La primera palabra de la vocación es gratitud.

Papa Francisco
03/12/2020

Hoy te pido que me ayudes a amar

Concédeme, Señor, que reparta el verdadero amor por el mundo. Haz que, a través de mí y de tus hijos, tu Amor penetre un poco en todos los ambientes, en todas las sociedades en los sistemas económicos y políticos, en todas las leyes, en los contratos, en los reglamentos. Haz que penetre en los despachos, las fabricas, los barrios, las casas, los cines, los bailes. Haz que penetre en los corazones de los hombres y mujeres y que yo jamás me olvide de que la lucha por un mundo mejor es una lucha de amor, al servicio del amor. Ayúdame a amar, Señor, a no malgastar mi torrente de amor, a amar cada vez más a los otros. Y que […]
03/12/2020

Vocación

Me sorprende que ustedes abandonen tan pronto al que los llamo por la gracia de Cristo, para seguir otro evangelio (Ga 1,6) No fue cuando me llamaste que nació mi vocación. Fue cuando me diste la gracia de comprender que yo estaba siendo llamado y de encontrar suficiente lucidez para dar mi respuesta. No usas trucos ni persuasión pero acostumbras apretar el cerco de tal forma que nos rendimos, o nos sentimos marginados. Te presentas con redes llenas de enormes agujeros. Si no damos la medida esta vez, escapamos. Si la damos aún es posible huir, pero después se comienza a sentir la nostalgia de lo que podría haber sido y no fue…
03/12/2020

Salmo 14. ¿Quién es justo ante el Señor?

Señor, ¿Quién puede hospedarse en tu tienda y habitar en tu monte santo? El que procede honradamente y práctica la justicia, el que tiene intenciones leales y no calumnia con su lengua. El que no hace mal a su prójimo ni difama al vecino, el que considera despreciable al limpío y honra a los que temen al Señor. El que no retracta lo que juro aun en daño propio, el que no presta dinero a usura ni acepta soborno contra el inocente. El que así obra nunca fallará.
03/12/2020

Salmo 145. Felicidad a los que esperan en Dios

Alaba, alma mía, al Señor: alabaré al Señor mientras viva, tañeré para mi Dios mientras exista. No confiéis en los príncipes, seres de polvo que no pueden salvar; exhalan el espíritu y vuelven al polvo, ese día perecen sus planes. Dichoso a quien auxilia el Dios de Jacob, el que espera en el Señor, su Dios, que hizo el cielo y la tierra, el mar y cuanto hay en el. Que mantiene su fidelidad perpetuamente, que hace justicia a los oprimidos, que da pan a los hambrientos. El Señor liberta a los cautivos, el Señor abre los ojos al ciego, el Señor endereza a los que ya se doblan, el Señor ama a los justos. El Señor guarda a los […]