Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
Europa analiza la inmigración
01/27/2020
Instala Texas 15 cámaras para vigilancia fronteriza virtual
01/27/2020

Mundo Misionero Migrante

Condena CNDH barda fronteriza

27 de enero de 2020

El organismo advirtió que la decisión mantiene la línea aplicada en los últimos 12 años por Estados Unidos en política migratoria.

Ciudad de México
Domingo 1 de octubre de 2006

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) lamentó la decisión del Congreso de Estados Unidos de aprobar un nuevo paquete de medidas para reforzar su frontera con México, que incluye la construcción de varios tramos de barda, con una extensión total de 1,140 kilómetros.
El organismo advirtió que la decisión mantiene la línea aplicada en los últimos 12 años por Estados Unidos en política migratoria: obligar a los migrantes a contratar traficantes y a internarse en zonas de alto riesgo, en las que perder la vida es una posibilidad real y cotidiana.

“El recurso de orillar a los migrantes a asumir los riesgos más extremos se ha impuesto como una política de Estado”, cuestionó el organismo.

Aclaró que no está en duda el derecho de Estados Unidos de tomar las medidas que estime pertinentes para proteger sus fronteras.

Sin embargo, sí lo está “su decisión de hacerlo a través de acciones que, es un hecho probado, vulneran el derecho a la vida, y que han causado, directa o indirectamente, la muerte de miles de migrantes”.

En un comunicado, recordó que durante 2005 el Congreso estadounidense debatió una reforma migratoria que incluía el endurecimiento de las medidas fronterizas, un programa de regularización de mexicanos que ya residen en Estados Unidos y otro de trabajadores huéspedes.

Sin embargo, destacó, al final quedaron fuera del debate las propuestas de medidas comprensivas e imperó la línea dura, que logró establecer medidas de rechazo que no corresponden a la relación de dos países amigos y socios comerciales.

El organismo consideró que los legisladores que aprobaron esta medida no pueden argumentar desconocimiento de sus consecuencias: más crimen organizado en la frontera, más inseguridad, más violencia sorda, más muertes de migrantes, en síntesis, mayores violaciones a los derechos humanos.

Con los nuevos muros, precisó, la extensión total de la barda será de 1,240 kilómetros, con lo que cubrirá 40 por ciento de la frontera entre México y Estados Unidos, en zonas urbanas y sus áreas aledañas, lo que significa, que sólo quedarán sin barda las zonas de más difícil acceso, inhóspitas e inhabitadas, advirtió.

“Más importante que el costo económico de la barda, que es muy alto y que podría destinarse a fines productivos y

humanitarios, es el costo en vidas humanas y en inseguridad generalizada que su construcción traerá consigo”, lamentó el organismo.

Recordó que los diversos instrumentos internacionales establecen con claridad que los Estados nacionales tienen la obligación de garantizar la integridad física y salvaguardar los derechos humanos de todas las personas que se encuentren en su territorio.

Para el cumplimiento de ese compromiso, señaló la CNDH, que no existen motivos de exclusión, muchos menos la condición migratoria.

El organismo lamentó que una década de muerte diaria en la frontera no haya sido suficiente para que los gobiernos de México y Estados Unidos se comprometan a un entendimiento bilateral que reconozca a la migración como un fenómeno económico y social, que debe atenderse con sensibilidad, inteligencia y eficacia.

“En lugar de ello, se ha dejado que se imponga la línea radical de rechazo y xenofobia, la línea que no quiere la seguridad de la paz, sino la seguridad de la fuerza”, sostuvo.

Fuente/Autor: María de la Luz González / El Universal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *