La primera palabra de la vocación es gratitud.

Papa Francisco
03/03/2020

Oración por la Familia

Señor, sé que no me he ocupado mucho de ti; ni siquiera me había acordado. Pero tú ya sabes cómo he estado: entre buscando trabajo y cuidando lo poco que gano para mandarlo. Hoy me acordé de ti, al ver que estoy solo. Quiero pedirte por mi familia, que está tan lejos, pero que la siento cercas. Tú, mejor que nadie, sabes cuánto los quiero. Los extraño mucho a cada uno de ellos. Sé que siguen pasando fríos y hambres, por eso te pido fuerzas y mucho trabajo. Diles que los quiero… Amén.
03/03/2020

Presencia en el camino

Caminamos, Señor, guiados como peregrinos con la confianza de que tu presencia nos da vida, y es más fuerte que el cansancio del camino. Al andar, Señor, sabemos que cumples tus promesas, que ha brotado en mi pueblo seco un renuevo de esperanza. Caminamos, Señor, con las manos vacías, buscando ser llenadas con tu presencia; vamos repletos de pobrezas qué enriquecer.
03/03/2020

Oración del caminante

Dios, que guías a tu pueblo a lo largo de su historia, nos volvemos a ti, como hijos peregrinos, en búsqueda de tu rostro y de descanso. Tú Señor, como buen amigo, siempre estás con los pobres y te haces compañero de camino para con nosotros caminantes: indocumentados, refugiados, migrantes, peregrinos, y con todos los que caminamos hacia tí. Tú nos llamas a dar testimonio de tu amor y ser ejemplo de nuestra fe, allá en cualquier tierra que nos acoja. Señor, que se renueve el espíritu de Pentecostés: que todos los pueblos, razas e idiomas sean uno solo, en comunión. Amén
03/03/2020

a Jesús caminante

Señor Jesucristo, ahora sí comprendo lo que tú sentiste, por todos aquellos que te acompañaron. Salí de mi casa, emigré. Dios mío, ando en busca de pan para mí, para mi pueblo, para mi familia. Creo que me ayudarás porque me comprendes, también fuiste caminante; y sabes que andando ausente, entre la ciudad y el bullicio de la gente, sólo se encuentra el silencio, tratando de buscar una mejor suerte. Gracias Señor, por darme protección en mi camino y en este lugar. Gracias por un nuevo día, aunque esté lejos de casa. Así sea.