Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
¿A qué no sabías esto?
01/27/2020
PADRE NUESTRO…..
01/27/2020

Tu Página

Cazadores de emociones

27 de enero de 2020

La alegría, la vitalidad, el entusiasmo y la felicidad son fruto de un ideal y no de actividades.

Dicen los filósofos que la vida está en aquello que se mueve, y en cierto sentido tienen razón. Si vamos por el campo y encontramos entre los matorrales y el sendero una serpiente, decimos que está viva o muerta según se mueva al arrojarle piedras.

De igual forma, nuestro ingenio literario califica metafóricamente el movimiento como vida; y así, podemos tejer frases como: “agua viva, bosque animado, espacio viviente, estrellas vivas, etc.” Nos hemos acostumbrado a ver en el movimiento algo activo, símbolo de vitalidad.

Ahora bien, me parece que podríamos tomar este elemento como factor dominante en cada uno de nosotros. Cualquiera sabe que aquello que se estanca, se deteriora, se muere. Es por demás evidente que un objeto así, no nos produce atractivo alguno. Dime tú si no es verdad, que el mayor tormento lo encontramos en la pasividad, aquello que con palabras sutiles pero claras expresamos al decir “¡qué aburrido!”

Es obvio que por esto todos nos convertimos en cazadores de emociones. Las buscamos aquí y allá, en esta diversión y en aquella otra, en esta discoteca y en aquel grupo de amigos. Buscamos alegría, movimiento, pasarla bien, pero no siempre lo logramos. ¿Qué es lo que sucede? Que la vitalidad se transmite desde el interior, no se encuentra ni en los abarrotes, ni a la vuelta de la esquina. La alegría, la vitalidad, el entusiasmo y la felicidad son fruto de un ideal y no de actividades.

Si tu corazón no rebosa de valores, inquietudes positivas y sanos deseos, ya podrás asistir semanalmente a fiestas, banquetes y discotecas, que la experiencia será cada vez la misma, la de un ir muriendo lentamente en el hastío, el aburrimiento y la mediocridad.

Fuente/Autor: P. Clemente González | Fuente: Catholic.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *