Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
Hombres necios que acusan a la mujer
01/27/2020
¿HAS PENSADO CÓMO DIRÍA DIOS EL PADRE NUESTRO?
01/27/2020

Tu Página

A VECES…

27 de enero de 2020

A veces lo culpo por las cosa siniestras que me ha pasado.
Pero, sin duda, en mis triunfos siempre lo he olvidado.
Cuando necesito un favor hasta de rodillas le he rogado,
sin reprocharme se apiada de mí y nunca se va de mi lado.

Cuando el mal actua contra mí y en el momento de dolor yo quiero morir,
siento una voz en mi interior que me pide con cariño poder resistir.
Mis lágrimas caen como una lluvia desenfrenada, el temor no me deja sentir
sus palabras que me dicen “yo no te doy una cruz con la cual no puedas vivir.”

Cuando me callo en silencio sin poder hablar,
con sentimientos tan profundos que quiero olvidar,
Él me envía sus ángeles que me puedan consolar,
Para que pueda pasar la noche, y un día nuevo pueda comenzar.

Cuando mi corazón está desecho, y no me puedo levantar,
Él me recoge, casi acabada, y me ayuda a caminar,
Sus pasos profundos se marcan en la arena junto al mar
Yo me duermo,y él me dice que siempre me va a cuidar.

Dios me da un sentido de seguridad.
Él me da paz, me consuela y me da sinceridad,
me arrulla entre sus brazos y me protege de la maldad,
Hasta que yo esté lista para volver a la realidad.

Me diseño un plan perfecto desde que el Día que nací.
En los momentos más oscuros yo nunca comprendí,
Que mis tragedias y desdichas serian para mí,
Una oportunidad más para mejorar y sobresalir.

Por eso prefiero mantenerme siempre a su lado,
Tratar de cambiar mi vida y no hacer nada malo,
Actuar con bien y bondad para no verlo Desdichado,
O para poder algun día merecer encontrarlo.

Fuente/Autor: Nancy Cecilia Lee desde Califonia, USA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *