La primera palabra de la vocación es gratitud.

Papa Francisco
03/03/2020

Oración para pedir trabajo

San José, esposo de la Virgen María, tú viviste con entusiasmo sin igual la vocación que Dios te encomendó de proteger y sostener al Hijo de Dios, Jesucristo, en sus primeros años de vida, en aquél hogar de Nazaret. Tú supiste ganar el pan de cada día y le enseñaste el duro trabajo en tu taller. Te pido hoy ruegues a tu hijo Jesús para que pueda yo encontrar un trabajo según mi dignidad humana y no sea explotado vendiendo mis labores por engaño o por un salario injusto. Reconozco que debo trabajar para que yo y mi familia, que dejé en mi tierra, podamos vivir honradamente. Por eso te pido a ti, compañero de trabajo, que guíes mis pasos […]
03/03/2020

Oración por la Familia

Señor, sé que no me he ocupado mucho de ti; ni siquiera me había acordado. Pero tú ya sabes cómo he estado: entre buscando trabajo y cuidando lo poco que gano para mandarlo. Hoy me acordé de ti, al ver que estoy solo. Quiero pedirte por mi familia, que está tan lejos, pero que la siento cercas. Tú, mejor que nadie, sabes cuánto los quiero. Los extraño mucho a cada uno de ellos. Sé que siguen pasando fríos y hambres, por eso te pido fuerzas y mucho trabajo. Diles que los quiero… Amén.
03/03/2020

Presencia en el camino

Caminamos, Señor, guiados como peregrinos con la confianza de que tu presencia nos da vida, y es más fuerte que el cansancio del camino. Al andar, Señor, sabemos que cumples tus promesas, que ha brotado en mi pueblo seco un renuevo de esperanza. Caminamos, Señor, con las manos vacías, buscando ser llenadas con tu presencia; vamos repletos de pobrezas qué enriquecer.
03/03/2020

Oración del caminante

Dios, que guías a tu pueblo a lo largo de su historia, nos volvemos a ti, como hijos peregrinos, en búsqueda de tu rostro y de descanso. Tú Señor, como buen amigo, siempre estás con los pobres y te haces compañero de camino para con nosotros caminantes: indocumentados, refugiados, migrantes, peregrinos, y con todos los que caminamos hacia tí. Tú nos llamas a dar testimonio de tu amor y ser ejemplo de nuestra fe, allá en cualquier tierra que nos acoja. Señor, que se renueve el espíritu de Pentecostés: que todos los pueblos, razas e idiomas sean uno solo, en comunión. Amén