TemasTemas

APATRIDIA EN GUATEMALA

Imagen JSF
APATRIDIA EN GUATEMALA

TIERRA Y LIBERTAD

Tierra y Libertad no es, en este caso, un grito revolucionario o subversivo contra los grandes terratenientes o patrones injustos y explotadores de sus trabajadores campesinos. Tierra y Libertad tampoco es aquí un lema en estandarte para organizar una marcha, o quema de llantas o una manifestación bloqueando puentes o carreteras.

Tierra y libertad es una aldea ubicada en Rio Dulce, Livingston Izabal. Tierra y libertad es una comunidad que cuenta con cerca de cuarenta y cinco familias. Más de 160 personas se enfrentan día a día con los retos para sobrevivir. Ésta es una comunidad con escenarios sombríos desde hace décadas.

PASADO

Familias enteras abandonaron su tierra como resultado del conflicto armado, guerra interna, persecución y opresión militar en Guatemala. Entre ellos, algunos inmigrantes hondureños cruzaron la frontera de regreso a Honduras (Aldea El Tesoro) para establecerse como refugiados en su propia patria. Las amenazas no terminaron, y después de casi dos años viviendo en un campamento establecido por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, son trasladados a Bolivia.
Guatemaltecos y hondureños comparten la misma condición en San Pedro, San Luis, provincia Sara y en Litoral, al norte de Santa Cruz de la Sierra, Bolivia. El sentimiento común es de abandono, olvido, marginación y desprecio. Viven en covachas, sin los servicios básicos, sin agua potable, sin servicios de salud, sin energía eléctrica y además victimas de continuas inundaciones.
El Lic. José Luis Miranda, asesor legal de la Dirección Nacional de Migración en aquel entonces, dijo que, debido a la coyuntura política, y justo después de la dictadura en Bolivia, no hubo registro y no se encontraba ningún antecedente sobre los guatemaltecos y hondureños llegados.
Se dice que un dilema se desató cuando, ante la presión de naturalizarse como bolivianos, y sin la protección internacional, que hasta el momento gozaban, se dificultaría y perderían la posibilidad de regresar a Guatemala.
Después de 24 años en el exilio, añorando la patria que los vio nacer, con nuevos miembros en la familia y habiéndose firmado el acuerdo de paz, se abre el plan de retorno.
Surge la duda del proceso legal, pues ¿cómo se van a repatriar a personas naturalizadas bolivianas?
Se publicó en los medios sobre las ofertas de tierras fértiles y un buen ambiente para ellos en Peten. Finalmente en departamento de Izabal se construyeron treinta y una habitaciones con paneles solares para la energía eléctrica. Se les dio la bienvenida con la presencia de autoridades y vecinos del lugar.
A pesar de todo, treinta y una familias deciden regresar a Guatemala el 31 de marzo del 2007 con la esperanza de que Guatemala los reciba bien, los proteja y les muestre interés y sobre todo les regrese lo que les había quitado.



Hace ya cinco años del retorno. Habitantes de la comunidad afirman que no encontraron todo lo que se les había prometido. No encontraron lo que ellos esperaban: documentos, propiedad a sus nombres, agua potable, y servicios médicos.
Aquí me dicen boliviano y allá me decían Guatemalteco.
Miembros de la comunidad afirman que hubo dos vuelos llegados desde Bolivia a Guatemala, pero las personas quienes venían en condición de retornados en el segundo vuelo, que hizo escala en Perú, no aparecen o no hay registro de su entrada al país en los archivos del Ministerio de Relaciones Exteriores.
En la población de Tierra y Libertad encontramos ahora personas hondureñas, bolivianas y guatemaltecas con descendencia nacida en Guatemala y en Bolivia. El gran desafío que muchas de estas personas encuentran es la carencia de documentación. Y el no tener documentos les está limitando el acceso a los derechos que los ciudadanos y residentes en Guatemala por ley han de gozar. Dependencias ofrecieron documentos alterados, documentos carentes de información verídica (cédulas falsas y con folios repetidos).
Otras instituciones se han hecho presentes ofreciendo ayuda, pero sin dar continuidad y sin solucionar los problemas presentados por los habitantes de esa comunidad de Tierra y Libertad. Incluso les han pedido documentos originales y copias que no les han sido regresados.
Algunos de los habitantes de Tierra y libertad carecen también de títulos de propiedad. Se les entregó un documento donde aparece otra persona como propietaria. En los archivos de registro de propiedad aparecen nombres distintos a quien en verdad posee la tierra.
Quien en gran medida asumió el proceso para la total reinserción de las personas retornadas desde Bolivia fue el personal del Programa Nacional de Resarcimiento PNR. Acompañaron por un periodo de tiempo, pero la ausencia de PNR ante el proceso es una realidad.
Es preocupante la falta del líquido vital. Sólo tienen acceso al agua pluvial almacenada en cubetas y agua contaminada del arroyo que fue llevada hasta la comunidad con la ayuda de una bomba por dos años, pero como ésta se descompuso ya ni con agua contaminada cuentan.
Cabe destacar que el área que ocupa esta comunidad de Tierra y Libertad está concesionada a empresas. Empresa petrolera se encuentra realizando trabajo sísmico. Las negociaciones con los vecinos no han sido claras. Se presenta el alto riesgo de contaminar fuentes acuíferas. También se atestigua la presencia frecuente de vehículos fuertemente custodiados y cargados con explosivos Esto agrava la condición de estas personas tan necesitadas de atención inmediata y urgente.
Sin duda alguna, esta comunidad está interesada en mejorar las condiciones de vida. Han recibido asesoría y apoyo para reforestación, adquirieron árboles frutales para sus huertos familiares por parte de la pastoral de la tierra. Sin embargo, la necesidad de proyectos de desarrollo local es aún latente.

FUTURO

A pesar del pasado doloroso y del presente desalentador, el futuro ofrece un abanico de posibilidades. Podemos seguir inertes e indiferentes ante la realidad de los habitantes de Tierra y Libertad. Podemos hacer caso omiso, no escuchar e ignorar los clamores ante la falta de documentación, el no suministro de agua potable y energía eléctrica, y la falta de programas de desarrollo para mejorar la economía familiar.
¿Qué hacer? ¿Quién tomará la responsabilidad? ¿A quién le corresponde dar atención inmediata? ¿Cuál es el proceso a seguir? ¿Entes como el Registro Nacional de Población, el Programa Nacional de Resarcimiento, Ministerio de Relaciones Exteriores, el Consejo Nacional de Atención al Migrante de Guatemala, la Dirección General de Migración, los Altos Comisionados de las Naciones Unidas y otras instancias más que tenemos la tarea o misión de velar por la dignidad, bienestar y los derechos de las personas menores, jóvenes y adultas en todo contexto, sobre todo, en el ámbito de movilidad humana, podremos coordinarnos o tomar la iniciativa para abordar la problemática y dar respuestas concretas?
Ante la complejidad de los casos existentes en la comunidad Tierra y libertad, supongo que la actitud fundamental es considerar a esta comunidad como “caso especial” ya que es necesaria la flexibilidad e incluso hacer excepciones ante reglamentos y leyes en el proceso de la documentación.
Por otro lado creo que sigue siendo un asunto “trinacional” -Guatemala-Honduras-Bolivia, debido al proceso específico antes mencionado, y sobre todo, por la presencia de personas de nacionalidad boliviana y hondureña en esta comunidad.
En mis manos tengo una lista de 46 personas con problemática en el tema de la documentación y/o registro. La mayoría son personas nacidas en Bolivia de progenitores Guatemaltecos.
Lo preciso y lo más difícil es tener la voluntad para emprender las acciones correspondientes para beneficiar a todas estas personas. Unifiquemos esfuerzos para vislumbrar esperanzas y hacer realidad lo tan esperado por estos pobladores: vivir dignamente como hijos e hijas de esta patria.

Juan Luis Carbajal Tejeda, cs
Secretario Ejecutivo
Pastoral de Movilidad Humana


Guatemala, 15 de Agosto de 2012

Por  Juan Luis Carbajal Tejeda, cs
Comentarios:
      Si has leído el artículo puedes dejar aquí tus comentarios
 



Por el momento no hay ningun comentario para este artículo.