscuridad que impide ver. Expresa algo de lo que destila este tiempo nuestro de escasez vocacional, de confusa fidelidad, de futuro incierto, de ausencia de cultura vocacional, de miedos y prevenciones, de prejuicios y rechazos, de sordera y superficialidad, de fragilidad y de incoherencia, de tantas otras cosa…¡ Todos, absolutamente todos, necesitamos verlo más claro!

• Por otro y frente a esta oscuridad, la luz puja por salir. Hace falta encenderla. La Luz es Jesús, el Viviente. La Cuaresma Vocacional se ofrece así como un tiempo de gracia donde encender la luz del sentido y de la fe que haga arder e iluminar. Es camino de iluminación que acoge la luz desde la Pascua del Señor Resucitado para ponerla sobre el candelero para que resplandezca y brille para muchos.

En torno a este gozne luminoso habrá de girar la Cuaresma Vocacional. Esta dimensión, como se puede observar, afecta no solamente a los posibles candidatos para una especial consagración; sino que, por el contrario, debe incidir sobre el fondo de toda la vida cristiana, que, como todos los años en Cuaresma, se apresta a beber de sus más puras fuentes bautismales.
Por ello, popularicemos el tema vocacional ubicándolo en su contexto natural: la vida cristiana. De camino iremos favoreciendo una cultura vocacional para todos.

2. LAS CELEBRACIONES DOMINICALES DE LA CUARESMA VOCACIONAL.

Como se hizo anteriormente para el Adviento Vocacional, los materiales que ahora ofrecemos sirven fundamentalmente para animar la liturgia de nuestros centros pastorales. Para cada una de las semanas se ofrecen recursos sencillos para la eucaristía dominical y una celebración añadida para que pueda ser utilizada durante la semana. Obviamente, los textos bíblicos y eucológicos de la Liturgia dominical de la cuaresma se respetan. Los materiales complementarios ayudan a sacar partido a la dimensión vocacional. No es necesario, con estos últimos, ajustarse a la semana indicada, dado que no se centran expresamente en la liturgia dominical. Por tanto son intercambiables.
Se ofrece una indicación también acerca de los destinatarios más apropiados de esas celebraciones. Pueden, como es obvio ser adaptados a otros públicos, incluido los niños. Nos hemos centrado sobre todo en los preadolescentes, jóvenes, y comunidades.

3. EL SÍMBOLO LITÚRGICO VOCACIONAL

Para simbolizar plásticamente la dimensión vocacional hemos pensado en un signo que pueda hacerse presente y visible en un lugar adecuado del centro pastoral o del espacio celebrativo. Desde el miércoles de ceniza y en cada uno de los Domingos cuaresmales se irán resaltando con indicaciones añadidas o con alguna expresión plástica concreta.
El signo será un CAMINO (pintado en un lugar visible, o realizado con piedras y tierra en algún lugar apropiado…). En uno de sus extremos, puede estar colocado desde el miércoles de ceniza un recipiente con CENIZA y en el otro extremo un CIRIO PASCUAL con la FUENTE BAUTISMAL. Se expresa así la idea de itinerario, de camino a recorrer. En el centro del camino se puede escribir con letras bien visibles la palabra VOCACIÓN. Cada etapa del camino es un domingo. En ese trecho de irán colocando los signos que se indican.

Miércoles de Ceniza (REALISMO)

Se presenta el Camino cuaresmal. Un paso de la insensibilidad a la conciencia vocacional. Partimos de nuestra realidad. Somos lo que somos. La CENIZA retrata nuestra dimensión real de precariedad y pobreza, a veces ignorada. Hoy significamos con toda la Iglesia que somos ceniza, necesitada de Luz y de Vida.

1º Domingo de Cuaresma (TENTACIÓN)

La vocación no es nunca una posesión pacífica sino una lucha. Los enemigos están fuera y también dentro. El primer domingo de la cuaresma nos enseña a luchar y vencer la tentación que acecha la vocación. Se puede representar este sentido con TRES PIEDRAS DE TROPIEZO EN EL CAMINO que corresponden a las tres tentaciones que narra el Evangelio.

2ª Domingo de Cuaresma (CONTEMPLACIÓN)3º Domingo de Cuaresma (DIÁLOGO)

La samaritana descubrió su misión evangelizadora en proceso de diálogo, difícil pero sincero, con Jesús. El discernimiento fue el resultado. Se acercó desafiante y salió entusiasmada. Se podría indicar este sentido colocando sobre el camino un CÁNTARO VACÍO, junto a un POZO o una FUENTE que mana continuamente

4º Domingo de Cuaresma (VISIÓN)

Darse cuenta, comprender, convencerse,… Vemos que expresan la visión. El que verdaderamente “ve” ha alcanzado la fe. Responder a la llamada es culmen de un proceso de recuperación de la visión, de corrección de las distorsiones perceptivas,… Se puede expresar mediante una gran LUPA, rodeada de gafas oscuras tiradas por el camino, como desechadas…

5º Domingo de Cuaresma (VIDA)

Salir del sepulcro. Volver a vivir de la Vida que nace de la Palabra, de Jesús que vacía los lugares de muerte. El anhelo de la vocación ayuda a salir de los sepulcros donde anidamos. ¡Queremos nacer desde ahí! Y lo expresamos soltando, en un momento de la celebración, una PALOMA BLANCA, que se lleva encerrada en una caja negra o en una jaula.

4. OTRAS INICIATIVAS VOCACIONALES

• LA CONVIVENCIA VOCACIONAL. Durante los días de cuaresma se escoja un tiempo de 3 días para un retiro vocacional. Como en otras ocasiones, esta convivencia está destinada a cualquier joven, chico o chica, que esté inquieto/a por el tema de su vocación o, que sin tener nada claro aún, quiera plantearse su futuro delante del Señor. A todos nos toca invitar a chavales que tengan inquietudes. No deberán faltar quienes participan en los grupos vocacionales.

• El FORO PRO-VOCACIÓN, ya suficientemente anunciado, que pretende ser un momento de encuentro para discernir y decidir acerca del camino de Pastoral Vocacional que venimos haciendo entre todos.

Les pedimos que estas iniciativas nos ayuden a renovar nuestra propia vocación y afianzarla en nuestro camino hacia la Pascua del Señor.

Primer Domingo Segundo
Domingo Tercer
Domingo Cuarto
Domingo Quinto
Domingo

Lema
Semanal
VOCACIÓN
TENTADA
VOCACIÓN
SEDUCIDA
VOCACIÓN
ACOMPAÑADA
VOCACIÓN
ILUMINADA
VOCACIÓN
A LA VIDA

Sentido
Vocacional
TENTACIÓN
CONTEMPLACIÓN
DIÁLOGO
VISIÓN
VIDA

Frase litúrgica “No sólo de pan vive el hombre” “Este es mi hijo escúchenlo” “El que beba del agua que yo le daré nunca más tendrá sed”. “Fue, se lavó y volvió viendo”. “Yo soy la resurrección y la vida”

Acción
Pastoral
1. Eucaristía
2. Meditación
1. Eucaristía
2. Encuentro de Oración
1. Eucaristía
2. Celebración
Reconciliación 1. Eucaristía
2. Jornada de ayuno y oración 1. Eucaristía
2. Vía crucis seguimiento

Destinatarios
La meditación destinada a comunidades
y grupos
juveniles
Todo el centro pastoral
Todo el centro pastoral
Todo el centro pastoral
Todo el centro pastoral

Primer Domingo de Cuaresma

VOCACIÓN TENTADA

1. AMBIENTACIÓN
El miércoles de ceniza pasado nos anunció el inicio de la Cuaresma. Tenemos por delante cinco semanas: Cinco etapas. Nos iremos preparando con intensidad para la celebración de la Pascua del Señor, del cenit de su vocación al dar su vida por nosotros y resucitar y seguir en medio de nosotros.
Cuaresma es tiempo propicio para renovar la vitalidad de nuestra vocación cristiana, de reactivar la llamada del primer amor. Es tiempo de desempolvar las cosas esenciales de la vida cristiana. Y así cada domingo presenta una lección de vida. La primera lección que se nos propone en este primer domingo es la de no ser ingenuo. Nuestra vocación cristiana continuamente es tentada. Nos iremos con Jesús al desierto y aprenderemos cómo se afronta y se vence la tentación de erigir como Señor de nuestra vida a otro distintos del Padre.

2. ACTO PENITENCIAL
En el día de hoy hay que darle una particular relevancia a la celebración penitencial, centrada en las tentaciones. Puede ayudar la siguiente dinámica:

(Sale un chico con un espejo grande que coloca delante de la asamblea)

* El celebrante o un monitor explica que un “espejo” es un símbolo que expresa nuestra propia vida. Nos miramos en él y nos reconocemos. Nos devuelve la imagen de Dios que cada uno de nosotros es. Si el espejo está limpio, la persona se ve a sí misma con nitidez. Pero si el espejo se mancha o se rompe, la imagen se deforma o desaparece. El espejo entonces es incapaz de reflejar la imagen real de uno mismo. Nos vamos a preguntar en este comienzo penitencial de la eucaristía:

¿Cómo me veo yo delante de Dios? ¿Qué imagen refleja el espejo de mi conciencia?

(A continuación otro/a chico/a va a ir sucesivamente manipulando el espejo. Y cada gesto que realice en el espejo irá explicada y seguida de una petición de perdón)

* MONITOR: La vocación cristiana se frustra por la sordera, por no estar en disposición de estar a la escucha de la Palabra de Dios, por la incomunicación. (Un chico mancha con pintura negra el espejo) Una mancha de negro penetrante nos hace caer en la cuenta del estremecedor silencio de Dios que sufren los que se cierran y no son como María oyentes de la Palabra y su alma sólo es alimentada de miseria.

S. POR NUESTRAS SORDERAS VOLUNTARIAS, POR NO ABRIRNOS Y ACOGER LA PALABRA DE DIOS. SEÑOR, TEN PIEDAD.

* MONITOR: La vocación cristiana se apaga y se debilita cuando buscamos manifestaciones espectaculares de Dios y no lo percibimos en los sencillos sucesos de cada día, particularmente en las necesidades de los demás. Lo buscamos en el humo de lo banal que suele desvanecerse y quedarse sin consistencia y nos olvidamos de lo real. (Alguien se acerca y coloca sobre el espejo una nube oscura,.. que tapa totalmente el espejo)

S. PORQUE BUSCAMOS TU PRESENCIA EN LO ESPECTACULAR Y NO SABEMOS VERTE EN LO SENCILLO Y EN LO REAL .CRISTO, TEN PIEDAD

* MONITOR: También la vocación cristiana es tentada por el materialismo de la vida, cuando una sed devoradora quiere atrapar todo y llenarla de cosas. (Algunos chicos se acercan y comienzan a llenar el espejo de recortes de diversos bienes materiales: coches, vestidos de lujo, manjares suculentos sobre mesas, dinero, ases del fútbol,…etc), hasta que queda totalmente repleto. Es imposible que el espejo refleje a la persona, sino a las cosas.

S. POR NUESTRO EGOÍSMO INSACIABLE DE BIENES MATERIALES QUE NOS SECA EL CORAZÓN Y NOS IMPIDE ACOGER A DIOS. SEÑOR TEN PIEDAD.

3. LITURGIA DE LA PALABRA

1ª LECTURA: Génesis 2,7-9; 3,1-7

SALMO 50

2ª LECTURA: Romanos 5,12-19

EVANGELIO: Mateo 4,4-11 (Puede hacerse escenificado o dialogado. Ver en anexo 1)

HOMILÍA: Pueden servir estas ideas, que tocan el tema vocacional.

• Las tentaciones que Jesús sufre son mesiánicas. Afectan a su vocación (la escucha de la palabra) y a su misión (la forma de dar cumplimiento a esa palabra)
• Toda vocación cristiana pasa por momentos de crisis y de tentaciones. Cada tentación no es una patología espiritual, sino un peldaño de ascenso en la vida cristiana.
• La primera tentación mueve a despreciar la Palabra y a conformarse con el Pan. Dios no nos tiene nada que decir. Lo importante es satisfacer nuestras necesidades, gustos, apetencias… Estos son los que mueven las grandes y pequeñas decisiones.
• La segunda tentación aspira al espectáculo, a una vida cristiana de ensueño, a la evitación de todo sufrimiento y obstáculo, al éxito fácil, a seguir al Maestro sin cargar la cruz… No existe ninguna vocación sin cruz.
• La tercera tentación presenta la seducción de las riquezas, del prestigio, de la fama, del poder, del esplendor, de la popularidad, del lujo… como los objetivos primeros de la vida. * Todo eso es humo que se lleva el viento. Sólo Dios basta. Desde Él hemos de vivir la vida.
• Observemos que Jesús no razona con tentador. Lo rechaza. Sabe que es muy astuto y como padre de la mentira sabe engañar. Ante el tentador sólo cabe el rechazo inmediato y la obediencia a la Palabra (“Porque está escrito..”)

ORACIÓN UNIVERSAL:
CELEBRANTE: Padre nuestro, hoy te dirigimos nuestra oración porque reconocemos nuestra debilidad en las luchas y dificultades por las que nuestra vocación cristiana pasa. Somos tentados por un enemigo superior a nosotros. Por eso, te suplicamos que acudas en nuestra ayuda para que
podamos vencer con la fuerza de Jesucristo. Repetimos:

NO NOS DEJES CAER EN LA TENTACIÓN.

• Señor, reconocemos que en ocasiones somos muy materialistas y despreciamos tu Palabra. Nos dedicamos a satisfacer nuestras necesidades, gustos y apetencias prescindiendo de Ti. Danos tu gracia para nutrirnos del evangelio. Oremos

NO NOS DEJES CAER EN LA TENTACIÓN.
• Señor, reconocemos que buscamos una vida cristiana fácil y cómoda, nos hacemos sordos a tus llamadas a seguir a Jesús, a entregarnos a los hermanos y a cargar la cruz con el Maestro. Cambia nuestro corazón para que sea más generoso y abnegado. Oremos
NO NOS DEJES CAER EN LA TENTACIÓN.

• Señor nos dejamos seducir por las riquezas, la fama, el poder, el esplendor, la popularidad, el lujo. Y todo eso es humo que se lleva el viento. Pon en nuestro corazón el deseo ardiente de aspirar a aquella única cosa necesaria que nunca pasa. Oremos
NO NOS DEJES CAER EN LA TENTACIÓN.

• Señor, sufrimos los mismos pasos de tentación que vivió el pueblo de Israel y no hemos sabido vivir la fidelidad de tu Hijo ante el acoso del mal. Danos tu gracia para volver a tus brazos. Oremos
NO NOS DEJES CAER EN LA TENTACIÓN.

CELEBRANTE: Padre nuestro, ante nosotros están el bien y el mal de cada día. Danos la fuerza de tu espíritu para vivir con fidelidad los pasos de conversión que nos ofreces en este camino de la cuaresma. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén

4. PRESENTACIÓN DE DONES
• Se presentan junto con el pan y con el vino, que llevarán entre dos personas hasta el altar unos signos sencillos que expresan la ofrenda del pueblo de Dios: (Un monitor explica de forma adecuada el sentido vocacional de los dones que se presentan)
• Un libro de oraciones que significa que en la Cuaresma intensificaremos la oración, como una forma de vencer las tentaciones de nuestra vocación cristiana.
• Un plato vacío que significa que durante la Cuaresma trataremos de ayunar de aquello que nos dispersa a fin de liberar fuerzas para lo esencial que es responder a la llamada que el Señor nos hace para seguirle.

5. PADRENUESTRO
(Puede servir este cuento para motivar a un rezo atento y activo de la oración dominical)
San Benito viajaba montado a caballo. Llegó junto a un campesino que, fatigado y a duras penas, avanzaba a pie. El monje desmontó para entablar conversación. -Eres afortunado al tener un caballo -le dijo el campesino, con envidia-. Si yo hubiera dedicado mi vida a la oración, estoy seguro de que ahora no tendría que viajar a pie.
-¿Crees tú que podrías ser un hombre de oración?
-¿Por qué me lo preguntas? ?¿No es eso bien sencillo?
-Vamos a hacer una apuesta. Si eres capaz de decir un padrenuestro sin ninguna interrupción, te daré mi caballo.
-Me lo has puesto fácil- dijo el campesino-. Allá voy.
Se detuvo, cruzó sus manos, cerró sus ojos y comenzó a recitar la oración: -Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre, venga…
Se detuvo, alzó los párpados y le preguntó al santo: -¿Me darás el caballo con su silla y arreos?
¡Se dio cuenta, ya tarde, de que había perdido la apuesta!

6. ORACIÓN MEDITATIVA PARA DESPUÉS DE LA COMUNIÓN
(con un fundo musical suave y se va dejando un intervalo de silencio en los puntos suspensivos…)

Señor, quiero adorarte solo a ti,…
Quiero que tú seas mi Señor…, mi único Señor…

Señor, quiero adorarte sólo a ti…,
con toda mi mente y mi corazón,
con toda mi alma y con todo mi ser…

Señor, quiero amarte, servirte y adorarte…
En mi salud y en mi enfermedad,
En la soledad y en la convivencia,
En mis dudas y en mis decisiones
En mi oración y en mis trabajos,
En mis éxitos y en mis fracasos,
En mí, en los demás y en toda la creación….

Señor, quiero que tú seas la única pasión de mi vida…
Señor, quiero adorarte sólo a ti…
Señor, quiero adorarte sólo a ti…

ANEXO 1
ESCENIFICACIÓN DEL EVANGELIO (MT 4,1-11)

Especialmente para celebraciones con niños o jóvenes

* Personajes: Mateo. Cinco chicos o chicas. Jesús. Tres diablos.
* Materiales necesarios: Música suave y estridente. Tres caretas de diablo. Escalera de tijera o similar. Piedra. Pergamino

(Música suave. Los cuatro chicos y chicas están entados entre el público, es preferible siempre que ocupen distintos lugares para que su intervención implique al resto de los asistentes. En un extremo, estará colocada la escalera y en otra zona, la piedra. Entra Mateo y se dirige con expresividad a todos)

MATEO: ¡Hola, amigas y amigos! ¿saben que ya ha empezado la Cuaresma?
CHICO 1: ¡Hola Mateo! ¡Claro que lo sabemos, el miércoles nos pusieron la ceniza!
CHICO 2: También sabemos que la Cuaresma es tiempo de reflexionar sobre nuestra vocación cristiana, de disponer nuestro corazón en la oración y en el ayuno para escuchar la palabra de Dios que es luz, que nos da la vida y nos hace vivir como Jesús.
CHICO 3: Y sabemos que la cuaresma significa cuarenta días, los cuarenta días que Jesús pasó en el desierto preparándose para la tarea que el padre Dios le había mandado.
CHICO 4: Aunque Jesús no estuvo todo el tiempo solo en el desierto, aprovechándose de que empezaba a tener hambre, le llegó una visita
CHICO 5: Una visita que a nosotros también nos llega de vez en cuando, en especial cuando sentimos que nuestra vida flaquea y “bajamos las defensas”.
MATEO: Es estupendo que estéis tan bien informados, pero yo he venido a contaros lo que pasó exactamente y no puedo irme sin hacerlo. Así que escuchad

(Se coloca en el extremo del presbiterio contrario a donde estará colocada la escalera. Desenrolla el pergamino lee fuerte y claro)

En aquel tiempo, Jesús, lleno del Espíritu Santo, volvió del Jordán.

(Música suave. Jesús avanza lentamente por el pasillo central de la Iglesia, llega al presbiterio y se arrodilla en oración, de cara al público y con las manos juntas. Prosigue Mateo. Música de fondo)

Y durante cuarenta días, el espíritu lo fue llevando por el desierto, mientras era tentado
por el diablo.

(Música impactante. Aparecen los tres diablos, rodean a Jesús con movimientos felinos, acercándose y separándose de él. Finaliza la música impactante y se escucha de nuevo la música suave)

Todo aquel tiempo estuvo sin comer, y al final sintió hambre.

(Jesús se pone en pie. Los diablos dan pasos hacia atrás. Jesús mira a un lado y a otro, toca su estómago en un gesto de hambre. Se le aproxima el DIABLO I)

DIABLO I (Zalamero): ¡Hola Jesús! Ya sé que tienes hambre, no eres el único, en el mundo mucho tienen hambre como tú y puedes ayudarles, ¡claro, si eres Hijo de Dios! Anda, es muy sencillo (Desafiante). Si eres Hijo de Dios, dile a esta piedra (señala) que se convierta en pan.

JESÚS (sereno): Está escrito: “No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”
DIABLO I (insiste en su exigencia): Pero la gente tiene que comer, tú necesitas comer, llenar la barriga es lo más importante.
JESÚS (fuerte y firme): “No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”
DIABLO I (enfadado): ¡Me has vencido esta es, pero ya buscaré otra ocasión para convencerte!

(Se une a sus compañeros. Avanza hacia Jesús el Diablo 2, lo toma del brazo y juntos caminan hasta la escalera, invitándole a subir)

MATEO: Entonces lo llevó el diablo a la ciudad santa, lo pone en el alero del templo y le dice:
DIABLO 2: Si eres Hijo de Dios, tírate abajo, porque está escrito: Encargará a los ángeles que cuiden de ti, y te sostendrán en sus manos para que tu pie no tropiece con las piedras”
JESÚS (baja de la escalera y se enfrenta al Diablo 2 categórico): También está escrito. “No tentarás al Señor tu Dios”
DIABLO 2 (teatralizando el momento con gestos exagerados): Pero será un espectáculo brillante: tú, sostenido por los ángeles. La gente quedará asombrada… ¿Qué digo?… maravillada, alucinada… ¡Será algo increíble, inenarrable!
JESÚS (perdiendo la paciencia): ¡Aléjate de mí, Satanás!
DIABLO 2: Me has vencido otra vez, pero… ¡prepárate para la próxima, porque voy a seguir insistiendo!

(Va con sus compañeros. Es el turno del Diablo 3, que toma a Jesús por el brazo y juntos caminan hasta el extremo del presbiterio. Allí el diablo señala con un gesto amplio, todo el recinto).

MATEO: Después el diablo lo lleva a una montaña altísima y, mostrándole los reinos del mundo y su gloria, le dijo:
DIABLO 3: Todo esto te daré si te postras y me adoras
JESÚS (separándose del diablo con energía): Vete Satanás, porque está escrito: “Al Señor, tu Dios adorarás y a Él sólo darás culto”
DIABLO 3: Piénsalo, Jesús, piénsalo bien: serás rico, serás poderosos, todos se inclinarán a tu paso. Sólo tienes que adorarme
JESÚS (con renovada energía): ¡Apártate Satanás! “Al Señor, tu Dios adorarás y a Él sólo darás culto”.
DIABLO 3 (encolerizado): Sí, me voy. Me voy esta vez. Pero volveré. ¡Te lo prometo!

(Música impactante. Los diablos desaparecen corriendo)

MATEO: El diablo se marchó y se acercaron los ángeles y le servían.

Segundo Domingo de Cuaresma

VOCACIÓN SEDUCIDA

1. AMBIENTACIÓN
Seguimos en el viaje de la Cuaresma que inauguramos el Miércoles de Ceniza. Estamos viviendo una Cuaresma centrada en torno al misterio de nuestra vocación. La vida cristiana no es un camino de rosas. Hay tentaciones y pruebas. Lo veíamos el domingo pasado. Pero también hay momentos de claridad deslumbrante. Hoy el Señor nos invita a dejarnos deslumbrar por su destello transfigurado.
Es la segunda gran lección cuaresmal: Ser seducidos por la belleza del Señor. Sólo desde esa experiencia es posible asumir con ilusión su llamada, la misma que escuchó Abraham y a la que respondió sin vacilar: “Sal de tu tierra a la tierra que te mostraré”. Y con el apóstol san Pablo tomaremos parte de los duros trabajos del Evangelio y con otros muchos cristianos, fiados de Dios, con nuestras sombras y con nuestras luces apostaremos por servirle desde nuestro propio estado de vida.

2. ACTO PENITENCIAL

Podemos motivar la celebración del perdón de la siguiente forma:
-Hay tres velas encendidas en un lugar visible. Cada vela presenta una letra visible: (C)amino, (V)erdad y (V)ida.
-Alguien, durante cara petición de perdón irá cubriendo con la luz de cada vela con un bote invertido de manera que no se deje ver la llama. Se pide perdón con una breve monición, se hace un silencio de recogimiento y después de la aclamación del kyries se quita el objeto que tapa la luz y se hace lo mismo con la siguiente vela.

SACERDOTE: Tú, Señor, eres el CAMINO. Pero nosotros a menudo vamos perdidos, por otros caminos opuestos a los tuyos, por caminos fáciles y comodones, por caminos de placer y de egoísmo, sin preguntarnos dónde nos quieres tú…(silencio) SEÑOR TEN PIEDAD.

SACERDOTE: Tú, Señor, eres la VERDAD. Pero nosotros huimos de la verdad y vivimos con mentiras, con medias verdades, con miedo a lo real, con hipocresías y dobleces, sin atrevernos a hacer caso de las llamadas que encierra tu Palabra… (silencio) CRISTO, TEN PIEDAD.

SACERDOTE: Tú, Señor, eres la VIDA. Pero nosotros elegimos lo que nos conduce a la muerte organizándonos la vida sin dejarte entrar a ti en ella; perdiendo el tiempo sin añadir Vida verdadera a nuestros años… (silencio) SEÑOR, TEN PIEDAD.

3. LITURGIA DE LA PALABRA

1ª LECTURA: Génesis 12,1-4a
SALMO 32
2ª LECTURA: 2 Timoteo 1,8b-10
EVANGELIO: Mt 17,1-9 (puede hacerse escenificado o dialogado. Ver anexo 1)

HOMILÍA:
(Pueden servir estas ideas, que tocan el tema vocacional que puede ajustarse a conjugar estos verbos. Incluso para la explicación homilética puede servir como pedagogía de claridad el ir exponiendo el contenido con 4 carteles con los verbos que se van presentando sucesivamente a medida que se habla)

• ACOMPAÑAR A JESÚS: Jesús vive las experiencias más intensas de su vida con sus amigos más íntimos. Constituyen parte del grupo seleccionado por el mismo Jesús como compañeros y discípulos. No hay entrometidos entre ellos. Han sido llamados. Jesús no es un solitario. Siempre busca compañía. ¿Te has parado a pensar que te quiere a ti con Él?

• SUBIR: Jesús, además, es el maestro de los desplazamientos. Invita a salir de lo vulgar y caminar hacia arriba, por encima de las preocupaciones chatas que anestesian y embotan la vida. A ti también te llama: ¡Sal de lo normal¡ !Camina hacia arriba y hacia delante¡ !Muévete! ¡No te conformes! ¡Imagina!. !Sueña¡ ¡Atrévete!.

• CONTEMPLAR: En la intimidad Jesús se muestra tal y como es, sin disfraces. Con un destello manifiesta su identidad. Es el Señor, el Hijo de Dios que tiene palabras de vida. Su secreto gira en torno a su muerte y resurrección, tema del que habla con Moisés y Elías. Nos sitúa en el centro de la revelación, el núcleo mismo de la Escritura. Lo reconoce como tal quien ha sido sorprendido por la gloria de Jesús y queda prendado y seducido por él.

• BAJAR: En el Tabor no se funda el primer monasterio de clausura. Jesús invita a regresar de nuevo al mundo de los hombres y a la vida, pero de otra manera. El discípulo vuelve con un secreto dentro. Guarda un fuego que le quema las entrañas. Vuelve al mundo, pero ya no es del mundo. En su corazón lleva grabada una cruz brillante.

ORACIÓN UNIVERSAL:
CELEBRANTE: Sabiendo que Dios Padre siempre nos escucha, y es más, siempre quiere lo mejor para todos nosotros, acudimos a Él y le decimos: ¡AYÚDANOS, SEÑOR!

• Por toda la Iglesia, para que sea una comunidad de testigos que han tenido una experiencia viva de encuentro personal y de conocimiento interno de Jesús, y muestre la vida cristiana como una vocación y no como una mera doctrina, o como una moral, o como un pasatiempo. OREMOS.
¡AYÚDANOS, SEÑOR!

• Por nuestra vida cristiana, para que aprendamos a estar siempre en camino y en búsqueda, abiertos a la novedad insospechada que siempre nos depara el Señor. OREMOS
¡AYÚDANOS, SEÑOR!

• Por las necesidades del mundo y de la Iglesia, particularmente por aquellas que son más graves y urgentes. Para que nuestra vida cristiana jamás sea una evasión de esas necesidades y para que surjan en nuestra Iglesia personas que se presten a atenderlas con generosidad. OREMOS.
¡AYÚDANOS, SEÑOR!

• Por nuestro mundo, para que nunca falten en él personas que estén dispuestas a dar testimonio con sus palabras, con sus obras y con la alegría de haber conocido a Jesucristo como Señor de su vidas y de haberle seguido. OREMOS
¡AYÚDANOS, SEÑOR!

• Por los que estamos participando en esta eucaristía, para que tengamos una experiencia tan intensa y personal de Jesucristo que nos haga vivir nuestra vocación cristiana con transparencia y entrega en medio de nuestra familia, en nuestra profesión y en las relaciones con los demás. OREMOS
¡AYÚDANOS, SEÑOR!

4. PRESENTACIÓN DE DONES

Junto con el pan y con el vino que se presenta para la eucaristía y junto con las ofrendas económicas que los asistentes entregan para la solidaridad se pueden presentar a su vez:
• Unas gafas, que indican nuestro compromiso personal de abrir los ojos del corazón para reconocer a Jesús como el Señor en los lugares donde él se suele “visibilizar”: En la Eucaristía, en su Palabra, en el hermano, en el más necesitado, en nuestra conciencia, en medio de la asamblea reunida en su nombre.
• Un audífono o unos auriculares que expresa nuestro compromiso personal de abrir los oídos a las palabras de Jesús el Señor que nos habla con claridad a través de la Sagrada Escritura y a través de los acontecimientos de nuestra historia

5. GESTO DE LA PAZ
El celebrante puede ir pasando por entre la gente con un icono de Jesús glorioso (a ser posible de la Transfiguración) y la gente va besando con unción al Señor. ¡De Él nos viene la luz y la paz!

6. ORACIÓN MEDITATIVA PARA DESPUÉS DE LA COMUNIÓN (con un fondo musical suave y se va dejando un intervalo de silencio en los puntos suspensivos…)

Nos quedamos en silencio escuchando…
Y repitiendo…
Este es mi Hijo amado… Jesús… el hijo amado de Dios…
Jesús, quiero escucharte…
Jesús, quiero dejar que tus palabras entren en mi vida….
Habla, Jesús, que te escucho… Silencio…, adoración…, alabanza…
Pero el Tabor no es nunca lo definitivo…
Hay que volver a la vida… A lo corriente…
Al camino de cada día sin escurrir la cruz…
Miremos nuestra vida diaria desde el Tabor…
Jesús me quiere ahí, en mi familia,…
En mi trabajo… en mis luchas… en mis responsabilidades…
Ahí quiero volver, pero de otra manera…
Volvamos de nuevo a la vida desde el aliento y la nueva luz de Jesús… Señor, enséñame a vivir la vida diaria desde tu amor…
Señor, qué bien se está aquí en el Tabor…
Y que consuelo estar en la vida acompañado por tu luz y por tu presencia.

ANEXO 1

ESCENIFICACIÓN DEL EVANGELIO MT 17,1-9
Especialmente para celebraciones con niños o jóvenes

* Personajes: Jesús. Pedro, Santiago y Juan. Moisés y Elías. Mateo. 5 chicos y 5 chicas del público. Voz en off.
* Materiales necesarios: Música. Luces potentes. Voz en off.

(Música suave. Los cinco chicos y chicas están sentados entre el público, como siempre en distintos lugares. En el presbiterio, en penumbra, se situarán Jesús, en el centro, arrodillado cara al público en actitud de oración; y los tres discípulos, en un extremo. En su momento Moisés y Elías se colocarán junto a Jesús y dialogarán en silencio con él. Moisés lleva las Tablas de la Ley y Elías un pergamino. Entra Mateo por el pasillo central y se dirige a todos. Cesa la música)

MATEO: ¡Hola, amigos y amigas! Hoy vengo a contaros un hecho fundamental en la vida de Jesús y en la de tres de sus discípulos.
CHICO 1: ¡Hola Mateo! ¿No me digas que lo que vienes a contarnos tiene más importancia que vencer al demonio?
MATEO: Lo que voy a contaros es nada más y nada menos que la proclamación por parte del Padre Dios de Jesús como su Hijo amado, al que todos debemos escuchar. Sus palabras, sus acciones y su vida toda son un mensaje que hemos de acoger, asimilar y practicar. Y esa es nuestra vocación.
CHICO 2: Pero la voz del Padre Dios ya se oyó cuando Jesús fue bautizado por Juan en el Jordán, ¿no es cierto?
MATEO: Tienes razón. Dios insiste otra vez en que escuchemos y obedezcamos a Jesús. Su insistencia nos está indicando que es vital escuchar a Jesús. El secreto de la vida consiste en acoger a Jesús como Maestro que enseña y dejarse guiar por él.
CHICO 3: Los discípulos se pondrían muy contentos y felices en ese episodio ¿verdad?
MATEO: !Pues no¡
TODOS: (sorprendidos): ¿Noooo?
MATEO: ¡Que va! Los discípulos se llenaron de espanto y de miedo. No entendían lo que le estaba pasando con Jesús, con ese resplandor, con esos personajes del pasado que aparecieron. Se llevaron un susto de muerte.
CHICO 4: ¿Pero qué fue lo que sucedió realmente?
MATEO: Os lo voy a contar detalladamente. Mejor dicho, lo vamos a ver. Después habrá tiempo para profundizar en el tema.
(Música de fondo. Mateo se sienta entre el público. El presbiterio permanece en penumbra. Entra Jesús, seguido de Pedro, de santiago y de Juan, que caminan manifestando cansancio. Música de fondo)
PEDRO: Maestro, ¡menuda caminata!
JESÚS: No te quejes, Pedro, este lugar es hermoso para orar.
JUAN: Dese luego, pero hay lugares hermosos un poco más abajo. ¡Llevamos horas andando!
JESÚS: ¡Vale, vale! Descansad un poco mientras yo hablo con mi Padre (señala) desde ese lugar
(Camina hacia un extremo del presbiterio, se arrodilla de cara al público y se pone a rezar con las manos juntas. Los discípulos se sientan desmañadamente en el suelo)
SANTIAGO: El Maestro ha tenido una buena idea. Creo que me echaré una siestecita. (Se recuesta)
JUAN (recostándose a su vez): Yo haré lo mismo, Santiago, no quiero ni pensar en la bajada.
PEDRO (observando a Jesús): No entiendo cómo el Maestro tiene fuerzas para rezar ahora

(Sube el volumen de la música. Un foco ilumina a Jesús que se pone en pie para recibir a Moisés y a Elías que entran en este momento. Los discípulos se despiertan y se van hacia Jesús y los tres se ponen a dialogar entre ellos. Los discípulos permanecen sentados contemplando, anonadados, la escena. Música de fondo que va subiendo de tono hasta hacerse muy fuerte. Luces que se encienden y se apagan. Los tres discípulos, caen al suelo, y se llenan de espanto. Resuena, atronadora, la voz en off)
VOZ EN OFF: Este es mi Hijo, el Amado, el Predilecto. Escuchadlo

(Jesús es iluminado con una potente luz durante un momento. Puede hacerse un efecto fulgurante con luz negra. Los apóstoles se cubren el rostro de espanto. Jesús va hacia ellos. Se corta la luz)

JESÚS (sereno): Levantaos. No temáis. Y vamos para abajo, que los demás nos están esperando.
MATEO: Y comenzaron a descender. Mientras iban de regreso, Jesús volvió a hablarles con fuerza.
JESÚS: No contéis a nadie la visión hasta que el Hijo del Hombre resucite de entre los muertos.

Tercera Domingo de Cuaresma

VOCACIÓN ACOMPAÑADA

1. AMBIENTACIÓN
La pregunta que escuchamos hoy en la lectura del Éxodo, “¿está o no está el Señor en medio de nosotros?”, no es sólo una pregunta de ayer sino que la escuchamos en todo tiempo, incluso más de alguna vez nos la hemos hecho nosotros mismos. Surge cuando vivimos con mucha tensión, cuando nos golpea en primera persona la contrariedad, la tribulación, cuando todo sale mal y volvemos nuestros ojos suplicando a quien sea, para salir del agobio y del pesar que nos asfixia.
Pero Dios siempre está cerca, para acoger, perdonar, salvar, aliviar… Los creyentes confesamos que sí, que Dios camina junto al hombre, que apuesta por las personas, que nunca falla aunque nosotros fallemos.
Y en esta fe hemos de encontrar la luz y el ánimo para vivir nuestra propia vocación cada día. Que la Eucaristía, expresión de amor y fuente de hermandad, ilumine nuestra vida y sea fuerza para vivir nuestra vocación.

2. ACTO PENITENCIAL

(Hoy la celebración penitencial puede venir significada con la aspersión de agua bendita a todos Los asistentes. El celebrante puede motivar antes de hacerlo con estas o similares palabras)

Decía el gran teólogo Karl Barth: “Todo cristiano que quiera vivir responsablemente, debería leer dos cosas: la Biblia y el periódico de cada día. Y nunca leer la una sin el otro”. Deseamos vivir coherentemente nuestra vocación cristiana. Por eso queremos iluminar la vida desde la Palabra.
Pero muchas veces pecamos de espiritualistas, incapaces de permitir que la Palabra incida en la vida.
Que el agua que derramamos sobre nosotros sea agua purificadora que limpie nuestro espiritualismo desencarnado y nuestro miopía para reconocer a Dios en nuestra historia.

3. LITURGIA DE LA PALABRA

1ª LECTURA: Éxodo 17,3-7
SALMO 94
2ª LECTURA: Romanos 5,1-2. 5-8
EVANGELIO: Juan 4, 5-42 (Puede ser escenificado o dialogado. Ver anexo)

HOMILÍA:
(Pueden servir estas ideas, que tocan el tema vocacional)

• Es una suerte encontrar en la vida a personas que nos han ayudado a comprender todo lo que hemos hecho en la vida; nos han explicado, desde su experiencia y saber, nuestros funcionamientos psicológicos y comportamentales. Esas personas se han convertido en algo así como en lámpara que ha iluminado muchas zonas oscuras de nuestra existencia.
• Son personas que ayudan a soñar, a adelantar el futuro. Son centinelas del porvenir. Ellos son una ayuda inestimable para el descubrimiento y la orientación de la nuestra vocación, del sentido que daremos a la vida, de las opciones fundamentales. Nos enseñan a ser fieles a nosotros mismos.
• Región de Samaría. Un día de calor. Una mujer va a sacar agua. En el brocal del pozo está sentado un judío. Tiene cara de paz. No le importa nada. Sólo le importa lo esencial. Es un hombre extraño: Ama; no atrapa. Es un hombre sorprendente: no pide lo que piden todos los hombres; este hombre lleva a la persona a su verdad, a su intimidad, a su propia responsabilidad. Este hombre es la Verdad, dice la Verdad y pone en camino hacia la Verdad. No se ha visto un caso semejante.
• Y ello afecta al sentido de nuestra vida, a nuestra vocación, a esa llamada que desde lo más profundo nos está afectando. Porque todos somos sedientos de vida. Pero no hacemos nada más que beber en aguas que no quitan la sed:
– Sentimos necesidad de amor, pero bebemos egoísmo para aplacar la sed.
– Sentimos necesidad de felicidad y bebemos entretenimientos pasajeros.
– Sentimos necesidad de hondura y nos alimentamos de superficialidad que vacía el corazón
• Quien se acerca a este Hombre experimenta que lo esencial es lo único que quita la sed. Más aún, sentimos como la Samaritana que lo fundamental es creer en Él y seguir sus pasos.

PETICIONES:

CELEBRANTE: Señor, tú sacias la sed de todos los que están secos y vacíos de sentido de vida,
escucha esta oración que te presentamos por nosotros y por todos los hombres. Respondemos todos: PADRE, ESCÚCHANOS

• Oremos por todos los que formamos la Iglesia: para que nuestra vida se oriente a las necesidades de los nuevos tiempos y sepamos responder a las ansias de los hombres y mujeres de hoy. OREMOS.
PADRE, ESCÚCHANOS
• Pedimos por todos los que sufren la sed de agua y el hambre de pan: para que por el amor y la solidaridad de todos puedan recobrar la esperanza y vivir con dignidad y sin angustia. OREMOS.
PADRE, ESCÚCHANOS
• Oramos por todos los jóvenes, particularmente por los que se están planteando su vocación y su futuro, para que descubran en Jesucristo la luz que necesitan y le confiesen como el Señor de su vida. OREMOS.
PADRE, ESCÚCHANOS
• Pedimos por los que participamos en este Eucaristía en el Día del Señor: para que en cada celebración tratemos de superar la rutina, la vivamos desde dentro y la llevemos luego con coherencia a la vida. OREMOS.
PADRE, ESCÚCHANOS

4. PRESENTACIÓN DE DONES

Nuevamente aportamos procesionalmente el pan y el vino para la eucaristía y las colecta para la solidaridad. Se pueden presentar a su vez:
• Un cántaro vacío puede significar nuestra sed infinita, nuestra nostalgia intrínseca de buscar lo más profundo, nuestra ardiente hambre de sentido. Creemos que sólo el Señor puede llenarlo.
• Un recipiente con agua limpia, que expresa aquello positivo, aquello de Dios, que todos llevamos dentro y que es para repartir. El agua estancada se corrompe. Los dones recibidos han de ser entregados. Nuestras cualidades y dones son para el servicio, para repartir.

5. GESTO DE LA PAZ
Por el templo se pueden repartir varias personas con recipientes de agua que la vayan ofreciendo para que las personas se signen, como señal de que desean acoger al Espíritu de la Verdad y de la Vida a fin de que haga brotar en ellos su manantial.

6. ORACIÓN MEDITATIVA PARA DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

(con un fondo musical suave y se va dejando un intervalo de silencio en los puntos suspensivos…)

Jesús…
¡si yo conociera el don de Dios…!
¡si yo tuviese una experiencia de Dios!
¡si yo conociese el regalo infinito de Dios…!
¡si yo siguiese los senderos de Dios…!
¡qué distinta sería mi vida…!

Jesús, dame a conocer el don de Dios…
Dame a conocer el regalo de Dios…
Dame a gustar y sentir en mi corazón,
El regalo infinito de Dios…

Jesús, ¡si yo conociera el don de Dios…!

Jesús, quiero conocerte a ti…
Quiero saber mucho de ti…
Quiero experimentar tu presencia…
Quiero escuchar tu palabra, acoger tu mirada,…
Quiero conocer tus sentimientos,…
Quiero descubrir tus pensamientos…

Jesús, quiero conocerte,… amarte,… y servirte,…
Señor, dame de beber de esa agua…
Porque tú sólo puedes saciar mi sed…

Quédate en silencio, al lado de Jesús…
Repítele lentamente:
Señor, dame de beber…
Señor, dame de esa agua…
Para que no vuelva a tener sed jamás…
Señor, dame de beber…

ANEXO 1

ESCENIFICACIÓN DEL EVANGELIO Jn 4,5-42

(Especialmente para celebraciones con jóvenes)

* Personajes: Lector. Jesús. La Samaritana. Dos discípulos y un samaritano.
* Materiales necesarios: Música. Vasija grande o tinaja. Pozo. Canto sobre el agua o el bautismo.
Una antífona en gregoriano para ser oída en su momento.

(Se proclama la Palabra alrededor de una mesa baja redonda, puesta en un lado del presbiterio, con un mantel apropiado, una jarra y vasos. Al lado de la mesa se pone una vasija grande o tinaja para el agua. Se puede imitar un pozo artesanal esbozado. En un momento dado del relato -cuando la Samaritana dice: “Dame de ese agua”-, se vierte el agua en la tina o tinaja. A ser posible, que se oiga y se vea bien. Puede haber un fondo musical. Cabe comenzar la celebración o terminarla con un canto relativo al agua o a la sed)

LECTOR: En aquel tiempo, llegó Jesús a un pueblo de Samaría llamado Sicar, cerca del campo que dio Jacob a su hijo José: allí estaba el manantial de Jacob (entra Jesús). Jesús cansado del camino, estaba sentado junto al manantial (se sienta). Era alrededor del mediodía. Llega una mujer de Samaría a sacar agua (entra la mujer con un cántaro) y Jesús le dice:
JESÚS: Dame de beber
LECTOR: Sus discípulos se habían ido al pueblo a comprar comida. La samaritana le dice:
SAMARITANA: ¿Cómo tú, siendo judío, me pides de beber a mí, que soy samaritana?
LECTOR: Porque los judíos no se tratan con los samaritanos. Jesús le contestó:
JESÚS. Si conocieras el don de Dios y quién es el que te pide de beber, le pedirías tú, y él te daría
agua viva.
SAMARITANA: Señor, si no tienes cubo, y el pozo es hondo, ¿de dónde sacas el agua viva?; ¿eres tú más que nuestro padre Jacob, que nos dio este pozo, y de él bebieron él, sus hijos y sus ganados?
JESÚS: El que bebe de este agua vuelve a tener sed; pero el que beba del agua que yo le daré nunca más tendrá sed; el agua que yo le daré se convertirá dentro de él en un surtidor de agua que
salta hasta la vida eterna.

(Se canta un canto apropiado sobre el agua o el bautismo)

SAMARITANA: Señor, dame de ese agua; así no tendré más sed ni tendré que venir aquí a sacarla.

(Se vierte agua en una tinaja de manera que se oiga bien)

JESÚS: “Anda, llama a tu marido y vuelve”.
SAMARITANA: No tengo marido.
JESÚS: Tienes razón, que no tienes marido: has tenido ya cinco y el de ahora no es tu marido. En eso has dicho la verdad.
SAMARITANA: Señor, veo que tú eres un profeta. Nuestros padres dieron culto en este monte y ustedes dicen que el sitio donde se debe dar culto está en Jerusalén.
JESÚS: Créeme, mujer: se acerca la hora en que ni en ese monte ni en Jerusalén daréis culto al Padre. Vosotros dais culto a uno que no conocéis; nosotros adoramos a uno que conocemos, porque la salvación viene de los judíos. Pero se acerca la hora, ya está aquí, en que los que quieran dar culto verdadero adorarán al Padre en espíritu y en verdad, porque el Padre desea que le den culto así. Dios es espíritu, y los que le dan culto deben hacerlo en espíritu y en verdad.
(Se oye una antífona en gregoriano)

SAMARITANA: Sé que va a venir el Mesías, el Cristo; cuando venga, nos lo dirá todo.
JESÚS: Soy yo, el que habla contigo.
LECTOR: En esto llegaron sus discípulos y se extrañaban de que estuviera hablando con una mujer, aunque ninguno le dijo: “¿Qué le preguntas o de qué le hablas?”. La mujer, entonces, dejó su cántaro, se fue al pueblo (pasa al otro lado del presbiterio) y dijo a la gente (hay un grupo de dos o tres).
SAMARITANA: Venid a ver a un hombre que me ha dicho todo lo que he hecho. ¿Será éste el
Mesías?
LECTOR: Salieron del pueblo y se pusieron en camino adonde está él. Mientras tanto, sus discípulos le insistían:
DISCÍPULO 1: Maestro, come.
JESÚS: Yo tengo por comida un alimento que no conocéis.
LECTOR: Los discípulos comentaban entre sí.
DISCÍPULO 2: ¿Le habrá traído alguien de comer?
JESÚS: Mi alimento es hacer la voluntad del que me envió y llevar a cabo su obra. ¿No dicen ustedes que faltan todavía cuatro meses para la cosecha? Yo les digo esto: levanten los ojos y contemplen los campos que ya están dorados para la siega; el segador ya está recibiendo salario y almacenando fruto para la vida eterna; y así se alegran lo mismo el sembrador y el segador. Con todo, tiene razón el proverbio: “Uno siembra y otro siega”. Yo les envié a segar lo que no han sudado. Otros sudaron y ustedes recogieron el fruto de sus sudores.
LECTOR. En aquel pueblo, muchos samaritanos creyeron en él por el testimonio que había dado la mujer. “Me ha dicho todo lo que he hecho”. Así, cuando llegaron a verlo los samaritanos, le rogaban que se quedara con ellos. Y se quedó dos días. Todavía creyeron muchos más por su predicación y decían a la mujer:
SAMARITANO: Ya no creemos por lo que tu nos dices; nosotros mismos lo hemos oídos y sabemos que él es de verdad el salvador del mundo.

Cuarto Domingo de Cuaresma

VOCACIÓN ILUMINADA

1. AMBIENTACIÓN
Seguimos adelante con este tiempo de Cuaresma, cercanos ya a los días de la Semana Santa y nos reunimos en el marco de la Eucaristía donde recibimos una nueva lección de Jesús: Que él es la Luz que viene a iluminar nuestra vida sacándonos de las tinieblas de la ignorancia y del sin sentido.
Hoy nos dejamos iluminar, en efecto, por el evangelio que nos hace entender que somos como el ciego de nacimiento. Necesitamos que él nos quite las escamas que ciegan nuestro entendimiento y nos haga entender el sentido de una vida verdadera, que le reconozcamos como el Señor y que nos convirtamos en discípulos suyos dispuestos a dar testimonio de él incluso hasta en los lugares más hostiles. Adquirir la vista significa alcanzar la fe, encontrar la propia vocación, optar por vivir según el evangelio.

2. ACTO PENITENCIAL

* Nuestra mirada se detiene en lo superficial; lo vemos de tejas abajo todo. Señor Jesús, tú que nos das el espíritu para abrir nuestros ojos a la verdad, a lo invisible, ten piedad de nosotros que estamos abrumados con nuestra ceguera (Silencio meditativo)
CANTO: SEÑOR TEN PIEDAD

* El mundo espera de los cristianos tantas cosas nuevas y no ve en nosotros hombres y mujeres diferentes. No somos hijos e hijas de la luz. Oh Cristo, tú que eres la luz del mundo, te pedimos que te apiades de nosotros. (Silencio meditativo)
CANTO: CRISTO TEN PIEDAD

* Decimos que creemos, conocemos el don de Dios, y sin embargo… somos inconsecuentes, hipócritas, vergonzosos y perezosos. Tenemos necesidad de que fortalezcas nuestra fe, Señor Dios; tenemos necesidad de tu perdón. (Silencio meditativo)
CANTO: SEÑOR TEN PIEDAD

3. LITURGIA DE LA PALABRA

1ª LECTURA: 1 Samuel 16, 1b.6-7.10.13a
SALMO 22
2ª LECTURA: Efesios 5,8-14
EVANGELIO: Juan 9,1-41 (Puede hacerse escenificado o dialogado. Ver en anexo 1. Ya lleva incorporadas las peticiones en el desarrollo del relato)

HOMILÍA: Pueden servir estas ideas, que tocan el tema vocacional.

* El ciego de nacimiento es un paradigma de la ceguera humana, una ceguera contagiosa. Vemos poco y mal. Nos fijamos en las apariencias. No conocemos en profundidad a los demás. Y nos conocemos demasiado poco a nosotros mismos. No acabamos de entender el sentido de la vida, ni el sentido de nuestra vida. Y andamos desorientados (sin caminos) y desanimados (sin fuerzas)

* Las causas de nuestras cegueras son muchas:
– Los prejuicios que nos hacen ver las cosas de un solo color (negro, o rosa, o gris…)
– El egoísmo que no nos deja ver otra cosa distinta que a nosotros mismos
– La miopía de quien ve las cosas sólo de tejas abajo y no descubre al Señor por ningún sitio
– El daltonismo de la confusión que nos lleva a no saber distinguir lo que es verdaderamente bueno o malo para nosotros.
– Las cataratas de lo agobios y de las prisas que nos llevan a fijarnos solamente en el trabajo
– El sueño que nos mantiene con los ojos ciegos al sentido de la vida… y un sin fin de enfermedades oculares más..

• Sólo Jesús puede curar al ciego de nacimiento. Sólo Jesús puede librarnos de nuestras oscuridades. Pero necesitamos la fe. Hemos de creer en su palabra y dejarnos llevar a la piscina. La piscina es la Iglesia y sus aguas salvadoras son el bautismo. Con los ojos del corazón limpios y con el corazón nutrido con esa presencia amiga del Maestro podemos ir por la vida sin tropezar, con sentido y orientación, con ánimos…

• Por la fe se nos concede un exceso de luz, por el que podemos reconocer a Cristo en sus diversas presencias (en el hermano, en el pobre y necesitado, en la eucaristía, en la Palabra, en la Comunidad reunida en su nombre, en el fondo de sí mismo…) y hacerse sensible a sus llamadas e invitaciones. Con la luz y la fuerza del Señor llegamos a ser también luz para curar a los demás ciegos.

4. PRESENTACIÓN DE DONES

Se presentan junto con el pan y con el vino, que llevarán entre dos personas hasta el altar unos signos sencillos que expresan la ofrenda del pueblo de Dios: (Un monitor explica de forma adecuada el sentido vocacional de los dones que se presentan)

• Un cirio encendido, que significa que Cristo es la Luz y una lamparilla apagada, que indica que somos nosotros que no entendemos y no vemos. Al presentarla se enciende indicando que en la Luz alcanzamos nosotros la luz que da sentido a nuestra vida.
* La pila bautismal porque allí fuimos iluminados y un recipiente con barro -que lleva escrita la palabra “SERVIR” pero oculta por el barro-, que es el signo de nuestro pecado y ceguera. A presentarlos se lava con el agua el recipiente y así se adivina para qué sirve.

5. PADRENUESTRO

(Puede servir este cuento para motivar a un rezo atento y activo de la oración dominical)

No vemos solamente con los ojos, sino también con el corazón. Hay un film de Charlot titulado significativamente “Luces de la ciudad”. Sustancialmente el argumento consiste en que una hermosa joven, completamente ciega, conoce a Charlot. Aunque es un tipo ridículo exteriormente, ella le quiere por su buen corazón. Cuando, después de varios incidentes, él consigue le dinero necesario para la operación que le devolverá la vista, ella, ya vidente, se coloca en una tienda de flores de Nueva York.
Un día pasa por allí casualmente Charlot, que a través de los escaparates, reconoce con profunda emoción a la muchacha, a la que no había tratado desde que la llevaron al hospital para operarla. Ella no le reconoce y bromea con sus compañeras cuando ve que la está mirando embelesado con su lamentable aspecto. Llega un momento en que hasta sale a la puerta para darle una limosna. Ahora que le ve es cuando no le conoce. Ahora es cuando esa muchacha está ciega y no sabe ver la inmensa riqueza que está dentro de aquel hombre.
Al rezar el padrenuestro pidamos, hermanos, la luz del corazón.

6. ORACIÓN MEDITATIVA PARA DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

(con un fondo musical suave y se va dejando un intervalo de silencio en los puntos suspensivos…)

Sin llamarle, sin haber pensado siquiera en él,
sin saber muy bien quién es,
sin tener ojos para verle…,

Alguien viene, pasa a junto a nosotros
se fija y se sienta a nuestro lado
para estar con nosotros los hombres.

Alguien viene y tiene tantas cosas
que cambiar dentro de nosotros
y en nuestro entorno…

No viene para que todo siga igual
ni para hacer silencio a nuestro lado;
viene porque es posible ser de otra manera,
tener vista y vida, levantarse y caminar,
ser personas nuevas, dejar la ceguera
y dar testimonio del Reino acogiendo sus semillas.

Alguien viene, nos dirige su palabra,
una palabra que comprendemos
porque es clara, afecta a nuestras miserias,
cura viejas heridas
y deshace tantos insoportables esfuerzos y montajes…

Viene desde la cercanía de Dios a encontrarse con nosotros
y a abrirnos los ojos para que conozcamos su rostro
y nunca más tengamos miedo.

Viene y sólo nos pide lavarnos,
creer en él y cambiar de bando,
para tener lo que más anhelamos.

ANEXO 1

ESCENIFICACIÓN DEL EVANGELIO Juan 9,1-41
(Especialmente para celebraciones con jóvenes)

* Personajes: Presidente. Pregonero. Lector.2 locutores de noticias. 2 lectores de oraciones. Actores (Jesús-discípulo-ciego-padre y madre-3 vecinos-2 fariseos). Las voces de Jesús y del ciego deben ser sonoras y firmes; tímidas las de los padres, escépticas las de los vecinos y gritonas y estridentes las de los fariseos, quienes hablan subidos, en actitud de soberbia, encima de un taburete o algo parecido.
* Preparación: En un lugar visible se escriben de antemano estas palabras: JERUSALÉN-SÁBADO”. Hay una pila bautismal en un lugar visible y en la pared un crucifijo o la cruz procesional.

(Sale un pregonero con un tambor o con un cornetín, y proclama solemnemente un bando,
que lee en una hoja de papel que lleva enrollada)

PREGONERO: ¡Por orden del sanedrín y de los Sumos Sacerdotes, todo aquel que reconozca que Jesús de Nazaret es el Mesías será expulsado de la Sinagoga y perderá los derechos de ciudadanía! (Puede proclamarlo dos veces en dos sitios distintos; después lo cuelga en un lugar visible)
LECTOR: Lectura del Evangelio según san Juan. En aquel tiempo, al pasar Jesús vio a un hombre ciego de nacimiento (se leen por DOS LOCUTORES algunas noticias que sean actuales y referidas a los “ciegos” de hoy de nuestra sociedad). Y sus discípulos le preguntaron:
DISCÍPULO: Maestro, ¿quién pecó, éste o sus padres, para que naciera ciego?
JESÚS: Ni éste pecó ni sus padres, sino que es para que se manifiesten en él las obras de Dios. Mientras es de día, tengo que hacer las obras del que me ha enviado; viene la noche, y nadie podrá hacerlas. Mientras estoy en el mundo, soy la luz del mundo.
LECTOR: Dicho esto escupió en la tierra, hizo barro con la saliva, se lo untó en los ojos al ciego y le dijo

(Jesús hace el gesto de tomar tierra y aplicar las manos en los ojos del ciego):

JESÚS: Ve a lavarte a las piscina de Siloé. (Se lava el ciego en la pila bautismal o en el recipiente puesto en un lugar visible)
LECTOR: El fue, se lavó y volvió con vista (el ciego eleva las manos y adora a Dios)
PRESIDENTE: Como el ciego del evangelio, también nosotros, en brazos de nuestra madrina, fuimos llevados un día, recién nacidos, a la pila bautismal, nueva piscina de Siloé. Recibimos entonces la vocación a vivir con Jesús y como Jesús. Las escamas de nuestros ojos se nos han caído en lagunas ocasiones cuando nuestra fe nos ha puesto en camino de compromisos concretos, de decisiones a favor de vivir como verdaderos cristianos. ¿Tenemos ahora los ojos abiertos? ¿Queremos vivir desde la vocación que hemos recibido a ser hijos del padre y hermanos? ¿O Dios es algo invisible y ajeno a nuestra estilo de vida?

(Pausa de meditación)

Hagamos un esfuerzo para reconocer quién nos envía hoy a lavarnos con objeto de recuperar la vista perdida. A las peticiones que ahora siguen podemos contestar todos:
T. AUMENTA NUESTRA FE

L1 Tú que eres el artesano y el arquitecto del universo, el dueño de la tierra y del barro, y nos has creado para vivamos según como hijos y como hermanos escucha nuestros deseos:
T. AUMENTA NUESTRA FE
L1 Tú que eres misericordia y justicia, defensor y abogado de los pobres y marginados, y que llamas a muchos para que den testimonio en el mundo de tu amor fiel y providente, oye nuestra petición:
T. AUMENTA NUESTRA FE

L1 Tú que has enviado a Jesús para dar salud a los enfermos incurables y liberar a los que son esclavos, atiende nuestras súplicas:
T. AUMENTA NUESTRA FE

L1 Tú que quieres que los hombres y mujeres seamos colaboradores activos en la construcción de una nueva Humanidad según tu designio y nos llamas a vivir las exigencias más radicales del Evangelio, escucha nuestra plegaria:
T. AUMENTA NUESTRA FE

LECTOR: Los vecinos y los que antes solían verle pedir limosna preguntaban:
VECINO 1: ¿No es éste el que se sentaba a pedir?
VECINO 2: Es él mismo.
VECINO 3: No es él, pero se le parece.
CIEGO: Soy yo.
VECINO 1: ¿Y cómo se te han abierto los ojos?
CIEGO: Ese hombre que se llama Jesús hizo barro, me lo untó en los ojos y me dijo que fuese a Siloé y que me lavase. Entonces fui, me lavé y empecé a ver.
VECINO 2: ¿Dónde está él?
CIEGO: No lo sé.

(Canto: “Con vosotros está y no lo conocéis” CLN 723)

LECTOR: Llevaron ante los fariseos al que había sido ciego. Era sábado el día que Jesús hizo barro y le abrió los ojos. También los fariseos se preguntaban cómo había adquirido la vista. El
les contestó:
CIEGO: Me puso barro en los ojos, me lavé y veo.
LECTOR: Algunos de los fariseos comentaban:
FARISEO 1: Este hombre no viene de Dios, porque no guarda el sábado.
LECTOR: Otros replicaban:
FARISEO 2: ¿Cómo puede un pecador hacer semejantes signos?
LECTOR: Y estaban divididos. Y volvieron a preguntarle al ciego:
FARISEO 1: ¿Y tú que dices del que te ha abierto los ojos?
CIEGO: Que es un profeta.
LECTOR: Pero los judíos no se creyeron que aquél había sido ciego y había recibido la vista, hasta que llamaron a sus padres y les preguntaron.
FARISEO 2: ¿Es éste vuestro hijo, de quien decís vosotros que nació ciego? ¿Cómo es que ve ahora?
LECTOR: Sus padres contestaron:
PADRE: Sabemos que éste es nuestro hijo y que nació ciego; pero cómo ve ahora, no lo sabemos nosotros; y quién le ha abierto los ojos, tampoco lo sabemos.
MADRE: Preguntádselo a él que es mayor y puede explicarse.
LECTOR: Sus padres respondieron así porque tenían miedo a los judíos que ya habían acordado excluir de la sinagoga a quien reconociera a Jesús por Mesías. Por eso sus padres dijeron: “Ya es
mayor, preguntádselo a él”. Llamaron por segunda vez al que había sido ciego y le dijeron:
FARISEO 1: Confiésalo ante Dios: nosotros sabemos que ese hombre es un pecador.
CIEGO: Si es un pecador, no lo sé; sólo sé que yo era ciego y ahora veo.
LECTOR: Le preguntaron de nuevo:
FARISEO 2: ¿Qué te hizo, cómo te abrió los ojos?
CIEGO: Se lo he dicho ya, y no me han hecho caso: ¿Para qué quieren oírlo otra vez? ¿también
ustedes quieren hacerse discípulos suyos?
LECTOR: Ellos lo llenaron de improperios y le dijeron:
FARISEOS (los dos): Discípulo de ése lo serás tú; nosotros somos discípulos de Moisés. Nosotros
sabemos que a Moisés le habló Dios, pero ése no sabemos de dónde viene.
CIEGO: Pues es lo raro: que ustedes no saben de dónde viene, y, sin embargo, me ha abierto los ojos. Sabemos que Dios no escucha a los pecadores, sino al que es religioso y hace su voluntad. Jamás se oyó decir que nadie le abriera los ojos a un ciego de nacimiento. Si éste no viniera de Dios, no tendría ningún poder.
FARISEOS (los dos): Empecatado naciste tú de pies a cabeza ¿y nos vas a dar lecciones a nosotros?
LECTOR: Y lo expulsaron. Oyó Jesús que lo había expulsado, lo encontró y le dijo:
JESÚS: ¿Crees tú en el Hijo del Hombre?
CIEGO: ¿Y quién es, Señor, para que crea en él?
JESÚS: Ya lo estás viendo, es el mismo que habla contigo.
CIEGO: Creo, Señor.
LECTOR: Y se postró ante él.

(Se postra ante Jesús y se canta un canto adecuado de adoración a Jesús como Señor)

Quinto Domingo de Cuaresma

VOCACIÓN A LA VIDA

1. AMBIENTACIÓN
Como todos los años, la primavera nos sorprende con el milagro: El invierno es derrocado y la vida
vuelve a brotar de nuevo pujante y vigorosa, renovando la cara y el corazón de nuestra tierra. Ese mismo milagro es el que anuncia en este quinto domingo de cuaresma las lecturas de la Palabra de Dios. Nos dicen con fuerza persuasiva que Dios tiene poder para poner vida, incluso en medio de nuestras muertes.
Es todo un mensaje de inmensa esperanza. Tenemos arreglo. La muerte no tiene la última palabra, ha sido derrocada por el más fuerte. La resurrección de Lázaro da sentido a todos aquellos que deciden, llamados por una fuerza que viene de otra parte, entrar en una nueva manera de ver las cosas y de situarse ante el mundo.

2. ACTO PENITENCIAL

CELEBRANTE: Delante de Dios, luz del mundo, descubrimos nuestras limitaciones y pedimos perdón. Que su fuerza resucitadora nos haga pasar del mal al bien, de la muerte a la vida. Vamos a ir respondiendo alternativamente “PERDÓNANOS, SEÑOR” (de la muerte que hay en nosotros) y “CONVIÉRTENOS, SEÑOR” (a la vida a la que aspiramos vivir).

LECTOR: Del formulismo y de la prisa de nuestra oración
TODOS: PERDÓNANOS, SEÑOR

LECTOR: A la oración sencilla, como hijos ante el Padre
TODOS: CONVIÉRTENOS, SEÑOR

LECTOR: De nuestros gustos y nuestro trabajo idolizado
TODOS: PERDÓNANOS, SEÑOR

LECTOR: Al único Dios vivo y verdadero
TODOS: CONVIÉRTENOS, SEÑOR

LECTOR: De nuestro afán de apariencia y de nuestras excusas falsas
TODOS: PERDÓNANOS, SEÑOR

LECTOR: A la sinceridad y a la aceptación humilde de lo que somos y tenemos
TODOS: CONVIÉRTENOS, SEÑOR

LECTOR: De los deseos de todo lo que no es tu mensaje
TODOS: PERDÓNANOS, SEÑOR

LECTOR: Al compromiso eficaz de nuestra fe
TODOS: CONVIÉRTENOS, SEÑOR

LECTOR: De nuestra vida cristiana tomada a la ligera
TODOS: PERDÓNANOS, SEÑOR

LECTOR: A la exigencia a vivir según la vocación a la que tú,. Señor, nos llamas
TODOS: CONVIÉRTENOS, SEÑOR

LECTOR: De nuestros continuos frenos a nacer a una vida nueva
TODOS: PERDÓNANOS, SEÑOR

LECTOR: A nuestro empeño bautismal, renovado en cada amanecer
TODOS: CONVIÉRTENOS, SEÑOR

LECTOR: De nuestras críticas y quejas irresponsables
TODOS: PERDÓNANOS, SEÑOR

LECTOR: A la comprensión, perdón y ayuda al hermano
TODOS: CONVIÉRTENOS, SEÑOR

LECTOR: De nuestra falta de entrega y generosidad a tus planes
TODOS: PERDÓNANOS, SEÑOR

LECTOR: A la donación sincera a ti, Señor
TODOS: CONVIÉRTENOS, SEÑOR

LECTOR: De nuestro alejamiento de la cruz de cada día
TODOS: PERDÓNANOS, SEÑOR

LECTOR: A tomar la cruz, perder la vida y seguirte
TODOS: CONVIÉRTENOS, SEÑOR

3. LITURGIA DE LA PALABRA

1ª LECTURA: Ezequiel 37,12-14
SALMO 129
2ª LECTURA: Romanos 8,8-11
EVANGELIO: Juan 11,1-45 (Puede hacerse escenificado o dialogado. Ver en anexo 1)

HOMILÍA: Pueden servir estas ideas, que tocan el tema vocacional.

* De todos los signos que Jesús hizo éste es el más importante. Constituye el último de los siete elegidos por el evangelista Juan para manifestar que Jesús es merecedor de nuestro seguimiento, de que es el más fuerte. Él es el Señor de la vida y de la muerte.

* Conviene caer en la cuenta de los sepulcros en los que muchos de nosotros tal vez podamos estar enterrados en vida:
– Muchos han enterrado su vida en el sepulcro de la rutina: desde hace tiempo han renunciado a cualquier intento por cambiar, dicen que se han vuelto realistas, aceptan su mediocridad y renuncian a todo esfuerzo por superarse.
– Otros viven sepultados en el sepulcro del desengaño: las decepciones y los fracasos han puesto crespones negros en su alma: se han vuelto pesimistas y han renunciado al sueño de cambiar.
– Son multitudes los que viven en el sepulcro de la miseria: para ellos la vida es sólo una carga y un dolor, fruto de la injusticia y de nuestra insolidaridad…
– Y, por no alargar más la lista, los enterrados en el sepulcro del pecado y del “no-amor” por aquello de que “el que no ama está muerto”…

* En medio de tantos sepulcros en los que vivimos, cobra fuerza aquella pregunta que se hacía Pablo: “¿Quién me librará de este cuerpo que me lleva a la muerte?” (Rm. 7,24). Él mismo se respondía un poco más adelante en el texto que hoy nos ofrece la segunda lectura: “El Espíritu del que resucitó a Jesús de entre los muertos… vivificará nuestros cuerpos mortales”.

* Es impresionante el amor tan tierno y humano que muestra Jesús, llegando por tres veces hasta las lágrimas. Su amor es expresivo, hecho de sentimientos y de obras, de las dos cosas. No es una entelequia. Dios sufre y llora ante la muerte del hombre y de la mujer. No es indiferente. Los signos de la muerte son una poderosa llamada que mueve a Jesús… ¡y que nos debieran mover también a nosotros por amor!

* Espec

Fuente/Autor: La Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *