Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
Gran fiesta de música y fe en la plaza central de la ciudad de México
01/27/2020
No avanzamos en combate al hambre.-ONU
01/27/2020

Noticias

COMUNICADO SOBRE LA SITUACIÓN EN EL ESTADO DE OAXACA

27 de enero de 2020

Los Obispos mexicanos, preocupados por la gravedad de los conflictos que, día a día, crecen en el pueblo de Oaxaca y que son la causa de un estado de ingobernabilidad que lastima la dignidad de su gente, queremos alzar la voz para proclamar que hay esperanza para lograr la paz.

Pareciera que la encrucijada por la que atraviesa el Estado de Oaxaca nos lleva irremediablemente a buscar medios de violencia para acallar el presente conflicto; sin embargo, queremos insistir una vez más, que la solución no está en la intervención armada, nunca lo será. Urge la fuerza del orden, no de la represión. La solución está en el corazón de cada mexicano; en el amor del hombre y para el hombre; en el desprendimiento de intereses particulares para buscar el interés del pueblo.

La Iglesia hace un llamado a mantener viva y activa la esperanza, comprometiéndonos en la construcción de la paz, de la reconciliación y el bien común por medio de nuestra participación. En un problema social como el que sufrimos nadie tiene todas las respuestas ni la solución absoluta, por eso es necesario confiar en un diálogo honesto donde experimentemos que la solución se encuentra entre todos. Es imprescindible que surja una madura reconciliación en todos los niveles, que propicie el reconocimiento de los derechos y deberes de cada oaxaqueño, que motive la pronta solución de los conflictos que por años se han visto y sentido en Oaxaca.

La construcción de la paz con justicia es un desafío que tenemos todos los mexicanos, pero ésta no debe buscarse por medio de ideologías que polarizan o movimientos que enfrentan y marginan las necesidades y derechos de hombres, mujeres, niños y ancianos. “La paz se construye día a día en la búsqueda del orden querido por Dios y sólo puede florecer cuando cada uno reconoce la propia responsabilidad para promoverla”. (Pablo VI, Mensaje para la Jornada de la Paz, 1974).

En este momento político que estamos viviendo, pedimos respetuosamente al gobierno que supere toda tentación de venganza, que actúe con plena imparcialidad, que impulse las reformas que necesita el pueblo restableciendo la anhelada gobernabilidad y la vigencia del estado de derecho.

El amor infinito de Dios nos pide reconciliarnos por amor a Él y a nuestros hermanos. Busquemos transformar los conflictos y las diferencias en oportunidades para mostrar con hechos nuestro gran anhelo de un México mejor. Tanto el Gobierno, como la APPO, el Magisterio, las organizaciones civiles y sectores de la sociedad, tienen la oportunidad histórica de impulsar esta reconstrucción social de Oaxaca. Cada uno de nosotros puede ser parte de la solución de los conflictos.

Hacemos nuestras las declaraciones del Arzobispo de Oaxaca y su auxiliar: “Es necesario un Pacto Social entre las diferentes organizaciones y fuerzas de la sociedad para: 1).- Abonar un ambiente de paz evitando toda violencia y propiciar que los conflictos se resuelvan con el diálogo y por la vía institucional; 2).- Apoyar con acciones adecuadas la reconciliación social a todos los niveles; 3).- Estimular se diseñe el nuevo orden social para Oaxaca”.

Confiamos en el amor de Dios que habita en cada persona de fe y de buena voluntad, para lograr el respeto a la dignidad de la persona humana y conformar por el auténtico diálogo la construcción de una sociedad oaxaqueña en comunión y solidaridad.

Por los obispos de México,

+ José Guadalupe Martín Rábago
Obispo de León
Presidente de la CEM

+ Carlos Aguiar Retes
Obispo de Texcoco
Secretario General de la CEM

Fuente/Autor: CEM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *