FamiliaFamilia

Lenguaje no verbal

Imagen JSF
Tus acciones hablan tan fuerte que no escucho tus palabras.

Tu cuerpo comunica más de lo que dices. Fíjate qué es lo que estás transmitiendo en tu oficina, con tu familia, amigos, jefe o compañeros de trabajo. Nuestra imagen surge de nosotras mismas, de nuestro interior, de nuestra autoestima, y es percibida por los demás de manera positiva o negativa.

Nuestro propio cuerpo comunica. Transmite estados de ánimo, actitudes y emociones y en una primera impresión habla más del 63% de lo que queremos decir.

El Lenguaje Corporal

Debemos tener muy en cuenta lo que nuestro cuerpo dice porque puede ser diferente a lo que estamos tratando de comunicar verbalmente.

Tenemos que recordar que las miradas, el movimiento de las manos, de los pies, los gestos o nuestra postura al sentarnos, están comunicando constantemente. Aprende a descubrir lo que el cuerpo dice ya que... ¡nuestro cuerpo nunca miente!

Lee las manos

Las manos son un punto focal cuando estamos hablando, tanto en una exposición formal en el trabajo como en una reunión con amigos o familiares.

1. Si estamos pidiendo una opinión y la persona se cruza de brazos, está indicando que la idea no le agrada, pues es una postura de defensa o incomodidad.

2. Comunicamos inseguridad si...
a) Introducimos las manos en las bolsas del pantalón o saco.
b) Observamos nerviosamente nuestros dedos o uñas.
c) Llevamos nuestras manos al cuello y verificamos un collar imaginario.

3. Cuando un hombre es sincero tiende a llevar la mano sobre el pecho. Las mujeres realizamos ese movimiento cuando algo nos sorprende o nos ha impactado.

Nuestra cara dice más que mil palabras

Conocer los gestos que inconscientemente realiza alguien mientras escucha o habla es muy importante para saber lo que realmente está pensando.

1. Una persona se encuentra aburrida con nuestra conversación cuando bosteza, mira hacia otro lado, o tiene la palma de la mano abierta y con ella sostiene su mejilla.

2. Cuando hemos dicho algo a una persona y ésta se muestra preocupada, sin duda colocará su mano sobre el puente de la nariz. Es un gesto típico de alguien seriamente preocupado.

3. Cuando inconscientemente tallas tu ojo, estás expresando duda ante lo que acabas de ver o escuchar. También cuando colocas tu dedo detrás de la oreja.

4. Un gesto típico de asombro es llevar la mano a la boca, aunque éste gesto también denota que la persona que te ha dicho algo se arrepiente de haberlo hecho o no quiere que los demás se enteren.

5. Cuando una persona se siente frustrada suele tallarse la parte posterior del cuello. Analiza este gesto con la gente que te rodea.

Las mujeres tenemos ademanes y gestos característicos que comunican muchísimo. Por ejemplo, cuando cruzas la pierna y los brazos y comienzas a mover rítmicamente el pie es una señal inequívoca de desesperación que está a punto de convertirse en enojo. Si hiciste esperar demasiado tiempo a una amiga, y tiene esta posición, más vale que tengas una muy buena razón y mucha paciencia para explicarle lo sucedido.

Cuando juegas con tu cabello o arreglas constantemente tu peinado demuestras nerviosismo o inseguridad... ¡Procura no hacerlo!

Acapara las miradas

Te invitaron a una reunión en la que no conoces a nadie, o llegas por primera vez a la oficina donde deseas trabajar. Estás por entrar al lugar y comienzas a ponerte tensa al ser observada. Éstas son situaciones que sin duda intimidan a cualquiera, pero son fáciles de superar.

Primero recuerda que tienes una gran arma: tu sonrisa. Debes entrar confiada y segura de ti misma. Procura no colocar cosas frente a tu cuerpo como la bolsa, un portafolio, papeles o teléfono celular.

Después recuerda el motivo por el que estás ahí, sonríe sinceramente, entra con calma y observa a las personas que se encuentran dentro. Míralas como si las conocieras y saluda, ya sea con tu voz o con un movimiento de cabeza, mientras tanto respira tranquilamente.

Procura no esconder tus manos. Evita entrar rápidamente al lugar como queriendo desaparecer o pasar desapercibida y por favor no entres distraída o arreglando tu cabello o blusa ya que denota tu nerviosismo.

Aprende a descubrir el lenguaje del cuerpo

Analiza detenidamente tus propios gestos y los de la gente que te rodea, descubrirás muchas cosas interesantes. Obsérvate en un espejo y ve en él lo que estás comunicando a los demás. Conforme prestes más atención al lenguaje corporal, irás identificando diferentes actitudes, ademanes y gestos y lo que ellos comunican. ¡Haz la prueba!


Por  Sylvia Villarreal de Lozano

Ver más artículos de Familia...