Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
Bruno, Santo
01/27/2020
San Ignacio de Antioquía
01/27/2020

Testimonios

China: Muere el obispo Chang, que pasó casi un cuarto de siglo en prisión por lealtad al Papa

27 de enero de 2020

Atribuyó al Inmaculado Corazón de María la protección de su diócesis de Hanyang

HANYANG, jueves, 13 octubre 2005

A la edad de 90 años, el obispo «clandestino» Peter Chang (Zhang) Bai Ren –de Hanyang, provincia china centro-oriental de Hubei–, a quien su lealtad al Papa le costó 24 años de prisión, falleció el miércoles por una dolencia cardiaca.

En un comunicado enviado a Zenit, «The Cardinal Kung Foundation» confirmó a última hora del 12 de octubre la noticia y brindó el relato de puño del propio prelado de su persecución.

El obispo Chang había nacido el 14 de febrero de 1915; ingresó en el seminario en 1926 y en el seminario mayor diez años después. Formado en Teología en el Pontificio Colegio Urbano de Roma, fue ordenado sacerdote el 19 de diciembre de 1942. Recibió la consagración episcopal en 1986.

El prelado recordaba en sus escritos en 1997: «Cuando llegué a la diócesis de Hanyang el 16 de enero de 1953 (…) ofrecí solemnemente mi diócesis al Inmaculado Corazón (de María) y le pedí dos favores: 1) que nuestra diócesis se librara de la peste de la reforma religiosa contra el Papa de Roma; 2) que yo, el más débil de los hombres, no fuera un Judas…».

«Cuarenta y cinco años de severa persecución han pasado desde que ofrecí nuestra diócesis al Inmaculado Corazón. Los hechos prueban que el Inmaculado Corazón nos ha concedido amablemente los dos favores que le pedimos», reconocía.

Por su lealtad al Papa, sufrió 24 años de privación de libertad entre 1955 y 1979 de mano de las autoridades chinas.

En sus escritos de hace ocho años, añadía: «El 13 de septiembre de 1955, cuando los policías, apuntándome con sus armas, me amenazaron para que renunciara al Papa de Roma, les dije directamente: “Disparadme, pero no renunciaré al Papa”. No me dispararon, pero pasé 24 duros años en prisión y trabajé como un esclavo en el campo de trabajo».

En China el gobierno permite la práctica religiosa sólo con personal reconocido y en lugares registrados ante la Oficina de Asuntos Religiosos y bajo el control de la «Asociación Patriótica». De ahí la diferencia que establecen entre una Iglesia «oficial» y los fieles que tratan de salirse del citado control para ponerse en obediencia directa del Papa formando la Iglesia «clandestina».

«The Cardinal Kung Foundation» (www.cardinalkungfoundation.org) fue creada por el cardenal Ignatius Kung Pin-mei (fallecido en marzo de 2000 a los 98 años de edad), obispo de Shangai que tuvo que exiliarse a los Estados Unidos en 1987 junto a su sobrino.

Con sede en Stamford (Connecticut, EE. UU.), la fundación se dedica a la promoción de la libertad religiosa de la Iglesia católica en China.

Fuente/Autor: Zenit

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *