“No hay alegría más pura y más santa que en el atenderse unos a otros, comunicarse unos con otros”.

Beato Scalabrini
Actualidad del nuevo beato Franz Jägerstätter, padre de familia martirizado por Hitler
01/27/2020
Beatificación de mártires de Nagasaki: la mayor cita católica de oración en Japón
01/27/2020

Testimonios

Beatos mexicanos fueron recordados

27 de enero de 2020

Este pasado 20 de noviembre se cumplieron dos años de la beatificación de los mártires mexicanos; para recordar el hecho se celebró una Misa cantada en la Catedral de Guadalajara.

Los 13 mártires defendieron con todos los medios a su alcance la libertad y los derechos de la Iglesia durante la cruel persecución religiosa desatada en las primeras décadas del siglo XX.

El vicario de la Catedral Metropolitana, Mons. Ramiro Valdés Sánchez, la tarde de este pasado martes, celebró una Misa en recuerdo de la muerte y beatificación de los mártires, donde dijo, a propósito del sacrificio de estas vidas, que «ellos prefirieron morir antes que negar su fe».
En la homilía, Mons. Valdés Sánchez señaló que fue en el año 2005 cuando el Papa Benedicto XVI «declaró beatos a trece fieles discípulos de nuestro Señor Jesucristo», y en una especie de metáfora, el vicario puso a las «vigorosas columnas» de la Catedral como ejemplo sostenido de la importancia que tiene y que se le debe prestar a la beatificación de los «perseguidos» durante la «Cristiada», como la llaman algunos historiadores, pues constituyen «la fuerza de la Iglesia mexicana actual».
Con la gracia de Dios, prefirieron morir que renegar de la unidad con Cristo y con el Romano Pontífice, y «murieron en circunstancias diversas durante los años 1927-1928, pero tuvieron en común la fe, el valor, el perdón que dieron a sus perseguidores y la firma voluntad de testificar el amor de Dios hasta derramar su sangre».

ACTIVIDAD APOSTÓLICA QUE GENERÓ ODIO

En la celebración también se recordó la importancia de la presencia de Anacleto González Flores, quien nació en Tepatitlán, el 13 de julio de 1888. A causa de su diligente actividad apostólica despertó el odio de los enemigos, quienes finalmente, el 1 de abril de 1927, le dieron muerte. Y de Luis Padilla Gómez, Jorge y Ramón Vargas González, quienes fueron los puntales de las luchas contra el «Gobierno federal, y que fueron sacrificados por defender sus ideales».
Asimismo, fue puesto en relieve la vida y actividades de Ezequiel y Salvador Huerta Gutiérrez, Luis Magaña Servín, Miguel Gómez Loza, José Sánchez del Río y Leonardo Pérez Larios; y los presbíteros José Trinidad Rangel, Andrés Solá Molist y Ángel Darío Acosta.

Fuente/Autor: VÍCTOR MANUEL PAZARÍN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *