Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
Reunión de Seminaristas Scalabrinianos en Guadalara
01/27/2020
Oracion a la Virgen de Guadalupe
01/27/2020

Tu Página

27 de enero de 2020

Destaca Vaticano beneficios de la migración

Señala el observador permanente de la Santa Sede ante la ONU, Celestino Migliore, que este fenómeno puede tener un “efecto positivo” para los países expulsores y receptores como producir empleo y generar beneficios económicos

La emigración puede tener un “efecto positivo” en los países expulsores y receptores, producir empleo y generar beneficios económicos, dijo el observador permanente de la Santa Sede ante las Naciones Unidas (ONU), Celestino Migliore.
El prelado intervino la víspera en la XXXIX sesión de la Comisión sobre Población y Desarrollo, informó este jueves el Vaticano, que publicó su discurso.

Migliore afirmó en su discurso que la Comisión está examinando “las tendencias e impactos sobre la población y el desarrollo de problemas como el VIH (Virus de Inmunodeficiencia Humana), desconocido hace 60 años ” , así como la migración y sus consecuencias.

El fenómeno de la migración, dijo, “a veces es visto como una amenaza y es manipulado en beneficio de intereses políticos, a expensas de los derechos más naturales de los seres humanos, como el derecho a la vida, a la ciudadanía, al trabajo y al desarrollo”.

“Para los países receptores, el impacto económico de la migración internacional suele ser normalmente positivo”, destacó.

Señaló que aunque la presencia de emigrantes internacionales podría tener un cierto efecto negativo sobre los salarios de los no emigrantes, o podría generar desempleo cuando los salarios son rígidos, estos efectos normalmente son pequeños a nivel nacional.

“A medio y largo plazo, la emigración puede generar empleo y producir beneficios económicos”, indicó.

El nuncio apostólico destacó que “la emigración de personal capacitado puede ser perjudicial para las perspectivas de desarrollo de los países de origen, sobre todo para los pequeños países en desarrollo, que pierden muchos ciudadanos cualificados”.

Sin embargo, añadió, “los emigrantes capacitados que mantienen lazos con sus países de origen pueden estimular la transferencia de tecnología y capital”.

“Debido al bajo índice de natalidad, tres cuartas partes del crecimiento de la población de los países desarrollados se debe a los emigrantes, y en 2030, el crecimiento total de las poblaciones podría deberse completamente a la emigración”, recordó.

Por ello dijo que es necesario estudiar el impacto social de la emigración en los países con índices de natalidad cada vez más bajos.

“Existe una mayor conciencia de que la inmigración no puede ser la única solución a los problemas demográficos y laborales de los países que acogen a los emigrantes”, concluyó.

sgf

Notimex
El Universal
Ciudad del Vaticano
Jueves 6 de abril de 2006

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *