Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
Chiflando y aplaudiendo
01/27/2020
Mirando las estrellas
01/27/2020

Tu Página

‘Acabo de salir’

27 de enero de 2020

Siempre editamos aquí MENSAJES BONITOS. Lean este testimonio con referencia al artículo de la sección MUNDO JOVEN.

A sus 19 años ha vivido varios periodos de depresión. El más reciente duró por lo menos dos meses. Estudiante de segundo semestre del Colegio de Bachilleres 20 -del DF-, Omar Almonte Hernández recuerda que no es la primera vez que la situación con su familia y su novia vulneran su estado emocional.

“De hecho apenas acabo de salir. Llegué a faltar como dos semanas a la escuela, y era por lo mismo. No quería comer, adelgacé bien gacho y fue por la familia, la novia y la banda que no funciona.

“Te van llegando problemas. En este caso fue mi papá, porque me enteré de cosas de él que no me gustaron; se murió una de mis mejores amigas, entonces fue cuando todo se me juntó, ya no quise hacer nada”, explica en entrevista.

La condición de Viviana González, de 20 años, no es muy distinta. “Hace un mes y medio me dio un ataque de ansiedad e histeria, por eso fui al médico y me diagnosticó una depresión con un cuadro de ansiedad”, indica.

Sus estados de tristeza son esporádicos, pero cuando se presentan pueden ser prolongados.

Lo que sí ha identificado la también estudiante de bachilleres es que ocurre en los tiempos de ocio y cuando piensa en su futuro profesional y familiar.

“Con mis padres tengo mucho acercamiento, no hay problema. Me siento triste cuando me aburro y no tengo nada que hacer, o no tengo novio, y me empiezo a sentir triste. No me dan ganas de salir, ni de arreglarme, ni de nada. No me pongo a llorar, sino más bien me da ansiedad y miedo a pensar en el futuro”.

Fuente/Autor: Mural

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *