DevocionarioDevocionario


Tengo una misión

Dios me ha creado para servirle
de un modo definitivo;
me ha encomendado a nadie más.

Tengo una misión:
soy un eslabón en una cadena,
un vínculo de unión entre las personas.

El no me creó para nada:
haré el bien.
Haré su trabajo.
Aunque no es esa mi intención,
seré un ángel de la paz,
un predicador de la verdad en el mundo
con tan solo respetar sus mandamientos.

Por lo tanto, confiare en Él;
donde quiera que esté,
del modo que esté,
no puedo ser nunca rechazado.
Él no hace nada en vano,
y sabe quien es.
Amén.