NoticiasNoticias

Nuevo Misionero Scalabriniano para los Migrantes

Imagen JSF
Nuevo Misionero Scalabriniano para los Migrantes

¿Qué tal Jóvenes Sin Fronteras? Me llamo Emmanuel y soy un diácono scalabriniano próximo a ser ordenado sacerdote en Purépero, Michoacán. Con gusto les comparto a través de esta noticia un poco de mi proceso vocacional de la mano de esto y rodeado de muchos compañeros de viaje.

Soy hijo de Jesús y Alicia, y además tengo 4 hermanas. Viví y crecí en mi pueblo natal, Purépero, haciendo allí todos mis estudios hasta el bachillerato. Como todo en la vida, mi vocación nace y germina en medio de la vida cotidiana que llevaba en mi pueblo, con sus contrariedades y también con sus experiencias positivas.
Dios llama allí y así, justamente en la cotidianidad, sin hacer mucho ruido y con modos no muy especiales o llamativos. Nada de especial, nada de extra-ordinario. Sin embargo, el llamado a la vida religiosa y misionera lo sentí concretamente a la edad de 18 años cuando cursaba la carrera de Químico Farmacobiología en la ciudad de Morelia, Michoacán.

La llamada vocacional, si bien fuerte y motivante, no es siempre clara. Hay tanto o todo por construir en el camino. El proceso es lento y hay que tener mucha paciencia. Dios me condujo, de muchos modos, a ser parte de la congregación de los Misioneros Scalabrinianos. Algo me hacia sentir en casa cuando ponía un pie en los seminarios scalabrinianos. ¿Cómo no conocerlos si tenía el noviciado en mi pueblo?

A ti joven que lees esto, confía en que hay algo también para ti. Algo que el mundo espera de ti. Dios te ha pensado en grande y aunque no sea mucho lo que hacemos, sin nuestro SÍ, siempre faltará algo en y para la humanidad. ¡Hasta pronto... nos vemos en el camino! Arriverderci!... Au revoir!... See you!... Auf Wiedersehen!... Até logo!...

Por: La Redacción

Ver más noticias...