Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
Tu rostro en cada esquina
01/27/2020
A nosotros
01/27/2020

Tu Página

“En el Obispo no puede no haber plenitud de amor”

27 de enero de 2020

En preparación a la Fiesta Litúrgica del Beato Juan Bautista Scalabrini (1 de junio) editamos unas partes de sus discursos y escritos.

Sacrificarse de todos los modos posibles para dilatar en las almas el reino de Jesucristo, exponer, si es necesario, la propia vida por la salud de su amado rebaño, ponerse, diría, de rodillas ante el mundo para implorarle como una gracia el permiso de hacerle el bien, he aquí el espíritu, el carácter, la única ambición del Obispo. Cuanto él tiene de autoridad, de ingenio, de salud, de fuerzas, todo lo usa para ese nobilísimo propósito…

¿Y qué obra hay verdaderamente buena y benéfica que no merezca protección y favor del Obispo? Quizás él será retribuido con ingratitud; no importa. Su caridad no desmaya jamás: nunquam excidit (…).

Dios es caridad, y cuanto más un alma está unida a Dios, tanto más en ella hay plenitud de caridad. He aquí porqué el Obispo no ama sólo a Dios, no ama sólo a los hermanos, sino también todo lo que es digno de amor. Todo, repito, sin excepción. El ama toda cosa verdadera, toda cosa hermosa, toda cosa grande, toda cosa buena, toda cosa santa: materia y espíritu, razón y fe, naturaleza y gracia, civilidad y religión, Iglesia y Estado, familia y patria. El ama todas las armonías de la naturaleza humana, y las ama porque no puede no amarlas: las ama, porque en su corazón, unido por la plenitud del Espíritu Santo a Dios, verdad, belleza, bondad, vida, amor por esencia, no puede no haber plenitud de amor.
(Discurso para el Jubileo Episcopal de Mons. G. Bonomelli, Cremona 1896)

Fuente/Autor: Beato Juan Bautista Scalabrini

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *