Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
26 de Abril: 8 Aniversario de su asesinato
01/27/2020
El primer presidente de Tanzania hacia los altares
01/27/2020

Testimonios

Beatificados en Milán dos sacerdotes y fundadores

27 de enero de 2020

El padre Luigi Monza y monseñor Luigi Biraghi

MILÁN, domingo, 30 abril 2006

La plaza de la catedral de Milán se convirtió en la mañana de este domingo en el escenario de la beatificación de dos sacerdotes, el padre Luigi Monza y monseñor Luigi Biraghi.

Por primera vez desde 1662, esta catedral acogía el rito de beatificación, presidido por el arzobispo local, el cardenal Dionigi Tettamanzi, en presencia del legado pontificio, el cardenal José Saraiva Martins, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, que en nombre del Papa leyó la fórmula de beatificación.

«Con nuestra autoridad apostólica –leyó el purpurado portugués según se escuchó en «Radio Vaticano»– concedemos que los venerables siervos de Dios, Luigi Biraghi y Luigi Monza, sean llamados a partir de ahora beatos y que se pueda celebrar su fiesta en los lugares y según las reglas establecidas por el derecho: cada año, el 28 de mayo para Luigi Biraghi y el 28 de septiembre para Luigi Monza».

El padre Monza (1898-1954), fundó las Pequeñas Apóstoles (http://www.ispac.it), una comunidad de consagradas que busca llevar en la sociedad la caridad de los primeros cristianos. De esta realidad surgió «Nuestra familia», institución que se ocupa de niños discapacitados en varios países del mundo.

Monseñor Braghi (1801-1879), fue doctor de la Biblioteca Ambrosiana, y realizó una intensa obra de caritativa y de apoyo a los países de misión. En 1838 fundó las Suore di Santa Marcellina (http://www.marcelline.org), dedicadas en numerosos país a la educación cultural y moral de la juventud y a las misiones.

El cardenal Tettamanzi reconoció en la homilía que «tenemos una gran necesidad de tener muchos beatos y santos, para que su ejemplo de vida denuncie el mal presente en nosotros, pero sobre todo para que despierte y fortalezca el empuje hacia el auténtico bien».

En la foto – Don Luigi Monza

Fuente/Autor: Zenit

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *