Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
UN MEXICANO ENTRE LOS CONSEJEROS GENERALES DE LOS MISIONEROS DE SAN CARLOS
01/27/2020
ASESINAN A TIROS A INMIGRANTES EN ARIZONA
01/27/2020

Mundo Misionero Migrante

COMUNICADO DE LA PASTORAL DE LA MOVILIDAD HUMANA DE GUATEMALA

27 de enero de 2020

“LA IGLESIA CLAMA POR LA DIGNIDAD Y EL RESPETO
A LOS DERECHOS HUMANOS DE LOS MIGRANTES”

La Comisión de Pastoral de Movilidad Humana de la Conferencia Episcopal de Guatemala, para cumplir su misión junto a la población migrante, externa su preocupación por la perspectiva actual de las migraciones en el ámbito nacional e internacional.

Expresa nuestro agradecimiento y ofrecer su apoyo a todas aquellas personas que están directamente asociadas al drama que viven los migrantes y, que son solidarias al trabajo pastoral que realiza la comisión como Iglesia, por su entrega y servicio generoso. Gracias a ustedes y a los migrantes, la comisión sigue anunciando el Evangelio y desarrollando acciones de defensa de los derechos humanos y actitudes humanitarias concretas a favor de los mismos, como lo enseña Jesús en Mateo 25, 25 “Yo era extranjero y ustedes me recibieron en su casa”.

1. EL PANORAMA ACTUAL DE LAS MIGRACIONES

En el escenario de la Movilidad Humana en movimiento permanente, emergen rostros concretos y características que nos interpelan como Iglesia y sociedad que, por eso mismo, necesitan de nuestra atención humanitaria, pastoral y solidaria.

1.1 Guatemaltecos deportados:

Las deportaciones masivas de guatemaltecos desde EE. UU. de Norteamérica y México no son la solución al drama de las migraciones forzadas. Consideramos que las medidas tomadas por el gobierno actual no son eficientes para la reinserción de los trabajadores deportados. Urge un programa verdadero de Recepción, Atención e Integración Social y Laboral de los Guatemaltecos deportados.

Las medidas que se han tomado hasta ahora de ninguna forma resuelven en profundidad la situación de los deportados. Dichas acciones del gobierno no garantizan la estancia digna en nuestro país de los miles de deportados. Dada la situación económica, política y social, muchos se ven obligados a regresar. Así, la migración se trasformará en un constante ciclo vicioso y favorecerá el incremento de las deudas en las familias.

1.2 Combate a la Emigración:

La atención al fenómeno migratorio requiere de políticas migratorias integrales en el marco de los derechos económicos, políticos y sociales, para disminuir el flujo migratorio. Nos preocupa la poca voluntad de quienes conforman el gobierno, tanto el Ejecutivo como el Legislativo; pues no demuestran gran voluntad en crear políticas públicas en materia migratoria y, sobre todo, de una manera integral y coordinada entre los poderes del Estado. Dichas políticas también deben de coordinarse con los actores claves de la Iglesia y sociedad civil que trabajan directamente en el drama del fenómeno de la migración.

1.3 Transmigrantes y las violaciones a sus Derechos Humanos:

Nos preocupa la situación de los transmigrantes guatemaltecos en su paso por México y de los transmigrantes de otras nacionalidades. Los migrantes en su lucha por la sobrevivencia se enfrentan día a día a actos intimidatorios, agresiones físicas y verbales, abusos de autoridad, chantajes, cohechos pasivos (mordida), por parte de autoridades. Los estados deben de adoptar políticas migratorias en el marco de los Derechos Humanos para un mayor respeto a los migrantes en tránsito, principalmente en México y en los países de la región centroamericana.

Demandamos un trato más humano a los transmigrantes interceptados y encarcelados en nuestros países. La situación en los “Centros de Aseguramiento y/o albergues de Migración” sigue siendo deplorable, inhumano y violatorio a derechos humanos fundamentales. La violación de los Derechos Humanos de los transmigrantes es preocupante y merece mayor atención.

1.4 Inmigrantes en Guatemala:

Es preocupante la situación que viven miles de inmigrantes centroamericanos y de otras nacionalidades en nuestro país. La gran mayoría viven en la oscuridad y al margen del acceso a Derechos Humanos fundamentales por encontrarse de forma irregular o indocumentada, lo cual hace que se les obstaculice el acceso al trabajo digno y humano. En la mayoría de los casos se les impide el acceso a los servicios básicos, que como personas creadas a imagen y semejanza de Dios,
tienen derecho sin ninguna discriminación por motivo de raza, color, religión, nacionalidad y su condición migratoria. Muchos de los migrantes han creado vínculos familiares con guatemaltecos o guatemaltecas, pero continúan en la irregularidad por la burocracia y las trabas migratorias para lograr la regularización y los altos costos económicos de (U$ 500 por la Visa de Residente Permanente).

Esta es una muestra más de la realidad migratoria que pocos vemos y que nadie quiere ver. Por lo tanto, exhortamos al gobierno a que trabaje para regularizar a nuestros connacionales en EE UU. Asimismo, abogamos por la regularización de todos aquellos inmigrantes que se encuentran en Guatemala, a través de una amnistía amplia y que puedan salir de la clandestinidad.

1.5 Inmigrantes en EE. UU.:

Apoyamos a nuestros connacionales en EE.UU. y a todas aquellas organizaciones de inmigrantes que luchan por los derechos humanos. Como Pastoral de Movilidad Humana, nos unimos y apoyamos su clamor por una reforma política integral. Una vez más, hacemos un llamado a la reflexión en este año político, para que no se dejen llevar por falsas promesas de campañas politiqueras, vacías de contenido.

Urge que las embajadas y consulados guatemaltecos tengan infraestructura y personal adecuado para atender las necesidades de la población migrante. Es necesario que existan recursos económicos y presupuesto del Estado, suficientes para programas de apoyo.

1.6 Guatemaltecos Refugiados en Bolivia:

Lamentamos que el proceso de retorno de las familias guatemaltecas en Bolivia se esté constantemente aplazando. Esto demuestra poco interés y falta de voluntad política del Gobierno en reintegrar a esas familias a su propia patria. El Estado de Guatemala tiene una gran deuda con ellos por ser el causante de esta situación. Esas familias son victimas del conflicto armado interno. Por lo tanto, deben ser resarcidas como tales o por lo menos restablecidas en su propia patria, pero no basta con ubicarlas en un lugar para su vivienda, sino reintegrarlas a la sociedad y a la actividad productiva o laboral para su sobrevivencia.

2. NUESTRA EXHORTACIÓN

Este es el panorama actual de las migraciones. El dinamismo de las migraciones nos llama a reflexionar sobre los complejos fronterizos a través del proceso excluyente de la globalización y, al mismo tiempo, la tensión entre las legislaciones migratorias y la lucha por la sobrevivencia en las fronteras. Mientras los capitales y las mercancías tienen tránsito libre, desconociendo las fronteras, los trabajadores encuentran más obstáculos a la libre locomoción.

Queremos, en primer lugar, dirigir una palabra a los migrantes y familiares que sufren las consecuencias y el drama de las deportaciones masivas de Estados Unidos y de México. Las consideramos injustas e inhumanas, complementadas por la falta de voluntad de los gobiernos en aplicar políticas migratorias integrales para atender este flagelo humano.

Hacemos un llamado y una exhortación a los gobiernos de los países de origen, tránsito y destino de las migraciones a que cumplan con los derechos humanos y respeten la libre locomoción de las personas. De ninguna forma se resuelve el drama de las migraciones con las deportaciones forzadas o la criminalización de los migrantes que buscan mejores oportunidades de trabajo.

En estos momentos tan difíciles para los migrantes y sus familiares pedimos a Dios, que ilumine las mentes y corazones de nuestros gobernantes para que brinden un trato humano y digno a los migrantes. Que la intercesión de María, nuestra Madre, nos conceda fuerza y valentía para actuar siempre llenos esperanza con los migrantes.

Mons. Rodolfo Bobadilla Mata
Obispo de Huehuetenango
Presidente de la Pastoral de Movilidad Humana.

Guatemala de la Asunción, 06 de Febrero de 2007.

Fuente/Autor: Pastoral de la Movilidad Humana – Conferencia Episcopal de Guatemala

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *