El amor nunca es indiferente

Beato Juan Bautista Scalabrini
Mensaje desde Aparecida a la Iglesia que camina en México
01/27/2020
Avances y tropiezos en debate migratorio
01/27/2020

Mundo Misionero Migrante

Calderón pide a EU frenar drogas, no migrantes

27 de enero de 2020

Plantea a Washington controlar su frontera

Martes 05 de junio de 2007

ROMA.- El narcotráfico se convirtió en un asunto que marcó el primer día de la gira del presidente Felipe Calderón por países europeos. En Italia tocó el tema con el papa Benedicto XVI, con el presidente del Consejo de Ministros, Romano Prodi, y con el ministro de Justicia, Clemente Mastella.
Tras reunirse con este último, el mandatario mexicano advirtió que las naciones que padecen el problema deben tener estrategias que vayan más allá de sus fronteras.

“Todos los países, en mayor o en menor medida, enfrentamos el mismo fenómeno, semejantes formas de organización y modus operandi criminal y esta internacionalización del crimen también reclama de todos los países estrategias supranacionales, estrategias internacionales, para enfrentarlo con eficacia”, señaló.

Dijo que refrendó al ministro la disposición de México para colaborar en esta lucha que es internacional.

Calderón destacó que es una preocupación “principalísima” de los mexicanos y que el gobierno asume “con toda responsabilidad” el deber de abordarlo.

El primero con quien tocó el tema fue Benedicto XVI. El Presidente dio a conocer que el Pontífice deploró la violencia y ofreció sus oraciones y su interés para que prevalezca la paz y cese la violencia criminal.

Más tarde el asunto se abordó con Prodi, quien le enfatizó todo su respaldo en la lucha contra la delincuencia organizada, “siempre en el respeto a los derechos humanos”.

En un mensaje posterior, Calderón reiteró que el narcotráfico es un problema común entre Estados Unidos y México. “Lo he dicho y lo sostengo”, afirmó.

Señaló nuevamente a EU como la causa principal del problema, por ser a la vez el primer consumidor del mundo y nuestro vecino. Aseguró que su gobierno está haciendo su parte. “Espero que Estados Unidos reduzca el consumo y controle la frontera, más que enfocarse a detener a personas que quieren trabajar, lo que debe detenerse es la droga”.

“Mientras no baje la demanda, es muy difícil, si no imposible, reducir sustancialmente la oferta y el tráfico de droga en México y en otras partes del mundo”, mencionó.

Adelantó que sostendrá ese punto de vista en la reunión del Grupo de los Ocho (países más industrializados del mundo) este fin de semana, si el tema es colocado en la mesa de discusión.

Durante esta gira el procurador general de la República, Eduardo Medina Mora, y el secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, asistieron a la reunión de los procuradores de las ciudades más afectadas por la mafia italiana: Nápoles, Palermo, Milán y Roma.

Fuente/Autor: Sergio Javier Jiménez/El UNiversal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *