Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
Adviento: “¡Dime qué esperas y te diré quién eres!”
01/27/2020
Sudáfrica y sus deudas hacia el Mundial
01/27/2020

Temas

“No es el Sida lo que mata, sino la ignorancia”

27 de enero de 2020

La exposición fotográfica Segunda Vida muestra, con un enfoque crítico-estético, que la información es la principal herramienta para evitar el avance del Sida.

María es seropositiva y acaba de saber que su hijo es seronegativo, lo que quiere decir que él no porta el virus que provoca el Sida. María sigue uno de los tratamientos retrovirales que son capaces de ayudar a reducir la carga viral en los portadores y en aquellos que han desarrollado la enfermedad. Lo importante es que gracias a este tratamiento, María no deja que el proceso avance sea cual sea la fase de evolución del virus.

Desde el año 2000, la Organización Médicos Sin Fronteras (MSF) se ha implicado en el acceso al tratamiento antirretroviral (ARV) y a hacerle saber a los pacientes que tienen acceso a este procedimiento, que el Sida no es del todo una fatalidad.
“Los medicamentos no son suficientes. La clave del éxito en el combate de esta enfermedad crónica es el seguimiento cotidiano y sin interrupción del tratamiento durante toda una vida. Para ello es esencial que los pacientes puedan comprender mejor su enfermedad, su tratamiento y los problemas cotidianos a los que se verán confrontados a lo largo de sus vidas. Con este fin, ellos deben tener el apoyo de educadores terapéuticos, consejeros, pacientes expertos y asociaciones de pacientes”, señalan especialistas de Médicos Sin Fronteras.

Se estima que el 70% de personas que viven con el VIH/SIDA y que necesitan terapia antirretroviral todavía no la están recibiendo. No obstante, la Organización Internacional Humanitaria de Acción Médica MSF facilita tratamiento antirretroviral a 140 mil pacientes de Sida, entre los que se encuentran 10 mil niños, en 27 países.

Soy seropositivo: ¿Cuáles son mis esperanzas de vida?

Con el tratamiento adecuado, las expectativas de vida son las mismas que una persona no infectada. “No es el Sida lo que mata, sino la ignorancia. Muchas personas sufren hasta la muerte, encerradas en sus casas, sin querer hacerse las pruebas”, comentan especialistas de Médicos Sin Fronteras, quienes también señalan que una vida sana y un entorno familiar adecuados, así como una buena alimentación, son capaces de ofrecer al portador del virus una vida que se puede extender por varias decenas de años sin que se manifieste la enfermedad. “Todo depende de la dedicación y la respuesta del propio organismo”.

Siempre hay una segunda oportunidad

Segunda Vida es una exposición fotográfica que demuestra, con un enfoque crítico-estético, que la información es la principal herramienta para evitar el avance del Sida. Las personas que han tenido acceso al tratamiento antirretroviral (ARV) son la muestra viviente de que el Sida no es una fatalidad, por eso es importante hacerse la prueba y dar seguimiento riguroso una vez iniciado el tratamiento.

“Con esta exposición, MSF pretende probar una vez más que la batalla contra esta enfermedad aún no se ha ganado y que queda mucho por hacer”.
La exposición, que se presentará en México en la Universidad Iberoamericana, muestra el testimonio de personas como Dick, casado, de 45 años e infectado con VIH. Él, como otras personas de su vecindario, recibió tratamiento ARV desde 2006. Hoy trabaja como albañil, pero, desde que está bajo tratamiento, encontró más energía para poder seguir haciendo su labor.

Conoce, hazte la prueba, protégete… Buscar ayuda es un primer paso.

Fuente/Autor: Por Jóvenes para Jóvenes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *