La juventud es un tiempo bendito para el joven y una bendición para la Iglesia y el mundo.

Papa Francisco, Christus Vivit 135
Cambian reglas de redadas
01/27/2020
01/27/2020

Mundo Misionero Migrante

BENEDICTO XVI: “REDOBLAR LOS ESFUERZOS” CONTRA EL HAMBRE

27 de enero de 2020

“Una de las más preocupantes paradojas de nuestro tiempo es la incesante difusión de la pobreza en un mundo que también experimenta una prosperidad inaudita, no solo en la esfera económica, sino también en el ámbito, en rápido desarrollo, de la ciencia y la tecnología”.

Lo dijo ayer el Papa Benedicto XVI al recibir en audiencia a miembros de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), con ocasión de la XXXIV sesión de la Conferencia General de la organización.

“Los conflictos armados, brotes de enfermedades, condiciones atmosféricas y medioambientales adversas y desplazamientos forzosos y masivos de personas”: todos estos “obstáculos”, según el Papa, son motivaciones para “para redoblar los esfuerzos para proporcionar a cada persona su pan cotidiano”, gracias a un genuino espíritu de colaboración entre todos “los hombres y mujeres de buena voluntad” y a partir de la “intrínseca dignidad de cada persona humana y en cada estadio de la vida”. “Todas las formas de discriminación, y en particular las que bloquean el desarrollo agrícola, se deben rechazar porque son una violación del derecho fundamental de toda persona a ser ‘liberada del hambre’”.
Por su parte, la Iglesia “está convencida de que la búsqueda de soluciones técnicas más eficaces en un mundo en continua evolución y expansión exige programas con visión de futuro que encarnen valores perennes enraizados en la dignidad y los derechos inalienables de la persona humana”. “Hoy más que nunca -continuó el Papa- la familia humana necesita encontrar las herramientas y estrategias capaces de superar los conflictos causados por las diferencias sociales, las rivalidades étnicas y la gran disparidad en los niveles de desarrollo económico”.
De ahí la necesidad de la “contribución de todos los miembros de la sociedad -individuos, organizaciones de voluntariado, empresas y gobiernos locales y nacionales- siempre con el debido respeto a los principios éticos y morales que son patrimonio común de todos los pueblos y el fundamento de la vida social”. “La humanidad tiene sed de una paz auténtica y duradera”, dijo el Santo Padre, según la cual “el progreso técnico, si bien sea importante, no lo es todo” y debe “insertarse en el contexto más amplio del bien integral de la persona y nutrirse constantemente del patrimonio común de valores que pueden inspirar iniciativas concretas encaminadas a una distribución más equitativa de los bienes espirituales y materiales”.

La actividad de la FAO, recordó el Papa manifestando su aprecio por la organización, “apunta claramente a la relación entre la difusión de la pobreza y la negación de los derechos humanos fundamentales, empezando por el derecho básico a una nutrición adecuada. Paz, prosperidad y respeto de los derechos humanos están inseparablemente unidos”. Y concluyó expresando que “¡Ha llegado la hora de garantizar, en nombre de la paz, que ningún hombre, mujer o niño vuelva a pasar hambre!”.

Fuente/Autor: Misna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *